Las redes sociales acercan los negocios a sus clientes

Las redes sociales son grandes (o pequeñas) Comunidades de usuarios que se relacionan a través de Internet en entornos en los que comparten opiniones, comentarios, recomendaciones, dudas, reflexiones, contenidos de todo tipo e inquietudes de todo tipo también.

comunidades son conversaciones - Lewis & CarrollY comparten todo eso mediante utilidades y herramientas que están disponibles en dichas comunidades de manera que, entre todos, generan una Gran Conversación en la que, a día de hoy, participan más de mil millones de personas en todo el mundo.

Las redes sociales son un fenómeno social y cultural, por eso la perspectiva adecuada para entenderlas y aproximarse a ellas es la perspectiva sociológica no la tecnológica.

Constituyen un ecosistema de relación, por eso son mucho más que un canal de comunicación.

Para las empresas, cualquier tipo de empresa, estar presentes en las redes sociales es importante porque las redes sociales acercan los negocios a sus mercados, es decir, a sus clientes (actuales o potenciales).

Todos, personas y empresas, instituciones y asociaciones, grupos e individuos, podemos encontrar un sitio en las redes sociales y un beneficio que nos compense el tiempo que dedicamos en ellas a compartir cosas con los demás.

En los párrafos anteriores he tratado de resumir, de la manera más sencilla, clara y directa posible, los argumentos que, a mi juicio, pueden respaldar la decisión de cualquier compañía para dar el paso de elaborar una estrategia de presencia en las redes sociales.

En los últimos meses me da la impresión de que todos los que nos dedicamos, de una u otra manera, a ofrecer servicios en este sector del Social Media hemos sofisticado tanto nuestros planteamientos que, a menudo, los exponemos con un nivel de complejidad que nos aleja de la realidad.

Proliferan presentaciones que nos hablan de perspectivas, fórmulas y algoritmos capaces de hacer sentir ignorante a cualquiera. Infografías de un diseño impecable, esquemas endiabladamente laberínticos, cifras y datos que apabullan con solo mirarlos.

Las redes sociales, como la sociedad misma, como los propios individuos que la formamos, tienen un grado de complejidad importante, unas reglas de juego, unos usos y costumbres, un millón de matices y otro tanto de oportunidades. Pero nunca los mercados han sido sencillos, puede que ahora mucho menos, por eso es necesario, para todos, explicar y entender bien lo esencial.

Las redes sociales no son, ni más ni menos, que una Gran Conversación. Una Conversación donde, para que te escuchen, debes hablar de cosas interesantes y, a ser posible, útiles. Y donde, para que te hagan caso, debes escuchar a quien se interesa por ti. Las redes sociales son espacios de relaciones interesadas, por supuesto. Todos queremos algo, todos estamos dispuestos a dar algo a cambio de lo que nos interesa. Hay que hablar y escuchar, y es necesario tiempo para establecer y consolidar las relaciones.

Yo lo resumo así:

Si pides a las personas que hablen, las personas hablarán de lo que les gusta. Si escuchas a las personas cuando hablan, las personas hablarán de lo que les importa.

Cuando sofisticamos en exceso nuestro discurso, seamos los “expertos” en el tema cuando hacemos nuestras presentaciones, sean las empresas en las redes cuando desarrollan sus conversaciones, el efecto que provocamos es, cómo mínimo, de freno, de antipatía. En lugar de conexión generamos desconexión.

Y como antes he hablado de Infografías, he estado buscando alguna que muestre, que explique con muchos datos y gráficos, la sensación tiene una persona cuando su interlocutor eleva la complejidad de su mensaje a cotas de innecesaria complejidad.  He encontrado esta que resume bastante bien lo que quiero decir:

las redes sociales acercan los negocios a sus clientes - Lewis & Carroll

Captado el guiño, solamente un par de datos:

Buscando “Infografías Social Media” en googles.es aparecen 383.000 resultados… impresionante!

La Infografía que ilustra este post le he buscado utilizando los mismos términos pero en chino simplificado “信息图表的社会网络” en google.com.hk, los resultados que aparecen son 1.420.000… sin palabras!!!

