Transmedia Marketing. Hacia un veradero Marketing 360º

Hace tiempo que hablamos de la narrativa transmedia, hace más tiempo que hablamos del storytelling, y más tiempo aún que hablamos del Marketing 360º. Podríamos decir que el Transmedia Marketing es un compendio de todos esos conceptos al que añadimos una dosis importante de Social Media, imaginación, creatividad y, cómo no, sentido común.

Ahora bien, lo que define, lo que hace útil e interesante a cualquier técnica, metodología, tecnología, funcionalidad, red o plataforma es su capacidad para alcanzar determinados objetivos y/o mejorar los resultados obtenidos hasta el momento. Por eso la cuestión, llamémosle transmedia Marketing o de cualquier otro modo, está en cómo lo vamos a utilizar (estrategia), qué historia vamos a contar (contenidos), cómo vamos a involucrar a nuestro público-objetivo (propuesta de acción/beneficio/satisfacción) y cómo gestionaremos y haremos evolucionar el plan de acción que emprendamos. Es una cuestión compuesta de variadas e importantes cuestiones.

Se ha hablado hasta ahora muy poco del transmedia marketing, casi nada en realidad. No queremos decir con esto que en Lewis & Carroll seamos ni los únicos ni los primeros, que probablemente no los somos, pero nos parece de gran importancia unir Marketing y Transmedia en un único término, formando una única disciplina, una estrategia completa concebida con todo lo esencial de diversas técnicas, aplicaciones, acciones y herramientas que hasta el momento, en el mejor de los casos, se utilizan por separado, no siempre de manera complementaria, no siempre conectadas y no siempre orientadas hacia el mismo objetivo.

Oxford 7, una historia participativaLo que nosotros entendemos por transmedia marketing, la manera en que lo abordamos y el desarrollo de entendemos se producirá en el futuro muy próximo, está mucho más cerca de lo que tanto tiempo llevamos buscando y tratando de conseguir: transformar las acciones de Marketing en verdaderas experiencias para las personas a quienes van dirigidas (sean usuarios, clientes, clientes potenciales, telespectadores, radiooyentes, lectores….). Un experiencia va más allá de un impacto, un contacto, un mensaje o una propuesta de acción. Una experiencia es enriquecedora y relevante en sí misma. Una experiencia queda alojada en nuestra mente en un lugar diferente, más sensible y más accesible que una imagen, un sonido o una palabra. Una experiencia ocupa más espacio e involucra más sensaciones (pudiendo provocar más reacciones) que un mensaje.

De la misma manera, una experiencia asocia a la Marca que la “proporciona” un conjunto de atributos y valores más nítidos y más perdurables en el tiempo. Por todo eso, y por más cosas, es tan difícil crear experiencias.

Hoy continuamos hablando de transmedia y refiriéndonos fundamentalmente a los medios “tradicionales”, sobre todo a la Televisión y a la series de ficción que combinan una parte de su desarrollo en TV y una parte complementaria en la Red. The Wire es, sin duda, el caso más conocido y más citado al respecto, pero no es el único caso. Hace pocas semanas comenzaba su aventura Aim High (solo pueden disfrutarla los usuarios de EE.UU.), combinando TV y Facebook en su desarrollo, que de momento está suscitando menos interés de lo que las expectativas auguraban… y vendrán más.

De hecho, figuras muy relevantes del mundo de la “ficción” como es el caso del director de cine  Guillermo del Toro son unos grandes convencidos del futuro del transmedia:

Del Toro está convencido de que: The Future Of Storytelling Is Transmedia

Pero el salto del transmedia al entorno del Marketing todavía no llega. Tenemos retales del conjunto, aunque siguen siendo piezas aisladas. Tenemos el Marketing en todas sus variedades, tenemos el Social Media Marketing, utilizamos Códigos QR, desarrollamos interesantes aplicaciones para dispositivos móviles, hacemos algunos experimentos curiosos (otros muy espectaculares) con la Realidad Aumentada y vamos dando pasos… pequeños.

  • Tenemos que conectar los medios tradicionales, los social media, los dispositivos móviles, el hogar y la calle. El “espectador” debe ser un “actor” importante de la historia.

Los datos que tenemos de los hábitos de comportamiento y de “consumo” de los diferentes medios nos indican claramente que hay un consumo “en simultáneo” de la TV y las redes sociales, por ejemplo.

