Facebook somos todos… o ninguno / y 2.

Lo que sucede cuando algo alcanza estas dimensiones globales (tal y como comentábamos en la primera parte de este artículo “Facebook somos todos /1“) es que retrocedemos en el tiempo, nos olvidamos de la novedad que fue y del enorme impacto que produce y tratamos de manejarlo aplicando viejas fórmulas que nos han funcionado para cosas igual de globales. A día de hoy, estas son las marcas más populares en Facebook…

En el caso que nos ocupa, nos encontramos que la presencia de muchas marcas y empresas en Facebook se está realizando con criterios de planificación de los Mass Media, o sea, aplicando mal que bien, con factores de corrección y algunas fórmulas adaptadas, el modelo de presencia en TV.

Porque Facebook es un inmenso canal para poner anuncios (que si algo no funciona en Facebook es precisamente el poner anuncios), o bien para abrir páginas de la empresa o de la marca, o para lanzar aplicaciones, juegos y propuestas participativas que enganchen a los usuarios y los lleven al territorio que la marca quiere. Fórmula nada nueva, efectividad cuestionable, beneficios a valorar…

Para no perder las perspectiva, y aunque las cifras no los son todo, es bueno tener presente que una red social en la que comparten su tiempo casi 500 millones de personas en todo el mundo, y donde cada día hay más de 60 millones de “actualizaciones de estado”, pues algo tendrá…

Entender la Conversación como servicio…

En Facebook, igual que en otras Redes Sociales, si algo no es recomendable hacer es aplicar esos criterios. Nos atrevemos a decir que las Redes Sociales no son material para la planificación (mucho menos para la planificación al uso en modelo Televisivo con sus OTS, sus GRP y sus audiencias y prime times…). Se han hecho grandes, de acuerdo, no por ello se han convertido en algo plano, universal y pasivo. En absoluto, nada de eso.

Facebook es hoy mucho más diverso de lo que era hace un año. Twitter es mucho más multicolor de lo que era hace seis meses. En Slideshare hay comunidades temáticas y profesionales muy activas que hace tres meses no se habían configurado…

Hay que observar, participar, escuchar (escuchar mucho muchísimo), identificar, seguir, proponer y seguir participando.

No es una cuestión de presencia, es una cuestión de participación. Las fórmulas y los enfoques deben ser diferentes, tanto por parte de las empresas y las marcas, como por parte de las centrales y agencias de medios, como por parte de las agencias de publicidad y las boutiques creativas, de los gabinetes de prensa y comunicación, también por parte de las empresas de marketing y comunicación online y, naturalmente, también por parte de las consultorías, los analistas, los desarrolladores y los visionarios (aunque quizás los visionarios son los que siempre han enfocado las cosas de forma diferente y por ellos estamos aquí, mientras ellos ya están más allá).

Si opta por incluir Facebook en su planificación, será porque probablemente piensa que así se anunciará en un canal adicional a los canales y soportes de TV, Radio y Prensa que hasta ahora utilizaba y que de esta forma puede recuperar una parte de los impactos publicitarios que ha ido perdiendo (en España, por ejemplo, alrededor del 40% de los internautas asegura que a mayor tiempo de uso de Internet menos tiempo dedicado a ver la tele, escuchar la radio y leer la prensa). Planificar con estas perspectivas le llevará, previsiblemente, a decepcionarse con los resultados.

superpoderes-2-0Si opta por incluir Facebook en su estrategia de negocio, en su filosofía de empresa, en su estrategia de marketing y comunicación, incluso en su estrategia comercial, entonces estará asumiendo que debe observar, investigar y conocer mejor cuáles son las dinámicas y los comportamientos que ahí se mueven; asumirá que esa investigación debe hacerla de forma continuada y que así encontrará maneras extraordinariamente interesantes para relacionarse y conversar con su mercado. Investigar con estas perspectivas le llevará, presumiblemente, a descubrir caminos para desarrollar su negocio que antes ni siquiera se habría planteado.

Para terminar, donde pone Facebook ponga Redes Sociales en general, ponga Web 2.0 si lo prefiere, y piense que cuando algo es para todos es como si no fuera para nadie. Que cuando algo es tratado de forma global y nos fijamos en la cantidad por encima de la calidad pierde todo su potencial.

Por eso, aunque en Facebook estamos todos, si lo contemplamos en masa sin entrar en los matices, las particularidades y las dinámicas internas, es como si no estuviéramos ninguno.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez

Anuncios

Facebook somos todos… /1.

Pero, ¿cuántos somos todos? Pues, digamos que todos los que estamos en Facebook somos 6.710 millones personas. Curioso, esa cifra coincide exactamente con la población mundial.