NOTA: no tengo ningún conocimiento del idioma chino, he hecho las traducciones necesarias utilizando google translator. Desconozco el contenido de los textos que aparecen el la Infografía y pido disculpas si dicho contenido es en algún modo inadecuado para quien lo entienda. Quiero aclarar que he elegido un ejemplo en idioma chino por ser un idioma absolutamente distinto a cualquiera de los que habitualmente utilizamos y entendemos en Europa y la mayoría de países de esta zona del mundo que llamamos Occidente.  Por último, he utilizado este ejemplo con un profundo respeto a China, sus habitantes y su milenaria lengua y cultura. 

Muchas gracias a todos.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez  @lewisandcarroll

Colaboración, Co-creación, Innovación… y Desarrollo

Las organizaciones, grandes y pequeñas, pero sobre todo las grandes organizaciones están aplicando, que no descubriendo, políticas corporativas donde la colaboración y co-creación son dinámicas clave.
Colaborar, crear conjuntamente, para qué? Para innovar. Innovar para qué? Para desarrollar. Para desarrollar qué? Para aumentar la ventaja competitiva, para encontrar nuevos espacios de oportunidad en los mercados cada vez más saturados, para mejorar procesos y estructuras organizativas, para identificar valores, internos y externos, que pongan a trabajar para la Compañía el potencial que tiene y que no aprovecha, o que podría aprovechar mucho mejor.

En un mercado global que se debate permanentemente en las luchas propias de un océano rojo, colaborar, co-crear e innovar son los fundamentos para desarrollar estrategias de océano azul.

.

  • De los factores al producto

Hablar de innovación no es nuevo. La innovación es una constante en la filosofía y en la práctica de las compañías que han alcanzado posiciones de referencia y liderazgo en sus sectores de actividad. La innovación caracteriza a las empresas más valoradas, las organizaciones más admiradas, las lovemarks.

La novedad estriba en que colaboración, co-creación e innovación forman parte de una fórmula, no son factores aislados que se aplican en diferentes áreas, en momentos distintos y con diferentes objetivos. Son factores relacionados al servicio de un producto final. Por tanto, en este nuevo panorama, el orden de los factores sí altera el producto.

La innovación se busca y se potencia con la colaboración. Y colaborar no es solamente compartir los que se sabe o lo que se tiene, es trabajar, crear conjuntamente para alumbrar algo nuevo.

  • La colaboración es el terreno de juego
  • La co-creación es la estrategia del juego
  • La innovación es el resultado del juego.

Puesto que la colaboración es el terreno de juego, diseñar, implementar y dinamizar entornos colaborativos es ahora una importante prioridad en las estrategias empresariales.

  • De los Sistemas a los Ecosistemas

Tradicionalmente, lo que ahora llamamos entornos colaborativos, han sido plataformas tecnológicas diseñadas desde la perspectiva de la Tecnología y los Sistemas, implementadas desde los departamentos de IT y gestionadas, con mayor o menor fortuna, teniendo en el punto de mira a la organización y sus necesidades, no a las personas y sus potencialidades. Por eso los resultados han sido siempre tan pobres para todos.

Entorno Colaborativo TradicionalEs momento de asumir que esto no es una cuestión de Sistemas, sino de Ecosistemas.

Ecosistemas en los que, además, pueden (deben…) participar y convivir, los expertos (consultores, analistas, asesores…) en disciplinas que, tradicionalmente, vienen trabajando para las organizaciones de manera vertical, sin apenas relación e interacción entre sus respectivas especialidades:

  • tecnología – formación – procesos – desarrollo de negocio – investigación de mercados – marketing y comunicación – social media…

Un ecosistema suena más complicado que una plataforma. Así es, es más complicado. Y tremendamente más rico, estimulante y productivo.

  • Social Engagement in & out

En el centro de los Ecosistemas están las personas y, en torno a ellas, se organizan los equipos, se desarrollan los proyectos, se plantean las necesidades, se delimitan claramente los objetivos, se asignan los recursos, se especifican las beneficios para personas, equipos y empresa, se observa lo que pasa fuera de la organización, se estimula la creatividad, se coordina el talento, se retribuye el valor aportado, se visualiza cada logro y se retroalimentan las dinámicas tejiendo una red de aprendizaje constante.

Un sistema se basa en el orden y la jerarquía permanente, mientras que un ecosistema se basa en la diversidad y la adaptación constante. Un sistema preserva a las organizaciones de los individuos, mientras que en un ecosistema los individuos transforman  las organizaciones. En un sistema la lógica viene dada, mientras que en un ecosistema la lógica fluye en tanto en cuanto los individuos aportan la suya propia a la lógica del conjunto.