El consumo televisivo como momento de relax convive con un modelo en el que el televisor se acompaña de otros dispositivos y actividades: un 54% dice consumir con bastante frecuencia la televisión a la vez que otros dispositivos. (fuente: The Cocktail Analysis)

En un escenario como este, diseñar estrategias que otorguen a cada medio un papel en un verdadero planteamiento de Marketing 360º es una extraordinaria oportunidad que deberíamos empezar a aprovechar las diferentes “partes implicadas”: marcas, anunciantes, agencias,  colaboradores, especialistas y usuarios.

Eso significa arriesgarse? Significa dejar de asumir como predeterminado un modelo para empezar a pensar seriamente en otro. Y eso cambia la perspectiva, cambia las reglas, cambia las relaciones, cambia las dinámicas y cambia también las percepciones y las reacciones

Lego GeorgeTodo empieza, como siempre sucede en escenarios que evolucionan y cambian de manera tan vertiginosa, por un replanteamiento de los esquemas clásicos y de las fórmulas hasta ahora aplicadas. Hay que experimentar, aprender, sorprender… Una experiencia que comienza con una agradable sorpresa seguro que es una experiencia agradable y perdurable.

Nos gusta comunicarnos mediante todos los medios y herramientas que tenemos a nuestro alcance, que cada vez son más. Nos gusta interactuar y hacer cosas diferentes y estimulantes, y si no que se lo pregunten a George

.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez  / Alicia Mª Iglesias @aliciamiglesias 

@lewisandcarroll

Facebook somos todos… o ninguno / y 2.

Lo que sucede cuando algo alcanza estas dimensiones globales (tal y como comentábamos en la primera parte de este artículo “Facebook somos todos /1“) es que retrocedemos en el tiempo, nos olvidamos de la novedad que fue y del enorme impacto que produce y tratamos de manejarlo aplicando viejas fórmulas que nos han funcionado para cosas igual de globales. A día de hoy, estas son las marcas más populares en Facebook…

En el caso que nos ocupa, nos encontramos que la presencia de muchas marcas y empresas en Facebook se está realizando con criterios de planificación de los Mass Media, o sea, aplicando mal que bien, con factores de corrección y algunas fórmulas adaptadas, el modelo de presencia en TV.

Porque Facebook es un inmenso canal para poner anuncios (que si algo no funciona en Facebook es precisamente el poner anuncios), o bien para abrir páginas de la empresa o de la marca, o para lanzar aplicaciones, juegos y propuestas participativas que enganchen a los usuarios y los lleven al territorio que la marca quiere. Fórmula nada nueva, efectividad cuestionable, beneficios a valorar…

Para no perder las perspectiva, y aunque las cifras no los son todo, es bueno tener presente que una red social en la que comparten su tiempo casi 500 millones de personas en todo el mundo, y donde cada día hay más de 60 millones de “actualizaciones de estado”, pues algo tendrá…

Entender la Conversación como servicio…

En Facebook, igual que en otras Redes Sociales, si algo no es recomendable hacer es aplicar esos criterios. Nos atrevemos a decir que las Redes Sociales no son material para la planificación (mucho menos para la planificación al uso en modelo Televisivo con sus OTS, sus GRP y sus audiencias y prime times…). Se han hecho grandes, de acuerdo, no por ello se han convertido en algo plano, universal y pasivo. En absoluto, nada de eso.

Facebook es hoy mucho más diverso de lo que era hace un año. Twitter es mucho más multicolor de lo que era hace seis meses. En Slideshare hay comunidades temáticas y profesionales muy activas que hace tres meses no se habían configurado…

Hay que observar, participar, escuchar (escuchar mucho muchísimo), identificar, seguir, proponer y seguir participando.

No es una cuestión de presencia, es una cuestión de participación. Las fórmulas y los enfoques deben ser diferentes, tanto por parte de las empresas y las marcas, como por parte de las centrales y agencias de medios, como por parte de las agencias de publicidad y las boutiques creativas, de los gabinetes de prensa y comunicación, también por parte de las empresas de marketing y comunicación online y, naturalmente, también por parte de las consultorías, los analistas, los desarrolladores y los visionarios (aunque quizás los visionarios son los que siempre han enfocado las cosas de forma diferente y por ellos estamos aquí, mientras ellos ya están más allá).

