Big Data. La nueva dimensión de los datos.

Datos, datos y más datos. Esto es lo que generamos las personasen un día cualquiera. Porque desde el momento que nos levantamos hasta que nos acostamos nos pasamos el día haciendo transacciones: que si pago lo que he comprado en el súper, que si me conecto a comprobar el email, que si cojo el bus y pago con la tarjeta…

60 seconds - Big Data

Pero no solo las personas generamos datos, también las máquinas: medidores de temperatura, radares, cámaras de vigilancia… ¿Y todo esto para qué? Pues bien, bien, la mayoría aún no lo sabemos… por ahora, para acumularlos.

¿Qué pasaría si a este montón de datos que ya tenemos disponibles les sacáramos partido? ¿Sería útil? ¿Podría servir para la toma de decisiones en empresas, para los negocios? En mi opinión la respuesta es SÍ (un sí bien grande, por eso lo pongo en mayúsculas). Y esta es la idea que se recoge bajo el concepto que ahora se denomina “Big Data”: millones de bites de información que se generan a diario en el mundo y que, bien gestionados, nos aportarían gran información para la toma de decisiones y de optimización de recursos.
Sigue leyendo

Anuncios

Las redes sociales acercan los negocios a sus clientes

Las redes sociales son grandes (o pequeñas) Comunidades de usuarios que se relacionan a través de Internet en entornos en los que comparten opiniones, comentarios, recomendaciones, dudas, reflexiones, contenidos de todo tipo e inquietudes de todo tipo también.

comunidades son conversaciones - Lewis & CarrollY comparten todo eso mediante utilidades y herramientas que están disponibles en dichas comunidades de manera que, entre todos, generan una Gran Conversación en la que, a día de hoy, participan más de mil millones de personas en todo el mundo.

Las redes sociales son un fenómeno social y cultural, por eso la perspectiva adecuada para entenderlas y aproximarse a ellas es la perspectiva sociológica no la tecnológica.

Constituyen un ecosistema de relación, por eso son mucho más que un canal de comunicación.

Para las empresas, cualquier tipo de empresa, estar presentes en las redes sociales es importante porque las redes sociales acercan los negocios a sus mercados, es decir, a sus clientes (actuales o potenciales).

Todos, personas y empresas, instituciones y asociaciones, grupos e individuos, podemos encontrar un sitio en las redes sociales y un beneficio que nos compense el tiempo que dedicamos en ellas a compartir cosas con los demás.

En los párrafos anteriores he tratado de resumir, de la manera más sencilla, clara y directa posible, los argumentos que, a mi juicio, pueden respaldar la decisión de cualquier compañía para dar el paso de elaborar una estrategia de presencia en las redes sociales.

En los últimos meses me da la impresión de que todos los que nos dedicamos, de una u otra manera, a ofrecer servicios en este sector del Social Media hemos sofisticado tanto nuestros planteamientos que, a menudo, los exponemos con un nivel de complejidad que nos aleja de la realidad.

Proliferan presentaciones que nos hablan de perspectivas, fórmulas y algoritmos capaces de hacer sentir ignorante a cualquiera. Infografías de un diseño impecable, esquemas endiabladamente laberínticos, cifras y datos que apabullan con solo mirarlos.

Las redes sociales, como la sociedad misma, como los propios individuos que la formamos, tienen un grado de complejidad importante, unas reglas de juego, unos usos y costumbres, un millón de matices y otro tanto de oportunidades. Pero nunca los mercados han sido sencillos, puede que ahora mucho menos, por eso es necesario, para todos, explicar y entender bien lo esencial.

Las redes sociales no son, ni más ni menos, que una Gran Conversación. Una Conversación donde, para que te escuchen, debes hablar de cosas interesantes y, a ser posible, útiles. Y donde, para que te hagan caso, debes escuchar a quien se interesa por ti. Las redes sociales son espacios de relaciones interesadas, por supuesto. Todos queremos algo, todos estamos dispuestos a dar algo a cambio de lo que nos interesa. Hay que hablar y escuchar, y es necesario tiempo para establecer y consolidar las relaciones.

Yo lo resumo así:

Si pides a las personas que hablen, las personas hablarán de lo que les gusta. Si escuchas a las personas cuando hablan, las personas hablarán de lo que les importa.

Cuando sofisticamos en exceso nuestro discurso, seamos los “expertos” en el tema cuando hacemos nuestras presentaciones, sean las empresas en las redes cuando desarrollan sus conversaciones, el efecto que provocamos es, cómo mínimo, de freno, de antipatía. En lugar de conexión generamos desconexión.

Y como antes he hablado de Infografías, he estado buscando alguna que muestre, que explique con muchos datos y gráficos, la sensación tiene una persona cuando su interlocutor eleva la complejidad de su mensaje a cotas de innecesaria complejidad.  He encontrado esta que resume bastante bien lo que quiero decir:

las redes sociales acercan los negocios a sus clientes - Lewis & Carroll

Captado el guiño, solamente un par de datos:

Buscando “Infografías Social Media” en googles.es aparecen 383.000 resultados… impresionante!