Un ecosistema es, por propia naturaleza, social. Por tanto, son las dinámicas sociales las que hacen de los ecosistemas entornos colaborativos, co-creativos e innovadores.

La combinación de elementos diferentes en un entorno flexible hace posible detectar a los individuos, las ideas, los proyectos, los factores que permiten pasar de la posibilidad a la realidad.

La innovación no es un hito, es un proceso. Un proceso que comienza cuando las dinámicas del ecosistema se enriquecen con las aportaciones de individuos, ideas y elementos que se localizan tanto dentro como fuera de la organización. Y cuando decimos organización decimos empresa, pero decimos también ciudad

Un ecosistema como el que las organizaciones necesitan para que la Innovación pueda echar raíces y dar frutos, si bien se mira, es un entorno con todas las características de eso que llamamos “2.0”. Es participativo, asimétrico, empático, dinámico, crítico, receptivo y evolutivo.

En estos entornos donde hasta ahora una de las grandes preocupaciones era la seguridad (entendida como preservar algo de la contaminación exterior), ahora se busca la permeabilidad, porque tanto dentro como fuera hay estímulos necesarios.

Y precisamente porque no hablamos de individuos aislados, sino de comunidades innovadoras, es necesario conseguir engagement por parte de los miembros de esas comunidades. De la misma manera que sucede cuando trabajamos con comunidades en el entorno Social Media.

Las organizaciones no son ajenas, aunque así han permanecido alejadas demasiado tiempo, a las dinámicas de la Gran Conversación. Observar y analizar lo que ha sucedido en Internet en los últimos años es una buena manera de empezar a entender de qué forma es posible colaborar, co-crear e innovar dentro de las organizaciones.

En Lewis & Carroll trabajamos, de manera creciente en los últimos  meses, en proyectos en los que estamos aplicando nuestra experiencia en redes sociales al ámbito de los espacios corporativos. Y eso, desde luego, no está pasando por casualidad.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez  / Alicia Mª Iglesias @aliciamiglesias / @lewisandcarroll

La crisis de la prensa y el País de las Maravillas…

El Sombrerero Loco‘Los Angeles Times’ coloca un gran anuncio de la película ‘Alicia en el País de las Maravillas‘ cubriendo la totalidad de su portada y abre el debate sobre la repercusión de la crisis en la prensa.

.

El debate sobre la crisis de la prensa no es nuevo, ni siquiera es reciente. El debate sobre la crisis de la prensa viene de atrás, de antes de que esto a lo que llamamos Internet 2.0 cobrase la relevancia que hoy tiene y pusiese en cuestión quiénes serán los verdaderos generadores de contenidos de interés y de qué manera la reputación y la credibilidad de dichos generadores de contenidos influirá en la evolución del Periodismo digital…

El debate, no me cabe duda, seguirá abierto y candente durante mucho tiempo, quizá siga permanentemente abierto, lo cual, a mi modo de entender, es consustancial al propio concepto de periodismo.

En cualquier caso, la llegada a las salas de cine de uno de los estrenos más esperados de los últimos tiempos, el film de Tim Burton en 3D Alice in Wonderland, le ha dado al debate una vuelta más de tuerca.

El viernes día 5 de marzo se estrenó la película en las salas de Estados Unidos. El mismo día 5, Los Ángeles Times esperaba a sus lectores en los kioscos con una portada sorprendente: una anuncio, un anuncio a página completa de la película. Dicho de otra manera, la portada del LA Times era una página de publicidad….

Es posible que en diferentes circunstancias (socioeconómicas, quiero decir) este hecho tuviese una lectura distinta, posiblemente se hablaría de la audacia de la maquinaría de Marketing de  Disney (productora de la película de Burton) o de su poderío económico para poner encima de la mesa los muchos miles de dólares que el anuncio en cuestión ha costado.

Sharon Waxman, prestigiosa blogger que conoce y divulga como nadie los entresijos de ese peculiar micromundo que es Hollywood desde su blog TheWrap.com, publicaba, el mismo día 5, cifras del coste del anuncio “Times Sells Disney Its Front Page for $700K” haciendo en su post una reflexión sobre la relación amor-odio que desde hace tiempo mantienen editores de diarios y publicistas… bueno, en realidad los editores no tienen un conflicto con los publicistas, el conflicto lo tienen con los financieros.