Si opta por incluir Facebook en su planificación, será porque probablemente piensa que así se anunciará en un canal adicional a los canales y soportes de TV, Radio y Prensa que hasta ahora utilizaba y que de esta forma puede recuperar una parte de los impactos publicitarios que ha ido perdiendo (en España, por ejemplo, alrededor del 40% de los internautas asegura que a mayor tiempo de uso de Internet menos tiempo dedicado a ver la tele, escuchar la radio y leer la prensa). Planificar con estas perspectivas le llevará, previsiblemente, a decepcionarse con los resultados.

superpoderes-2-0Si opta por incluir Facebook en su estrategia de negocio, en su filosofía de empresa, en su estrategia de marketing y comunicación, incluso en su estrategia comercial, entonces estará asumiendo que debe observar, investigar y conocer mejor cuáles son las dinámicas y los comportamientos que ahí se mueven; asumirá que esa investigación debe hacerla de forma continuada y que así encontrará maneras extraordinariamente interesantes para relacionarse y conversar con su mercado. Investigar con estas perspectivas le llevará, presumiblemente, a descubrir caminos para desarrollar su negocio que antes ni siquiera se habría planteado.

Para terminar, donde pone Facebook ponga Redes Sociales en general, ponga Web 2.0 si lo prefiere, y piense que cuando algo es para todos es como si no fuera para nadie. Que cuando algo es tratado de forma global y nos fijamos en la cantidad por encima de la calidad pierde todo su potencial.

Por eso, aunque en Facebook estamos todos, si lo contemplamos en masa sin entrar en los matices, las particularidades y las dinámicas internas, es como si no estuviéramos ninguno.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez

Facebook somos todos… /1.

Pero, ¿cuántos somos todos? Pues, digamos que todos los que estamos en Facebook somos 6.710 millones personas. Curioso, esa cifra coincide exactamente con la población mundial.

¿Quiere eso decir que toda la población del mundo mundial está en Facebook? ¿No es un poquito exagerado? Teniendo en cuenta que en el mundo somos 1.596 millones de internautas (según datos de Internet World Stats), efectivamente parece un poco exagerado … Pero sigamos con la reflexión.

Cuando decimos que todos estamos en Facebook lo hacemos en un sentido literal, es decir, no hablamos de usuarios registrados con perfiles activos. Ahora bien, si sumamos los usuarios activos, más todos aquellos que estamos fotografiados, etiquetados o mencionados, entonces no queda nadie en el mundo que no esté en Facebook.

facebook-robotsPor ejemplo, vas a una cena, haces fotos y las cuelgas en tu Facebook. Pongamos que es una cena de amigos, colegas y ex-colegas de trabajo, en total 35 personas; de las cuales sólo 17 tienen perfil en Facebook, los otros 18 no son usuarios, pero en el momento en que el que ha hecho las fotos las cuelga también ellos están en Facebook. A partir de entonces pueden ser etiquetados, comentados y, lo que es más importante, el hecho de estar en Facebook repercute en su vida. Alguien les puede llamar por teléfono y decirles “Hey, ¿cómo fue la cena, que te he visto en el Facebook de fulano?” De esas 18 personas que antes no tenían su Facebook es probable que alguna se apunte. Y el número crece.

Démosle una vuelta más. Nos vamos de viaje, fotografiamos a diestro y siniestro (que con la fotografía digital lo de hacer fotos es como respirar, si no haces 500 fotos en un viaje es como si no hubieras ido) y colgamos el resultado (bueno, una selección, por favor) en Facebook ¿A cuántas personas habremos fotografiado que no tienen Facebook, que probablemente ni han oído hablar de él y que, posiblemente, no llegarán a enterarse de que están retratados en la Red? Seguramente muchas. Pero también ellas están en Facebook.

Si seguimos extrapolando ejemplos, llegamos fácilmente a sumar millones y millones de personas. Por eso decimos que, en realidad, Facebook somos todos.

facebook-amigos¿Cuántos usuarios tiene en realidad Facebook? Pues a estas alturas de abril ha superado los 200 millones (de los cuales el 70% están ya fuera de los EE.UU.). Por lo tanto se revela un poco exagerado lo de que todos estamos en Facebook, ¿o no? Sabiendo que el ritmo de crecimiento de Facebook es de unos 5 millones de usuarios semanales (ha tardado unas 5 semanas en pasar de 175 a 200 millones), lo que viene a significar casi un millón de nuevos usuarios al día… hagan sus propios cálculos…

Facebook es el paradigma de la Red Social Global, una red horizontal, generalista, abierta y pública. Todos tenemos cabida en Facebook. Luego hay grupos, páginas y comunidades más concretas en las que nos organizamos por temáticas, por lugar de nacimiento, porque coinciden nuestros apellidos, porque apoyamos causas humanitarias o porque nos da la gana.

Hay otras Redes Sociales, desde luego, de diferentes características y particularidades (algunas que ni siquiera consideramos aún redes sociales pero que los son), como Twitter, por citar otro ejemplo conocido, pero Facebook es el paradigma. Si no estás en Facebook no existes, o casi.