¿Quiere eso decir que toda la población del mundo mundial está en Facebook? ¿No es un poquito exagerado? Teniendo en cuenta que en el mundo somos 1.596 millones de internautas (según datos de Internet World Stats), efectivamente parece un poco exagerado … Pero sigamos con la reflexión.

Cuando decimos que todos estamos en Facebook lo hacemos en un sentido literal, es decir, no hablamos de usuarios registrados con perfiles activos. Ahora bien, si sumamos los usuarios activos, más todos aquellos que estamos fotografiados, etiquetados o mencionados, entonces no queda nadie en el mundo que no esté en Facebook.

facebook-robotsPor ejemplo, vas a una cena, haces fotos y las cuelgas en tu Facebook. Pongamos que es una cena de amigos, colegas y ex-colegas de trabajo, en total 35 personas; de las cuales sólo 17 tienen perfil en Facebook, los otros 18 no son usuarios, pero en el momento en que el que ha hecho las fotos las cuelga también ellos están en Facebook. A partir de entonces pueden ser etiquetados, comentados y, lo que es más importante, el hecho de estar en Facebook repercute en su vida. Alguien les puede llamar por teléfono y decirles “Hey, ¿cómo fue la cena, que te he visto en el Facebook de fulano?” De esas 18 personas que antes no tenían su Facebook es probable que alguna se apunte. Y el número crece.

Démosle una vuelta más. Nos vamos de viaje, fotografiamos a diestro y siniestro (que con la fotografía digital lo de hacer fotos es como respirar, si no haces 500 fotos en un viaje es como si no hubieras ido) y colgamos el resultado (bueno, una selección, por favor) en Facebook ¿A cuántas personas habremos fotografiado que no tienen Facebook, que probablemente ni han oído hablar de él y que, posiblemente, no llegarán a enterarse de que están retratados en la Red? Seguramente muchas. Pero también ellas están en Facebook.

Si seguimos extrapolando ejemplos, llegamos fácilmente a sumar millones y millones de personas. Por eso decimos que, en realidad, Facebook somos todos.

facebook-amigos¿Cuántos usuarios tiene en realidad Facebook? Pues a estas alturas de abril ha superado los 200 millones (de los cuales el 70% están ya fuera de los EE.UU.). Por lo tanto se revela un poco exagerado lo de que todos estamos en Facebook, ¿o no? Sabiendo que el ritmo de crecimiento de Facebook es de unos 5 millones de usuarios semanales (ha tardado unas 5 semanas en pasar de 175 a 200 millones), lo que viene a significar casi un millón de nuevos usuarios al día… hagan sus propios cálculos…

Facebook es el paradigma de la Red Social Global, una red horizontal, generalista, abierta y pública. Todos tenemos cabida en Facebook. Luego hay grupos, páginas y comunidades más concretas en las que nos organizamos por temáticas, por lugar de nacimiento, porque coinciden nuestros apellidos, porque apoyamos causas humanitarias o porque nos da la gana.

Hay otras Redes Sociales, desde luego, de diferentes características y particularidades (algunas que ni siquiera consideramos aún redes sociales pero que los son), como Twitter, por citar otro ejemplo conocido, pero Facebook es el paradigma. Si no estás en Facebook no existes, o casi.

Por lo tanto, cuando abordamos la participación de las Empresas y las Marcas en la Gran Conversación 2.0, siempre surge Facebook ¿Cómo podemos estar en Facebook? ¿Qué participación podemos tener y qué podemos esperar? ¿Cuál es la estrategia de presencia y participación más adecuada?….

Hablamos de este tema en el siguiente post…

L@s niñ@s son los amos de Internet

read this blog in your own language >
..

Es su medio, su mundo, su entorno natural. Para ellos una dirección postal o un teléfono fijo no significan demasiado, un número de teléfono móvil resulta algo más util por la sencilla razón de que pueden enviar y recibir mensajes, pero cuando quieren estar en contacto, cuando conocen a otros niños y hacen nuevos amigos, no le piden ninguno de esos datos, le dicen: dame tu messenger. No le preguntan si tienen ordenador, si están conectados a Internet o si tienen una cuenta de hotmail, dan por supuesto que todos esos requisitos se cumplen y que, además, la conexión es ADSL. Los niños son seres de banda ancha.

incredibles-kids32

Así que, no se engañen, Internet no es nuestro. Nosotros tan solo lo estamos preparando para que ellos hagan de Internet lo que nosotros a duras penas podemos imaginar. Podemos hablar de innovación tecnológica, de desarrollo de negocio, de comunicación e interacción, de redes sociales y de la Web 2.0, de la Web 3.0 y de cualquier neologismo que se nos vaya ocurriendo. Prehistoria. El Internet maravillosamente moderno que le permite hacer tantas cosas y a través de cuyas autopistas repletas de bytes ha llegado a este blog es poco más que una Beta llevada a cabo con mucho trabajo y las mejores intenciones.

Ser niño ya no es lo que era. Ser niño es lo más parecido a ser piloto de Fórmula 1, porque la infancia es una época que corre a velocidad de vértigo. Por eso son los niños los mejor preparados para asumir, entender, desarollar y mejorar todo aquello que encuentran a su alrededor.

Las estdaísticas dicen (y son estadísiticas del 2007 de EE.UU., con lo cual las cifras deberían ser revisadas al alza) que los jóvenes que ahora tienen menos de 22 años han pasado:

– más de 20.000 horas frente al televisor

– más de 5.000 horas jugando con videoconsolas

– más de 5.000 horas hablando por teléfono

– han enviado y recibido más de 250.000 mensajes SMS y correos electrónicos

– y más de la mitad han creado algún contenido para Internet

También dicen los datos de diversas fuentes y estudios que un niño o niña de 13 a 15 años tiene, de media, más de 350 contactos agregados en su messenger, que en una sesión tiene abiertas de 5 a 15 conversaciones simultáneas y que le resulta más ergonómico un mando tipo PlayStation que un volante para “conducir” un coche en sus videojuegos. Realmente los seres de banda ancha están dibujando un futuro que se adelanta al nuestro.

La clave para entender cuál es el rol y la importancia de los niños en el desarrollo de la tecnología es asumir que, pobablemente por primera vez en la historia, los niños aventajan a sus padres en el acceso y el uso de las tecnologías. La informática se ha abaratado lo suficiente como para que un ordenador no sea un objeto caro que hay que mantener apartado del alcance de los menores. Por otro lado, las aplicaciones, contenidos y utilidades pensadas para los niños, o que los niños pueden utilizar “a su medida” son muy numerosas y fácilmente accesibles a través de la Red. Se acabó la tecnología y los dispositivos “reservados a los mayores”. Los móviles, las PDAs, los ordenadores, las videoconsolas, los MP3 y MP4 forman parte del entorno natural de la mayoría de nuestros hijos y por ese motivo son ellos, en muchos casos, los early adopters, los dinamizadores e introductores de la tecnología en los hogares, las familias y las escuelas. No podemos ignorar eso.

Les mueve la curiosidad y la ilusión.

Dos poderosos motores a los que hay que sumar la ausencia del “pánico tecnológico” tan típico de nuestra generación (los que estamos entre los treinta y tantos y los cuarenta y tantos…), que nos ha hecho ver la tecnología muchas veces como una amenaza más que como una aliada.

Ahora bien, cuando hablamos de niños y de Internet, surge de inmediato la gran preocupación: la seguridad. Cualquier búsqueda en Google sobre Internet e infancia nos dará como resultado miles de página donde la pornografía, el acoso, el cyberbullying y los contenidos peligrosos son el gran tema de debate. Es cierto, Internet está lleno de contenidos que son peligrosos o, como mínimo, desaconsejables para los menores. Exactamente lo mismo que sucede en el mundo real.

Padres, educadores, autoridades y asociaciones se preocupan y proponen medidas, filtros, protocolos de seguridad para salvaguardar a las niñas y niños de aquello que puede perjudicarles. Es una preocupación justificada y, ciertamente, un problema grave. Pero, no perdamos de vista algo esencial…

El problema de los niños en Internet no es la seguridad, es la Responsabilidad. Y la responsabilidad es nuestra, siempre. La mejor medida preventida y el mejor filtro de seguridad para proteger a los niños del “peligro de Internet” son unos padres a su lado.

Tenemos que aprender también nosotros, de manera activa, como compartir con nuestros hijos la vida digital. Debemos velar por ellos, pero, sobre todo, debemos navegar con ellos. Prohibir es la peor de las alternativas, aunque tiene el perverso atractivo de que es la más sencilla. No lo olvide.

Y desde aquí, planteamos el reto de incorporar a los niños, a los jóvenes, a los adolescentes al desarrollo de Internet. No solamente como observadores o como usuarios de las herramientas y los contenidos. Son esenciales en los diseños, en los desarrollos, en los test y en la innovación. Cualquier proyecto con vocación de perdurar y aportar valor debería tener en su núcleo de desarrollo la ilusión, la creatividad, la capacidad y las espectativas de los más pequeños ¿Cómo hacerlo? No mirando a los niños solamente como un atractivo segmento del mercado, sino como un imprescindible colaborador. El sistema educativo, el sistema económico, el entorno tecnológico… tienen en los más jóvenes el punto de intersección clave.

Seamos creativos, pensemos en nuevas fórmulas de aprovechar el talento infantil porque su valor es incalculable. De esta manera, su Internet será también el nuestro y la brecha tecnológica que se abre entre generaciones será un puente y no una frontera.

christams_bell

Por último, es de gran ayuda no olvidar que todos llevamos un niño dentro, o deberíamos, gracias al cual seguimos ayendo sonar el casacabel de Santa Claus… ¿no lo recuerda? En eso caso, quizá debería volver a ver, con sus hijos o sus sobrinos, Polar Express.

Facebook somos todos… o ninguno / y 2.

Lo que sucede cuando algo alcanza estas dimensiones globales (tal y como comentábamos en la primera parte de este artículo “Facebook somos todos /1“) es que retrocedemos en el tiempo, nos olvidamos de la novedad que fue y del enorme impacto que produce y tratamos de manejarlo aplicando viejas fórmulas que nos han funcionado para cosas igual de globales.

En el caso que nos ocupa, nos encontramos que la presencia de muchas marcas y empresas en Facebook se está realizando con criterios de planificación de los Mass Media, o sea, aplicando mal que bien, con factores de corrección y algunas fórmulas adaptadas, el modelo de presencia en TV. Porque Facebook es un inmenso canal para poner anuncios (que si algo no funciona en Facebook es precisamente el poner anuncios), o bien para abrir páginas de la empresa o de la marca, o para lanzar aplicaciones, juegos y propuestas participativas que enganchen a los usuarios y los lleven al territorio que la marca quiere. Fórmula nada nueva, efectividad cuestionable, beneficios a valorar…

marcas-en-facebookEn Facebook, igual que en otras Redes Sociales, si algo no es recomendable hacer es aplicar esos criterios. Nos atrevemos a decir que las Redes Sociales no son material para la planificación (mucho menos para la planificación al uso en modelo Televisivo con sus OTS, sus GRP y sus audiencias y prime times…). Se han hecho grandes, de acuerdo, no por ello se han convertido en algo plano, universal y pasivo. En absoluto, nada de eso.

Facebook es hoy mucho más diverso de lo que era hace un año. Twitter es mucho más multicolor de lo que era hace seis meses. En Slideshare hay comunidades temáticas y profesionales muy activas que hace tres meses no se habían configurado…

Hay que observar, participar, escuchar (escuchar mucho muchísimo), identificar, seguir, proponer y seguir participando.

No es una cuestión de presencia, es una cuestión de participación. Las fórmulas y los enfoques deben ser diferentes, tanto por parte de las empresas y las marcas, como por parte de las centrales y agencias de medios, como por parte de las agencias de publicidad y las boutiques creativas, de los gabinetes de prensa y comunicación, también por parte de las empresas de marketing y comunicación online y, naturalmente, también por parte de las consultorías, los analistas, los desarrolladores y los visionarios (aunque quizás los visionarios son los que siempre han enfocado las cosas de forma diferente y por ellos estamos aquí, mientras ellos ya están más allá).

Si opta por incluir Facebook en su planificación, será porque probablemente piensa que así se anunciará en un canal adicional a los canales y soportes de TV, Radio y Prensa que hasta ahora utilizaba y que de esta forma puede recuperar una parte de los impactos publicitarios que ha ido perdiendo (en España, por ejemplo, alrededor del 40% de los internautas asegura que a mayor tiempo de uso de Internet menos tiempo dedicado a ver la tele, escuchar la radio y leer la prensa). Planificar con estas perspectivas le llevará, previsiblemente, a decepcionarse con los resultados.

superpoderes-2-0Si opta por incluir Facebook en su estrategia de negocio, en su filosofía de empresa, en su estrategia de marketing y comunicación, incluso en su estrategia comercial, entonces estará asumiendo que debe observar, investigar y conocer mejor cuáles son las dinámicas y los comportamientos que ahí se mueven; asumirá que esa investigación debe hacerla de forma continuada y que así encontraré maneras extraordinariamente interesantes para relacionarse y conversar con su mercado. Investigar con estas perspectivas le llevará, presumiblemente, a descubrir caminos para desarrollar su negocio que antes ni siquiera se habría planteado.

Para terminar, donde pone Facebook ponga Redes Sociales en general, ponga Web 2.0 si lo prefiere, y piensa que cuando algo es para todos es como si no fuera para nadie. Que cuando algo es tratado de forma global y nos fijamos en la cantidad por encima de la calidad pierde todo su potencial.

Por eso, aunque en Facebook estamos todos, si lo contemplamos en masa sin entrar en los matices, las particularidades y las dinámicas internas, es como si no estuviéramos ninguno.