El fenómeno Wonderland saca de nuevo a la primera plana (nunca mejor dicho) el funambulístico equilibrio que los diarios digitales están llevando a cabo para seguir con su actividad, no bajar los estándares de calidad periodística y tratar de mantener, o más bien de conseguir, la rentabilidad. En diferentes lugares del mundo, otros diarios como El País en España, se hacían eco y comentaban la noticia: ‘Los Angeles Times’ coloca un gran anuncio de la película ‘Alicia en el País de las Maravillas’ cubriendo la totalidad de su portada y abre el debate sobre la repercusión de la crisis en la prensa”.

No seremos nosotros quienes encontremos la piedra filosofal que explique los fundamentos reales de la “crisis de la prensa”, ni tampoco quienes proporcionemos las claves de la transformación del “periodismo digital”; sin embargo, sí que nos gustaría hacer nuestra personal aportación al gran debate vigente sobre el tema. Y la aportación tiene dos reflexiones:

A/ El uso de Internet cuestiona el modelo de la prensa:

Horas semanales dedicadas a diferentes actividades

Princiales usos de Internet

Actividades a las que el uso de Internet roba tiempo

Los datos del Informe sobre la Sociedad de la Información en España 2009 dicen que, en el periodo 2004-2008, el consumo de horas de Internet ha pasado de 10 a 14 horas semanales, mientras que el consumo de TV baja, el consumo de Radio baja, y bajan también las horas dedicadas a leer periódicos y revistas.

Pero las cifras también nos dicen que los dos usos mayoritarios que los internautas hacemos de la Red son: buscar información y ver contenidos audiovisuales. Para completar el panorama, hay que tener en cuenta que si cada vez le dedicamos más tiempo a navegar por Internet (y puesto que los días siguen teniendo las mismas 24 horas de siempre) por fuerza debemos restarle tiempo a otras actividades: sobre todo a ver la TV y a leer periódicos y revistas.

Sesudos y profundos análisis al margen, estos datos lo que nos dicen es que lo que está en crisis no es el periodismo en sí sino el modelo de los medios de comunicación. Y no es una crisis grave del modelo de negocio, que también, sino una crisis profunda del modelo de relación que los medios de comunicación establecen con los usuarios. Si cada vez dedicamos más horas a Internet, si lo que más hacemos al navegar por la Red es buscar información y ver contenidos audiovisuales, y, en cambio, a las actividades a las que restamos tiempo son ver la Televisión y leer los periódicos, es obvio que la TV y los periódicos deben replantearse ciertas cosas… el modelo de relación es lo primero, el modelo de negocio viene después, una vez descubierto cuál es el modelo de relación…

B/ El verdadero valor de los periódicos está en los periodistas:

Quien dice periódicos dice medios de comunicación en general, cualquiera que sea, si no hay periodistas todo los demás es attrezzo. Se habla mucho, muchísimo, de contenidos, del formato de los contenidos, de la calidad de los contenidos, de si estamos dispuestos a pagar por los contenidos, de la viabilidad económica de los medios de comunicación en base al pago por los contenidos, de los modelos de negocio que permitan cubrir los costes que genera la producción de contenidos de calidad…. Los contenidos están bien, claro, los contenidos son necesarios, los contenidos son la base de todo… lo único que hace falta es alguien que genere esos contenidos.

Arianna Huffinton - The Huffington PostNo hay noticia sin redactor, no hay reportaje sin reportero, no hay opinión sin analista, no hay periodismo sin periodistas. Por muy obvio que pueda parecer, a mi me da la impresión, durante los últimos meses, de que nos hemos olvidado de los periodistas y nos hemos encallado en la crisis de la prensa como si pudiésemos arreglarla dándole unos golpes a los “teletipos” para que escupan mejores noticias y reportajes por los que los internautas estén dispuestos a pagar.

Es evidente que la tecnología (en su concepto más amplio) está revolucionando, y más que revolucionará, el periodismo. Las aplicaciones y los dispositivos, el libro electrónico (el ipad???), están cambiando el concepto de la prensa de la misma manera que están transformando radicalmente el libro y la “lectura”, pero eso no es lo fundamental.

Lo fundamental es que el periodismo digital pone de manifiesto la verdadera importancia del periodista, como figura y como oficio ¿Cómo serán los periodistas del futuro? Preguntemos más bien ¿Quiénes serán los periodistas del futuro?

