El paradigma Red Bull: talento, colaboración, innovación y pasión.

El éxito nunca llega por casualidad. Y tampoco es fruto de un único factor. Ni de una afortunada casualidad sucedida un día cualquiera.

El éxito es la consecución de los objetivos, la superación de las expectativas, la confirmación de que lo improbable es posible. Aún en el más competitivo de los entornos, en el más maduro de los mercados, en el más consolidado de los sectores, queda siempre algo nuevo por hacer.

Quizás por eso, en un entorno tan endogámico como la Fórmula 1 (probablemente la actividad deportiva y empresarial más elitista del mundo) el referente del éxito en estos momentos es una escudería que no tiene nombre de marca de automóvil: Red Bull.

Red Bull Racing Team

Detrás de un éxito siempre hay un trabajo bien hecho y, normalmente, el esfuerzo de mucha gente (directa e indirectamente involucrada), el talento y la audacia de personas comprometidas y un inconformismo que lleva a no asumir los límites impuestos y buscar otros nuevos.

From virtual to real in one adrenalin rushEstas son algunas de las claves para entender el paradigma Red Bull:

  • Búsqueda permanente del Talento:

un talento que se busca, se cultiva, se prepara, se educa, se enfoca, se trabaja y se curte. La cantera del talento es el Red Bull Junior Team. Empezó a funcionar en el año 2000, y en 2010  Sebastian Vettel, uno de los primeros juniors de Red Bull, terminó proclamándose campeón del mundo.

El campeón del mundo más jóven de la F1. El mejor del mundo de una especialidad en la que no hay más de 24 puestos de trabajo disponibles.

  • Trabajo constante sin perder de vista los Objetivos:

Las estrategias cortoplacistas especulan con las probabilidades, asumiendo grandes riesgos para alcanzar grandes beneficios. Las estrategias cortoplacistas apuestan por lo improbable.

Las estrategias fundamentadas en el largo plazo, como la de Red Bull, apuestan por la selección de los mejores ingredientes para conseguir los mejores resultados, y, sobre todo, porque los resultados sean sostenibles una vez alcanzados.

  • Innovación y Colaboración, no existe una sin la otra :

En el caso de Red Bull Racing, sin duda, uno de los “culpables” de su posición de liderazgo actual se llama Product Lifecycle Management (PLM).  El PLM es un software que permite que un extenso y multidisciplinar equipo de profesionales trabajen, compartan y mejoren constatemente sobre una misma plataforma donde, prácticamente en tiempo real, el conocimiento de todos se suma y se aplica a todos y cada uno de los miles de detalles que hacen del RB7 el bólido más competitivo del mundo.

Por eso Red Bull estableció un acuerdo estratégico con Siemens y eligió su solución PLM para el trabajo colaborativo de la escudería. Para innovar hay que colaborar, y entender la colaboración en sentido no endogámico.

  • Pasión por la Excelencia:

Hablábamos en nuestro último post de la Colaboración y la Co-creación como ecosistemas dinámicos en los que lo importante son las personas. Efectivemente, lo importante son las personas, todas las personas. Y las personas son también la mayor fuente de conflictos, desavenencias, crisis, motivación, pasión y éxitos.

La excelencia es cuestión de personas, y nadie dijo que fuera fácil. En Red Bull hay un ingente equipo humano trabajando en pos de la excelencia y al servicio de un objetivo concreto: la victoria. Pero en ese equipo enorme hay unos pocos nombre propios alrededor de los cuales gira todo lo demás: 

  • Dietrich Mateschitz: el dueño de Red Bull
  • Helmut Marko: responsable del Red Bull Junior Team
  • Christian Horner: director del equipo Red Bull Racing de Fórmula 1
  • Adrian Newey: ingeniero jefe del equipo Red Bull Racing de Fórmula 1
  • Sebastian Vettel: pilota el RB7 #1, es el piloto más joven de la historia en ser Campeón del Mundo de F1
  • Mark Webber: pilota el RB7 #2, piloto profesional de F1 desde 2002, 157 grandes premios disputados, 20 podios en su carrera

Red Bull Mobile Apps & GamesPara Red Bull la temporada 2010 fue tan agitada como exitosa,  marcó un antes y un después, y de todo lo vivido aprendió el equipo para seguir mejorando.