Por lo tanto, cuando abordamos la participación de las Empresas y las Marcas en la Gran Conversación 2.0, siempre surge Facebook ¿Cómo podemos estar en Facebook? ¿Qué participación podemos tener y qué podemos esperar? ¿Cuál es la estrategia de presencia y participación más adecuada?….

Hablamos de este tema en el siguiente post…

Facebook somos todos… o ninguno / y 2.

Lo que sucede cuando algo alcanza estas dimensiones globales (tal y como comentábamos en la primera parte de este artículo “Facebook somos todos /1“) es que retrocedemos en el tiempo, nos olvidamos de la novedad que fue y del enorme impacto que produce y tratamos de manejarlo aplicando viejas fórmulas que nos han funcionado para cosas igual de globales.

En el caso que nos ocupa, nos encontramos que la presencia de muchas marcas y empresas en Facebook se está realizando con criterios de planificación de los Mass Media, o sea, aplicando mal que bien, con factores de corrección y algunas fórmulas adaptadas, el modelo de presencia en TV. Porque Facebook es un inmenso canal para poner anuncios (que si algo no funciona en Facebook es precisamente el poner anuncios), o bien para abrir páginas de la empresa o de la marca, o para lanzar aplicaciones, juegos y propuestas participativas que enganchen a los usuarios y los lleven al territorio que la marca quiere. Fórmula nada nueva, efectividad cuestionable, beneficios a valorar…

marcas-en-facebookEn Facebook, igual que en otras Redes Sociales, si algo no es recomendable hacer es aplicar esos criterios. Nos atrevemos a decir que las Redes Sociales no son material para la planificación (mucho menos para la planificación al uso en modelo Televisivo con sus OTS, sus GRP y sus audiencias y prime times…). Se han hecho grandes, de acuerdo, no por ello se han convertido en algo plano, universal y pasivo. En absoluto, nada de eso.

Facebook es hoy mucho más diverso de lo que era hace un año. Twitter es mucho más multicolor de lo que era hace seis meses. En Slideshare hay comunidades temáticas y profesionales muy activas que hace tres meses no se habían configurado…

Hay que observar, participar, escuchar (escuchar mucho muchísimo), identificar, seguir, proponer y seguir participando.

No es una cuestión de presencia, es una cuestión de participación. Las fórmulas y los enfoques deben ser diferentes, tanto por parte de las empresas y las marcas, como por parte de las centrales y agencias de medios, como por parte de las agencias de publicidad y las boutiques creativas, de los gabinetes de prensa y comunicación, también por parte de las empresas de marketing y comunicación online y, naturalmente, también por parte de las consultorías, los analistas, los desarrolladores y los visionarios (aunque quizás los visionarios son los que siempre han enfocado las cosas de forma diferente y por ellos estamos aquí, mientras ellos ya están más allá).

Si opta por incluir Facebook en su planificación, será porque probablemente piensa que así se anunciará en un canal adicional a los canales y soportes de TV, Radio y Prensa que hasta ahora utilizaba y que de esta forma puede recuperar una parte de los impactos publicitarios que ha ido perdiendo (en España, por ejemplo, alrededor del 40% de los internautas asegura que a mayor tiempo de uso de Internet menos tiempo dedicado a ver la tele, escuchar la radio y leer la prensa). Planificar con estas perspectivas le llevará, previsiblemente, a decepcionarse con los resultados.

superpoderes-2-0Si opta por incluir Facebook en su estrategia de negocio, en su filosofía de empresa, en su estrategia de marketing y comunicación, incluso en su estrategia comercial, entonces estará asumiendo que debe observar, investigar y conocer mejor cuáles son las dinámicas y los comportamientos que ahí se mueven; asumirá que esa investigación debe hacerla de forma continuada y que así encontraré maneras extraordinariamente interesantes para relacionarse y conversar con su mercado. Investigar con estas perspectivas le llevará, presumiblemente, a descubrir caminos para desarrollar su negocio que antes ni siquiera se habría planteado.

Para terminar, donde pone Facebook ponga Redes Sociales en general, ponga Web 2.0 si lo prefiere, y piensa que cuando algo es para todos es como si no fuera para nadie. Que cuando algo es tratado de forma global y nos fijamos en la cantidad por encima de la calidad pierde todo su potencial.

Por eso, aunque en Facebook estamos todos, si lo contemplamos en masa sin entrar en los matices, las particularidades y las dinámicas internas, es como si no estuviéramos ninguno.