La cantera de los nuevos periodistas, sobre todo de los nuevos reporteros, es la que se ya se está formando entre la legión de usuarios de Twitter con cámaras digitales (o dispositivos móviles con cámara incorporada de calidad) que tienen un blog.

Ahí están los nuevos reporteros. Ahí están ya los reporteros con nombre. Lo que falta para que les identifiquemos como periodistas es que pasen a ser reporteros con Marca. Hoy Arianna Huffington ya nos es una reportera o una blogger conocida, su marca, The Huffington Post es uno de los medios de comunicación online con más notoriedad y reputación. Y si bien Arianna Huffington ha pasado ya al Olimpo de las estrellas del cuarto poder (o era el primero???), hay miles de reporteros con nombre pero sin marca que nos ofrecen la actualidad del mundo en Chile, en Haití, en Irán, en Venezuela, desde la ambulancia que trasladaba el cuerpo de Michael Jackson al hospital, desde la grada del estadio donde el FCB Barcelona ganaba su último partido, desde el escaño del Congreso de Diputados donde se debate sobre la crisis económica….

Otra cosa es cómo todo esto encaja en el nuevo modelo que la Prensa necesita descubrir, o inventar, o desarrollar para mantenerse como el referente de la información. Y digo mantenerse como referente de la información, porque el referente de la actualidad ya no lo es. La actualidad, el saber lo que pasa dónde pasa en el momento que pasa ya no es patrimonio de la prensa, sino de los reporteros (lo del periodismo ciudadano me parece una definición muy desafortunada…) cotidianos, cercanos y concienciados que nos cuentan y nos enseñan las mil caras que la noticia tiene en los diferentes lugares del mundo.

Quedaría también por cuestionar por qué las Universidades, las Facultades de Periodismo y de Ciencias de la Información, siguen a años luz de la realidad (no solamente de la realidad digital, de la realidad en general…) y por qué los medios de comunicación están haciendo un uso tan poco inteligente y tan poco atractivo del enorme potencial que les brinda Internet y, sobre todo, el entorno Social Media… pero de todo eso se debate en muchos foros con mucho más fundamento y conocimiento que el nuestro.

sigue al Conejo BlancoAh, y todo esto venía porque Los Ángeles Times ha convertido su primera plana en un anuncio de la recién estrenada Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton… Puedo imaginar que si Lewis Carroll levantara la cabeza diría “fíjense ustedes lo que da de sí un viaje a través de la madriguera del conejo“.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez

La participación en el entorno Social Media es más estratégica que nunca

Una cosa es cierta en este 2010 del que ya llevamos casi el primer trimestre caminado: por lo que a la Web Social en su vertiente de negocios se refiere, la primavera no ha llegado todavía.

Es verdad que la situación es diferente a la que teníamos en 2009, donde la inquietud por conocer algo más era muy superior a la voluntad y la decisión real de hacer algo (por parte de las Empresas, Marcas o Anunciantes). En estos primero compases del año ya se detecta que, efectivamente, estamos más próximos a empezar a tomar decisiones de Presencia, de Participación, de Investigación, de Conversación a fin de cuentas… ah, pero que estemos pasando de las ideas a los hechos y de las estrategias a los planes no quiere decir que las puestas en marcha sean fáciles ni rápidas.

Cuál es el principal motivo para que el “salto a la piscina” sea todavía metiendo tímidamente un pie en el agua y no saltando alegremente desde el trampolín mirando a la grada?

Beneficios estratégicos de Internet 2.0… por qué me interesda participar en la “Gran Conversación”.

El principal motivo es la falta de referentes, la falta de baremos claros para establecer objetivos y la ausencia de parámetros conocidos que ofrezcan la confianza y seguridad suficientes en cuanto a la medición de  los resultados, la cuantificación de los beneficios que se pueden obtener, y la justificación de la inversión en términos de rentabilidad a corto plazo (efectivamente, el famoso R.O.I).

Del párrafo anterior marcaría en negrita, subrayado y resaltado, dos palabras: corto plazo.

Seguramente al Social Media, al menos en España (aunque también en un buen número de países del entorno europeo y latinoamericano), le ha tocado defender su valor en un entorno de crisis económica, crisis financiera, crisis del sistema, crisis de las fórmulas tradicionales… y eso hace que se le aplique un rasero absolutamente cortoplacista. Pensar en presencia Social Media y pedirle resultados a corto plazo es contradictorio y, sin ningún lugar a dudas, contraproducente, como también lo es equiparar  Social Media y Mass Media low cost, pero es lo que hay.