En el momento de publicar este post aún no se ha disputado el Gran Premio de Canadá, séptimo de la temporada 2011, pero de los 6 grandes premios anteriores Sebastian Vettel ha ganado 5. Flor de un día no parece.

La visión de uno, la pasión de muchos y el talento de todos. Eso y tiempo, y recursos, y dedicación, y no perder de vista los obejtivos, y trabajar para mañana teniendo en el horizonte siempre el año que viene. Y seguir trabajando. Y no conformarse con lo conseguido.

Nadie dijo que fuera fácil. Nadie dijo que fuera imposible.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez

Anuncios

Me colé en una fiesta 2.0… el Engagement que todos perseguimos, es posible?

El Engagement, piedra angular de toda estrategia de Social Media, se puede resumir en una frase muy sencilla, en un sentimiento absolutamente universal: lo que todos queremos es que nos quieran.

engagement-de-cine

Pero, es amor sublime lo que perseguimos, o es amor interesado, es decir, no vamos persiguiendo el amor, lo que en realidad pretendemos es una transacción. Si hablamos del mundo de los negocios, el objetivo es vender. Porque vendiendo es como obtendremos un R.O.I.

Aunque en realidad vender no lo es todo. Mejor dicho, no se trata de vender, se trata de que nos compren, y para eso hace falta plantearse el proceso comercial como una relación que no sea cortoplacista y en la que el intercambio de valor haga que ambas partes (o múltiples partes) se embarquen en una aventura compartida a la que vamos a llamar “conversación”.

Si la conversación es interesante será duradera, los conversantes se quedarán en la tertulia y entonces la interacción puntual se convierte en una conversación duradera en la que “tendremos ganas de seguir participando”, es decir, Engagement. El engagement es el camino haci el R.O.I… o quizá es precisamente el engagement el auténtico R.O.I? Dejamos planteada tan sugerente cuestión para futuras conversaciones.

Las empresas quieren vender, las Marcas quieren vender, todos queremos vender, pero, en el entorno eminentemente social y participativo en que el mundo y la Red se han transformado, vender no es una transacción, vender es una conversación. Y en la conversación, como en la educación y la formación, el engament es la clave, como muy bien retrata Marcello Rinaldi (@marcellorinaldi) en su post ¿Did you know 4.0?

De hecho, para todas aquellas marcas, empresas, instituciones, organizaciones y organismos que están pensando en “entrar en la conversación”, o ya lo están haciendo, o quisieran hacerlo pero no saben cómo, o han incorporado un Community Manager sin saber qué tareas asignarle, o han tenido alguna participación y les ha defraudado, o les ha descolocado y han preferido salir y esperar a que esto del Social Media esté un poquito más maduro (algo que, la verdad, no tengo ni idea de lo que significa…), o creen que Facebook se come a los niños, o que en Twitter todos los followers son falsos… para todos, una recomendación: sin miedo.

Las cosas hay que tocarlas, probarlas, experimentarlas, jugar para aprender… learning by doing. Mente abierta, ánimo constructivo, curiosidad insaciable y, lo más importante, sentido común (acompañado de sentido del humor, que siempre se agradece). Exactamente la combinación de ingredientes que traemos de serie en nuestro genes y que, cuando éramos niños, nos hacía disfrutar poniéndonos perdidos con las tizas de colores, las pinturas, el barro y los charcos… No hay más secreto.

Ahora bien, una cosa es importante no perder de vista: el mundo 2.0 es como una gran fiesta que ya está montada y a la que nos unimos para participar y divertirnos. Pero es la fiesta de las personas, no de las marcas. Las personas estábamos primero, las marcas llegaron después. Y cuando uno llega a una fiesta a la que ha sido invitado, o entra en una fiesta en la que, sin haber sido invitado, la permiten la entrada, no debe olvidar que es el recién llegado el que tiene el deber de la cortesía, la integración, la prudencia y la buena educación.

El engagement a ritmo de Mecano.