La Infografía que ilustra este post le he buscado utilizando los mismos términos pero en chino simplificado “信息图表的社会网络” en google.com.hk, los resultados que aparecen son 1.420.000… sin palabras!!!

NOTA: no tengo ningún conocimiento del idioma chino, he hecho las traducciones necesarias utilizando google translator. Desconozco el contenido de los textos que aparecen el la Infografía y pido disculpas si dicho contenido es en algún modo inadecuado para quien lo entienda. Quiero aclarar que he elegido un ejemplo en idioma chino por ser un idioma absolutamente distinto a cualquiera de los que habitualmente utilizamos y entendemos en Europa y la mayoría de países de esta zona del mundo que llamamos Occidente.  Por último, he utilizado este ejemplo con un profundo respeto a China, sus habitantes y su milenaria lengua y cultura. 

Muchas gracias a todos.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez  @lewisandcarroll

Estrategia en redes sociales: olvidémonos de las redes sociales…

Si pensamos primero en las redes sociales para diseñar estrategias de Negocio, Marketing y Comunicación en el entorno Social Media, estaremos empezando la casa por el tejado.

Permítanme que me explique:

Para diseñar, ejecutar o decidir sobre una estrategia en redes sociales, lo primero que debemos hacer es olvidarnos de las redes sociales.

Si lo primero en lo que pensamos es en las redes, dejaremos de ponderar la importancia de los factores clave y adecuaremos nuestras estrategias a las redes, en lugar de buscar las redes adecuadas para nuestra estrategia.

Si, modestamente, tuviera que proponer una “hoja de ruta” para identificar las fases  críticas  que hay que cubrir y los pasos adecuados que hay que dar para llegar al planteamiento de una Estrategia Social Media, le propondría una “hoja de ruta” muy parecida a esta:

  1. piense en su negocio
  2. dedíquele  el tiempo necesario a establecer lo que realmente quiere conseguir
  3. piense en su mercado, su público objetivo, su audiencia
  4. piense en lo que el mercado quiere, necesita o puede querer o necesitar
  5. investigue, observe y aprenda de clientes, no clientes, competidores, colaboradores…
  6. vuelva a pensar en su negocio con lo aprendido y observado
  7. replantéese lo que quiere conseguir con espíritu autocrítico
  8. no deje de pensar y observar el mercado y lo que hay en él
  9. asuma que al cliente le interesan sus necesidades y sus objetivos, no los de usted o su compañía
  10. una vuelta más a su empresa y sus objetivos, una más
  11. identifique lo más claramente posible qué mensaje, qué propuesta quiere hacer llegar y a quién se la quiere hacer llegar
  12. tenga claro qué está dispuesto a aportar, qué va a dar a cambio de la atención, el interés y la participación de las personas
  13. defina claramente su personalidad como organización y su estilo
  14. salga al mundo exterior y mire lo que le rodea con ojos de niño
  15. una vuelta más a lo que quiere conseguir y a quién se lo quiere ofrecer
  16. y ahora… ya podemos centrarnos en pensar, elegir y participar en las redes más adecuadas a los objetivos que se ha  marcado…

Esto no quiere decir que el proceso deba ser largo o corto, será como tenga que ser hasta que tenga claro lo importante. Si no lo tiene claro, la prisa será siempre su mayor enemiga, y la improvisación su peor compañera de viaje.

Para tener una adecuada presencia en las redes sociales, nunca deben ser las redes lo primero en lo que piense…

Presencia en redes sociales quiere decir Conversación, y conversación en redes sociales quiere decir Servicio. Naturalmente, servicio quiere decir Negocio.

Conversación, Servicio y Negocio no tienen sentido si no pensamos en el Mercado.

El mercado son Personas, de manera que es en la personas en lo primero que debemos pensar.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez

Cruzar la línea divisoria para entrar en las nuevas realidades

Tengo el hábito, no sé si bueno o malo, de enamorarme de algunos libros, muchos de ellos de los que catalogan como “libros de empresa“. Siendo así, quizás ahora penséis que el hábito tiene más de malo que de bueno. Pero el enamoramiento ocurre cuando los libros de empresa se convierten en inspiradores de mi vida. Y con esto último seguro que definitivamente estáis convencidos de que mis inclinaciones amorosas son más patológicas que otra cosa.

Leo “Drucker para todos los días” aunque lo hago de forma esporádica, no todos los días, y aunque está escrito como un diario ni mucho menos lo consulto como si fuera el “horóscopo para hoy”. Sin embargo, por algún motivo hoy he sentido una de esas flechas de cupido y lo he sacado de la librería.
Podría haber escogido cualquier día, porque todo él me parece magnífico, pero como daba igual, he buscado una página cualquiera para un día cualquiera, como por ejemplo, hoy: 1 Febrero. Título: “Cruzar la línea divisoria”.