No, no debería ser así. El cortoplacismo y las comparaciones de algo nuevo con lo que ya es conocido no nos dan la dimensión correcta de lo que una estrategia inteligente de Social Media significa, ni de lo que en realidad puede aportar. Los árboles no nos dejan ver el bosque.

Hace casi dos años realizamos la presentación que aparece en este post. Desde entonces han cambiado mucho muchas cosas y muy poco otras. En cualquier caso, hemos querido revisarla y ampliarla porque los principios planteados y las reflexiones que contiene siguen siendo vigentes.

Seguimos trabajando, por supuesto, porque si queremos hacer las cosas bien, no podemos dejarnos llevar por la premura del corto plazo, y no debemos caer en el error de equiparar Social Media con Marketing online tradicional, con email marketing, con campañas de Adwords, con captación de “cupones”, con banners, con spots en TV, o con acciones de RR.PP… Todo es compatible, pero, dependiendo del caso, no todo es adecuado. Las churras y las merinas son, y serán siempre, dos tipos muy diferentes de ovejas…

José Antonio Rodríguez @jarodriguez

Reconsideremos lo “Gratis”

Es lo “Gratis” un frenesí, una ilusión…?

Es acaso lo “Gratis” la esencia misma de Internet, y más de la Social Web? Seguramente lo es, pero no bajo la clásica acepción de Gratis como aquello que podemos conseguir sin ofrecer nada a cambio.

La confianza como modelo de negocioGratis es, en realidad, una invitación a un intercambio. Gratis quiere decir “yo ofrezco primero, tú ofreces después”, un intercambio con voluntad de ser equitativo, de ser win win.

En la era del Social Media, donde hemos pasado de la Economía de la información a la Economía del conocimiento, después a la Economía de la atención, y donde ahora, yo diría, estamos entrando de lleno en la Economía de la recomendación (que será objeto de mi próximo post), en este contexto, lo Gratis es también una invitación a ser recomendados por aquellos que disfrutan de lo que les ofrecemos.

Una buena gestión de lo “Gratis” redunda en una mejora de nuestra Reputación, insisto, siempre y cuando gestionemos inteligentemente la gratuidad de lo que ofrecemos y tengamos claro qué esperamos a cambio.

Sobre lo Gratis se ha escrito, escribe y escribirá con todo tipo de enfoques, análisis y proyecciones. Por mi parte, tan sólo una anotación más…

Me gustaría ilustrar esta breve reflexión con una historia que mi abuelo siempre me contaba.

Sucedió el hecho una primavera de 1933 (mi abuelo nació en 1910), cuando se aproximaba la fecha de la fiesta de Santa María de Pino, el pueblo de mi familia (una pequeña aldea del sur de la provincia de Lugo). Mi abuela quería, aquel año, reunir a la familia y asar un cordero como cosa extraordinaria, los tiempos eran duros y un cordero no era sólo una comida, era un símbolo de esperanza y de confianza en que las cosas irían mejor. En casa no había corderos ni en el pueblo tampoco, de manera que mi abuelo fue a ver a unos parientes de un pueblo de la montaña donde normalmente se podían encontrar corderos para comprar. Pero aquel año no quedaban corderos, y mi abuelo visitó varios pueblos antes de dar con un pastor al que le quedaban dos.

Querría comprarle un cordero, dijo mi abuelo al pastor. Pues siento no poder vendérselo, le contestó el pastor, porque uno ya está vendido y el otro es para regalar. Un tanto sorprendido por la respuesta, mi abuelo le dijo: pues le compro el que no está vendido. No va a poder ser, lo lamento, porque, como le digo, el que está vendido está vendido y el otro es para regalar. Precisamente, replicó mi abuelo, yo le compro el que va a regalar y así gana usted un dinero por un cordero del que no iba a sacar provecho ninguno. Muy equivocado va usted, joven, le dijo el pastor con esa flemática calma que poseen quienes conocen la crudeza de muchos inviernos, porque, como le digo, el que está vendido está vendido, y el otro es para regalar, que el que regala bien vende si el que recibe entiende.

El que regala bien vende si el que recibe entiende…

Y ahora, si les parece, podemos replantearnos el concepto de “Gratis”.