Para ilustrarlo de una manera lúdica, pero muy práctica, permítanme remitirme a los clásicos, en este caso a Mecano. Una canción de Mecano de principios de los 80 ilustra muy bien un puñado de buenas y malas prácticas que deberíamos tener en cuenta al presentarnos en esta “fiesta 2.0”. Sobre la letra de la canción me colé en una fiesta haré algunos comentarios:

No me invitó, pero yo fui
tras la esquina espero el momento
en que no me miren y meterme dentro
Era mi oportunidad
unos entran, otros van saliendo
y entre el barullo yo me cuelo dentro

Si no nos han invitado, no importa, la entrada es libre. Pero colarse queda mal, no causa buena impresión, y aunque pensemos que pasamos desapercibidos y nadie se da cuenta, es falso. Siempre hay alguien que se dará cuenta. Por eso es mucho mejor entrar tranquilamente, saludar y comportarse con normalidad.

Allí me colé y en tu fiesta me planté
Coca-cola para todos y algo de comer
mucha niña mona pero ninguna sola
luces de colores, lo pasaré bien

Yo me preguntaba ¿Quién me la puede presentar?
yo me preguntaba ¿Qué es lo que le voy a contar?

Es cierto, la fiesta no es nuestra, es de alguien que la ha organizado (en realidad entre muchos la han, la hemos organizado) y entramos para participar en ella. Coca-cola, igual que otras grandes marcas, están presentes, y también marcas desconocidas, personas con nombre y foto, personas con avatar y pseudónimo, personajes del más variado tipo y condición, con diferentes pretensiones y diferentes conversaciones. Todo en la misma fiesta, todo en la misma conversación, pero todo con un orden sutil y equilibrado dentro del caos aparente.

Todo el mundo está hablando ya con alguien, nadie está solo esperándonos con anhelo, no hay potenciales clientes ansiosos de que lleguemos para abrazar nuestras ofertas, productos o servicios. No somos imprescindibles, pero podemos ser interesantes. Como todo el mundo en la fiesta tiene ya algo de qué hablar, se nos abre la fantástica oportunidad de mil conversaciones en las que participar…

Participar, ¿hablando de qué? Muy sencillo, es más fácil saber de qué hablar si primero nos dedicamos un tiempo a escuchar. A partir de ahí podemos aportar a las conversaciones que ya existen, y también introducir nuestro tema de conversación si primero nos hemos integrado. Una buena recomendación es empezar diciendo buenos días, y, cuando nos retiremos, “buenas tardes o buenas noches.

La vi pasar y me escondí
con su traje transparente
iba provocando a la gente
Ella me vio y se acercó
el flechazo fue instantáneo
y cayó entre mis brazos

Un aviso importante, si esto sucede es que algo estamos haciendo mal. Los flechazos en la fiesta 2.0 no existen. Los contactos, las relaciones, las conversaciones, los lectores, los followers, o los fans, se consiguen con tiempo, con dedicación y de uno en uno.

No se esconda, no se haga pasar por quien no es para que “la del traje transparente” caiga en sus brazos. Mentir no está bien, ni el Red ni fuera de ella. En las Redes Sociales, igual que en cualquier ámbito relacional de nuestra vida, no por mucho aparentar seremos más deseables. Hay unos principios básicos, al igual que las famosas 3 Leyes de la Robótica de Asimov, que deben ser respetados, las 3 Leyes de las Redes Sociales podríamos llamarlas (en un post anterior redacté estas tres leyes).

Y si, recién entrado en este fiesta 2.0, “la del traje transparente” se echa rendida en sus brazos, desconfíe, con toda probabilidad es alguien, o algo, que no le interesa…

Allí me colé y en tu fiesta me planté
Coca-cola para todos y algo de comer
mucha niña mona pero ninguna sola
luces de colores, lo pasaré bien

Yo me preguntaba ¿Quién me la puede presentar?
yo me preguntaba ¿Qué es lo que le voy a contar?

No lo olvide, sin miedo. Escuchar, participar, aprender, conversar… y disfrutar. Al fin y al cabo, Marcas, Empresas, Damas y Caballeros, esto es una fiesta.

Y, a modo de fin de fiesta, dejo este vídeo para los nostálgicos.

La importancia de una Estrategia de Social Media

Cuando alguien hace un buen trabajo: ilustrativo, contundente, creativo, útil y bien enfocado, qué menos que compartirlo!.