“Cada dos o tres siglos, ocurre una aguda transformación. Cruzamos una “línea divisoria”. En unas cuantas décadas, la sociedad se reorganiza – su manera de ver el mundo, sus valores básicos, su estructura social y política, sus artes, sus instituciones claves -. Cincuenta años más tarde, hay un nuevo mundo. La gente nacida después de la transformación no puede siquiera imaginar el mundo en el que vivieron sus abuelos y en el que nacieron sus padres.
Pero los cambios fundamentales de hoy en día, esas realidades nuevas visibles hace treinta años, realmente sólo están empezando y apenas van a empezar a producir su impacto. A lo largo y ancho del mundo, están tras la reestructuración de los negocios, grandes y pequeños, -fusiones, enajenaciones, alianzas-. Están tras la reestructuración mundial de la fuerza laboral– la cual aunque ya es un hecho cumplido en Estados Unidos, está todavía en sus primeras etapas en Japón y Europa-. Y están tras la necesidad de una innovación fundamental en la educación y, especialmente, en la educación superior.
Estas realidades son diferentes de los asuntos en los que todavía fijan su atención los políticos, economistas, estudiosos, hombres de negocios y líderes sindicales, y sobre los que todavía escriben libros y pronuncian discursos.”

(Las nuevas Realidades. La sociedad poscapitalista. The Age of Discontinuity.)

Drucker, muerto hace ya 10 años, parece que esté mirando desde el pasado, el presente o el futuro a una realidad atemporal pero que nos condenamos reiteradamente a vivir. Parece que estamos empeñados en acuñar cada día el dicho ” el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”.

Si la reflexión es innegablemente visionaria y poco rebatible, más calado tiene aún la sugerencia que nos propone para seguir adelante en actitud creadora:

“La próxima vez que oiga a sus colegas golpear la mesa por algo que evidentemente ya pasó, encuentre una manera de decirles que necesitan despertar y abrir los ojos.”

No soy de seguir consejos, pero confieso que el espíritu de la rebelión que subyace en las reflexiones del que está considerado el más grande filósofo de la gerencia del siglo XX, me enamora de forma arrebatadoramente apasionada.

Alicia Mª Iglesias @aliciamiglesias

Primero la ilusión, después todo lo demás.

Este post no pretende ser más que una humilde reflexión de un jueves cualquiera, bueno, no de un jueves cualquiera, de un jueves que se despereza tras la verbena de San Juan, la mañana que sigue a la noche mágica. No pretende ser un post en absoluto trascendente… o quizá sí.

Ha transcurrido la mitad del año. Un año duro, complicado, intenso, imprevisible, desconcertante. Un año que, como ninguno que yo recuerde, es un reto del que, a mi humilde modo de ver, sólo el tesón, el esfuerzo, la constancia y una ilusión sin límites nos permitirán salir airosos.

No me falta ilusión, no me falta motivación, no me sobran los medios pero a donde no llegan los recursos tiene que llegar el ingenio, tampoco me sobran horas de sueño y no llevo la cuenta del tiempo que le dedico a que mis proyectos dejen de ser buenos y sean, sencillamente, excelentes. Hay domingos que me parecen miércoles y martes que tienen aire de viernes, las semanas se enredan unas con otras y, fíjate tú, te levantas un jueves por la mañana, después de la noche más corta del año (aquí a orillas del mediterráneo), y te das cuenta de que la mitad del 2010 ya está en el zurrón, ya la llevas a cuestas.

Y queda la otra mitad, en la que el nivel de exigencia estoy seguro de que no bajará. Quedan otros seis meses de echarle un pulso al entorno y lanzarle un órdago al desaliento. No en vano, a partir de hoy los días se harán más cortos y las noches más largas, hasta que el 31 de diciembre cambiemos el ciclo y vuelta a empezar, pero entonces ya será otro año.

Pienso todo eso, miro hacia atrás haciendo un poco de balance, y miro hacia adelante tratando de vislumbrar qué hay tras los recodos del camino. Y después de hacer eso, un poco de retrospectiva y un poco de perspectiva, lo único que se me ocurre es… sonreír.

Sonrío porque estoy contento, también cansado, también preocupado, también expectante; pero sobre todo contento. Sonrío esta mañana igual que sonrío al final y en medio de las maratonianas jornadas que le dedico a sacar adelante esta aventura en la que me embarqué hace ya tiempo.

Sonrío porque no tengo dudas de que mi trabajo es bueno, ninguna duda de que ésta es mi aventura, que tengo la mejor socia del mundo, éste es mi reto, éste es mi sueño. Decidí remar en este océano, y seguiré remando aunque el horizonte sea, en ocasiones, muy incierto.

Tan sólo quería compartir con vosotros esta sonrisa de jueves de San Juan. Compartir que la ilusión no se me acaba. Compartir un brindis por los proyectos de todos, por la ilusión de todos, por los esfuerzos de todos. Brindo por eso.

Que no decaiga la ilusión.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez