El paradigma Red Bull: talento, colaboración, innovación y pasión.

El éxito nunca llega por casualidad. Y tampoco es fruto de un único factor. Ni de una afortunada casualidad sucedida un día cualquiera.

El éxito es la consecución de los objetivos, la superación de las expectativas, la confirmación de que lo improbable es posible. Aún en el más competitivo de los entornos, en el más maduro de los mercados, en el más consolidado de los sectores, queda siempre algo nuevo por hacer.

Quizás por eso, en un entorno tan endogámico como la Fórmula 1 (probablemente la actividad deportiva y empresarial más elitista del mundo) el referente del éxito en estos momentos es una escudería que no tiene nombre de marca de automóvil: Red Bull.

Red Bull Racing Team

Detrás de un éxito siempre hay un trabajo bien hecho y, normalmente, el esfuerzo de mucha gente (directa e indirectamente involucrada), el talento y la audacia de personas comprometidas y un inconformismo que lleva a no asumir los límites impuestos y buscar otros nuevos.

From virtual to real in one adrenalin rushEstas son algunas de las claves para entender el paradigma Red Bull:

  • Búsqueda permanente del Talento:

un talento que se busca, se cultiva, se prepara, se educa, se enfoca, se trabaja y se curte. La cantera del talento es el Red Bull Junior Team. Empezó a funcionar en el año 2000, y en 2010  Sebastian Vettel, uno de los primeros juniors de Red Bull, terminó proclamándose campeón del mundo.

El campeón del mundo más jóven de la F1. El mejor del mundo de una especialidad en la que no hay más de 24 puestos de trabajo disponibles.

  • Trabajo constante sin perder de vista los Objetivos:

Las estrategias cortoplacistas especulan con las probabilidades, asumiendo grandes riesgos para alcanzar grandes beneficios. Las estrategias cortoplacistas apuestan por lo improbable.

Las estrategias fundamentadas en el largo plazo, como la de Red Bull, apuestan por la selección de los mejores ingredientes para conseguir los mejores resultados, y, sobre todo, porque los resultados sean sostenibles una vez alcanzados.

  • Innovación y Colaboración, no existe una sin la otra :

En el caso de Red Bull Racing, sin duda, uno de los “culpables” de su posición de liderazgo actual se llama Product Lifecycle Management (PLM).  El PLM es un software que permite que un extenso y multidisciplinar equipo de profesionales trabajen, compartan y mejoren constatemente sobre una misma plataforma donde, prácticamente en tiempo real, el conocimiento de todos se suma y se aplica a todos y cada uno de los miles de detalles que hacen del RB7 el bólido más competitivo del mundo.

Por eso Red Bull estableció un acuerdo estratégico con Siemens y eligió su solución PLM para el trabajo colaborativo de la escudería. Para innovar hay que colaborar, y entender la colaboración en sentido no endogámico.

  • Pasión por la Excelencia:

Hablábamos en nuestro último post de la Colaboración y la Co-creación como ecosistemas dinámicos en los que lo importante son las personas. Efectivemente, lo importante son las personas, todas las personas. Y las personas son también la mayor fuente de conflictos, desavenencias, crisis, motivación, pasión y éxitos.

La excelencia es cuestión de personas, y nadie dijo que fuera fácil. En Red Bull hay un ingente equipo humano trabajando en pos de la excelencia y al servicio de un objetivo concreto: la victoria. Pero en ese equipo enorme hay unos pocos nombre propios alrededor de los cuales gira todo lo demás: 

  • Dietrich Mateschitz: el dueño de Red Bull
  • Helmut Marko: responsable del Red Bull Junior Team
  • Christian Horner: director del equipo Red Bull Racing de Fórmula 1
  • Adrian Newey: ingeniero jefe del equipo Red Bull Racing de Fórmula 1
  • Sebastian Vettel: pilota el RB7 #1, es el piloto más joven de la historia en ser Campeón del Mundo de F1
  • Mark Webber: pilota el RB7 #2, piloto profesional de F1 desde 2002, 157 grandes premios disputados, 20 podios en su carrera

Red Bull Mobile Apps & GamesPara Red Bull la temporada 2010 fue tan agitada como exitosa,  marcó un antes y un después, y de todo lo vivido aprendió el equipo para seguir mejorando.

En el momento de publicar este post aún no se ha disputado el Gran Premio de Canadá, séptimo de la temporada 2011, pero de los 6 grandes premios anteriores Sebastian Vettel ha ganado 5. Flor de un día no parece.

La visión de uno, la pasión de muchos y el talento de todos. Eso y tiempo, y recursos, y dedicación, y no perder de vista los obejtivos, y trabajar para mañana teniendo en el horizonte siempre el año que viene. Y seguir trabajando. Y no conformarse con lo conseguido.

Nadie dijo que fuera fácil. Nadie dijo que fuera imposible.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez

Colaboración, Co-creación, Innovación… y Desarrollo

Las organizaciones, grandes y pequeñas, pero sobre todo las grandes organizaciones están aplicando, que no descubriendo, políticas corporativas donde la colaboración y co-creación son dinámicas clave.
Colaborar, crear conjuntamente, para qué? Para innovar. Innovar para qué? Para desarrollar. Para desarrollar qué? Para aumentar la ventaja competitiva, para encontrar nuevos espacios de oportunidad en los mercados cada vez más saturados, para mejorar procesos y estructuras organizativas, para identificar valores, internos y externos, que pongan a trabajar para la Compañía el potencial que tiene y que no aprovecha, o que podría aprovechar mucho mejor.