No es necesario ponerle mucha introducción a esta excelente presentación de Marta Kagan, es una verdadera exquisitez que os recomiendo.

Y, teniendo en cuenta que hoy es día 1 de agosto, Felices vacaciones a tod@s aquell@s que estéis ya dejando levitar el cuerpo y el espíritu. Nosotros nos vamos a concentrar en descansar mucho y en tener lista nuestra nueva, actualizada y muy remodelada e interesante Web para cuando apunten los primeros días de septiembre.

No Robots, no Spam, no Lies…

Si está elaborando, o tiene pensado llevar a cabo una Estrategia de Social Media, nuestra recomendación, la principal, la más importante, es lo que en Lewis & Carroll llamamos el Principio H.P.T: Human, Personal and True.

Desarrolle todos y cada uno de sus proyectos, así como todas las tareas que éstos conllevan, de manera personal. Sin robots, sin mensajes ni respuestas automatizados. Nos gustan las personas, no los Robots.

Puede que ciertos automatismos como los mensajes de bienvenida o de agradecimiento por seguirnos (en Twitter) nos permitan ganar en “agilidad”, pero a nadie le gusta que le diga “hola” o le de las “gracias” una máquina. Hacerlo manual, individual y personalmente lleva más tiempo, desde luego, pero no cree que alguien que se ha tomado la molestia de llegar a su contenido, incluso a seguirlo o agregarlo a su RSS, se merece de sobras ese tiempo?

No lleve a cabo bajo ningún concepto ninguna acción, dinamización o relación que pueda ser considerada como spam.

Hay redes sociales (como Facebook, Dopplr, Xing…) donde se pueden agregar contactos de otras redes, incluso permite subir contactos de su libreta de direcciones… recuerde que su libreta de direcciones no es la BB.DD. de clientes, ni de contactos, ni de prospects de su empresa, ni una lista sacada de su aplicación de CRM. Da igual cuan numerosa sea la “comunidad” de la que forma o quiere formar parte. Es igual cuan numeroso le gustaría que fuese su club de fans. Si quiere conquistar interés y confianza acostúmbrese a contar a las personas de la única manera razonable: una a una.

No falsee personalidades y no responda de modo engañoso a ninguna pregunta, interacción o reacción de cualquier persona.

Sea quien dice ser, no oculte su personalidad, no enmascare su Marca, no pretenda que sus objetivos sean subliminales. No tome por estúpidos a quienes pueda interesar lo que tiene que contarles. Mentir es una mala práctica en cualquier entorno, y las consecuencias de mentir son igualmente nefastas en cualquier entorno.

El hecho de que en Internet sea sencillo decir una cosa por otra y camuflar su verdadera identidad bajo pseudónimos, avatares, nicks o alias no invalida el hecho de que es una mala práctica. Que sea fácil no lo transforma en bueno.

No somos tontos. Usted no es tonto, no se engañe pensando que los demás sí lo son. Todos sabemos a qué jugamos, podemos aceptar contenidos comerciales interesantes, podemos atender a propuestas comerciales relevantes, sabemos separar el grano de la paja.

No hace falta que su Marca sea una inmensa bandera, pero si es una Marca la que está detrás de un perfil, de un grupo, de un blog, de una canal, de una herramienta o de una plataforma, no lo oculte, no lo camufle como si fuese un espía infiltrado o un charlatán de feria disfrazado de persona respetable.

Ya sabe, también en la Red “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”.

Diga siempre quien es, de la manera más adecuada. Diga si respalda, o esposoriza, o promueve, o se adhiere, o patrocina, o si sencillamente simpatiza con el contenido que quiere promover.

La sinceridad, la transparencia, la honestidad se valoran, o acaso no las valora usted? Se jugaría su Reputación Corporativa, su Reputación Social, con todo lo que ha invertida en ella, con todo lo que ha invertido en crear y consolidar su imagen de Marca?

No Robots, no Spam, no Lies.

A partir de ahí, estrategia, planificación, creatividad, constancia y compromiso siempre. Construya su Social Media Plan a partir de una base sólida, o bien asegúrese de que quien colabore con usted en este terreno lo haga.