Muchos datos y pocas nueces

Este post también podría titularse “La no explotación de las Bases de Datos“.

Muchas veces tengo la sensación de que nos hemos vuelto todos un poco locos (solo un poco). Tengo la impresión de que muchas veces nos dedicamos a acumular datos y datos, que creemos que necesitamos saber todos los datos sobre nuestros clientes… y luego no sabemos qué hacer con ellos. ¿Cuántas veces habremos oído y leído eso de: “no, si yo tengo una base de datos de tantas mil personas” – hasta ahí bien – “pero ahora no sé qué hacer con ellos” – ¡pues vaya!-?

La no explotación de las BB.DD.Y es que entre tener una base de datos sin explotar o no tenerla, pues sinceramente no sé qué prefiero; por lo menos, en el segundo caso, no necesito de espacio para almacenarla. Para mí, y disculpad el símil, tener una base de datos sin explotar es como tener el teléfono de ese “vecino guapo del piso de abajo” al que nunca vas a llegar a llamar: está bien tenerlo en la agenda, pero de poco más nos va a servir si no tenemos intención de hacer prosperar el contacto e invitarle a tomar algo algún día.

Os animo, pues, a llamar al vecino e invitarle a cenar, o lo que es lo mismo, a explotar esos contactos que tenéis almacenados sin sacarles beneficio ninguno. Sigue leyendo

El curioso camino hasta convertir un peón en Reina Blanca.

En la madriguera del conejo blanco estamos contentos. En las meriendas de las tardes, cada vez somos más locos alrededor de la mesa. Nuevos clientes están decidiendo confiar en nosotros este año, que está resultando duro una vez más, y quieren seguir haciéndolo el  año próximo, ¿será que servimos buen té?

Cuando pasa la euforia del “go ahead”, yo, que soy de natural – vamos a decir- reflexivo, pienso, cómo hemos llegado a convencer de que vamos a hacer crecer su negocio, mejorar su reputación o consolidar la imagen de su marca a un emprendedor, un empresario o un responsable de marketing. Y entonces vuelvo al inicio, ¿qué hemos hecho?

Cuando vamos a recoger un briefing, muchos clientes nos comentan “¡Hacéis muchas preguntas!”, y yo me sigo sorprendiendo de que alguien puede definir un proyecto para otro sin preguntar. El cliente siempre sabe más de su negocio que uno mismo. Estamos obligados a correr en spring para ponernos al día en esa parte del proyecto. Si podemos ir al cliente con un benchmark mental de su sector, mejor; si además lo hemos hecho en el entorno Social Media, aún mejor.

No hay preguntas tontas, solo tontos que no preguntanHay una página en Facebook que me encanta porque está hecha desde el valor de la humildad trabajando para la mejora de una profesión, es Soy enfermer@. En su consejo de hoy, lleno de sabiduría como muchos otros, encuentro una conexión directa con el trabajo de “Dar Servicio”, así, con mayúsculas.

No quiero pecar de engreída pero tampoco voy a hacerlo de falsa modestia. Ir al cliente con su sector algo estudiado es una inversión de talento puesto al servicio del proyecto Sigue leyendo

Big Data. La nueva dimensión de los datos.

Datos, datos y más datos. Esto es lo que generamos las personasen un día cualquiera. Porque desde el momento que nos levantamos hasta que nos acostamos nos pasamos el día haciendo transacciones: que si pago lo que he comprado en el súper, que si me conecto a comprobar el email, que si cojo el bus y pago con la tarjeta…

60 seconds - Big Data

Pero no solo las personas generamos datos, también las máquinas: medidores de temperatura, radares, cámaras de vigilancia… ¿Y todo esto para qué? Pues bien, bien, la mayoría aún no lo sabemos… por ahora, para acumularlos.

¿Qué pasaría si a este montón de datos que ya tenemos disponibles les sacáramos partido? ¿Sería útil? ¿Podría servir para la toma de decisiones en empresas, para los negocios? En mi opinión la respuesta es SÍ (un sí bien grande, por eso lo pongo en mayúsculas). Y esta es la idea que se recoge bajo el concepto que ahora se denomina “Big Data”: millones de bites de información que se generan a diario en el mundo y que, bien gestionados, nos aportarían gran información para la toma de decisiones y de optimización de recursos.
Sigue leyendo

De la importancia de la primera impresión

Este es mi primer post oficialmente hablando. Sí, me estreno y quería hacerlo dando una buena impresión. Y es que en el mundo offline todos tenemos clarísimo que, si bien no siempre es la más acertada, la primera impresión cuenta (¡y mucho!)… y estaré encantada de montar un duelo al más puro estilo del oeste con quien ose decirme lo contrario.

Como decía, acertada o no, sea como sea la primera impresión importa y eso no deja de ser menos cierto en la red. ¿Nos hemos preguntado alguna vez cuál es el primer impacto que recibe alguno de los usuarios de nuestra marca?

The power of first impressionYo (y supongo que muchos) lo primero que hago para enterarme sobre alguna información que me interesa es entrar en la web y rebuscar por los parajes online. Si me parece que el contenido de la web que encuentro puede ser interesante, pues me apunto al carro; si no, “adiós muy buenas” y “si te he visto, no me acuerdo”… y seguramente no nos volveremos a ver más. Sigue leyendo