En un mercado global que se debate permanentemente en las luchas propias de un océano rojo, colaborar, co-crear e innovar son los fundamentos para desarrollar estrategias de océano azul.

.

  • De los factores al producto

Hablar de innovación no es nuevo. La innovación es una constante en la filosofía y en la práctica de las compañías que han alcanzado posiciones de referencia y liderazgo en sus sectores de actividad. La innovación caracteriza a las empresas más valoradas, las organizaciones más admiradas, las lovemarks.

La novedad estriba en que colaboración, co-creación e innovación forman parte de una fórmula, no son factores aislados que se aplican en diferentes áreas, en momentos distintos y con diferentes objetivos. Son factores relacionados al servicio de un producto final. Por tanto, en este nuevo panorama, el orden de los factores sí altera el producto.

La innovación se busca y se potencia con la colaboración. Y colaborar no es solamente compartir los que se sabe o lo que se tiene, es trabajar, crear conjuntamente para alumbrar algo nuevo.

  • La colaboración es el terreno de juego
  • La co-creación es la estrategia del juego
  • La innovación es el resultado del juego.

Puesto que la colaboración es el terreno de juego, diseñar, implementar y dinamizar entornos colaborativos es ahora una importante prioridad en las estrategias empresariales.

  • De los Sistemas a los Ecosistemas

Tradicionalmente, lo que ahora llamamos entornos colaborativos, han sido plataformas tecnológicas diseñadas desde la perspectiva de la Tecnología y los Sistemas, implementadas desde los departamentos de IT y gestionadas, con mayor o menor fortuna, teniendo en el punto de mira a la organización y sus necesidades, no a las personas y sus potencialidades. Por eso los resultados han sido siempre tan pobres para todos.

Entorno Colaborativo TradicionalEs momento de asumir que esto no es una cuestión de Sistemas, sino de Ecosistemas.

Ecosistemas en los que, además, pueden (deben…) participar y convivir, los expertos (consultores, analistas, asesores…) en disciplinas que, tradicionalmente, vienen trabajando para las organizaciones de manera vertical, sin apenas relación e interacción entre sus respectivas especialidades:

  • tecnología – formación – procesos – desarrollo de negocio – investigación de mercados – marketing y comunicación – social media…

Un ecosistema suena más complicado que una plataforma. Así es, es más complicado. Y tremendamente más rico, estimulante y productivo.

  • Social Engagement in & out

En el centro de los Ecosistemas están las personas y, en torno a ellas, se organizan los equipos, se desarrollan los proyectos, se plantean las necesidades, se delimitan claramente los objetivos, se asignan los recursos, se especifican las beneficios para personas, equipos y empresa, se observa lo que pasa fuera de la organización, se estimula la creatividad, se coordina el talento, se retribuye el valor aportado, se visualiza cada logro y se retroalimentan las dinámicas tejiendo una red de aprendizaje constante.

Un sistema se basa en el orden y la jerarquía permanente, mientras que un ecosistema se basa en la diversidad y la adaptación constante. Un sistema preserva a las organizaciones de los individuos, mientras que en un ecosistema los individuos transforman  las organizaciones. En un sistema la lógica viene dada, mientras que en un ecosistema la lógica fluye en tanto en cuanto los individuos aportan la suya propia a la lógica del conjunto.

Un ecosistema es, por propia naturaleza, social. Por tanto, son las dinámicas sociales las que hacen de los ecosistemas entornos colaborativos, co-creativos e innovadores.

La combinación de elementos diferentes en un entorno flexible hace posible detectar a los individuos, las ideas, los proyectos, los factores que permiten pasar de la posibilidad a la realidad.

La innovación no es un hito, es un proceso. Un proceso que comienza cuando las dinámicas del ecosistema se enriquecen con las aportaciones de individuos, ideas y elementos que se localizan tanto dentro como fuera de la organización. Y cuando decimos organización decimos empresa, pero decimos también ciudad

Un ecosistema como el que las organizaciones necesitan para que la Innovación pueda echar raíces y dar frutos, si bien se mira, es un entorno con todas las características de eso que llamamos “2.0”. Es participativo, asimétrico, empático, dinámico, crítico, receptivo y evolutivo.

En estos entornos donde hasta ahora una de las grandes preocupaciones era la seguridad (entendida como preservar algo de la contaminación exterior), ahora se busca la permeabilidad, porque tanto dentro como fuera hay estímulos necesarios.

Y precisamente porque no hablamos de individuos aislados, sino de comunidades innovadoras, es necesario conseguir engagement por parte de los miembros de esas comunidades. De la misma manera que sucede cuando trabajamos con comunidades en el entorno Social Media.

Las organizaciones no son ajenas, aunque así han permanecido alejadas demasiado tiempo, a las dinámicas de la Gran Conversación. Observar y analizar lo que ha sucedido en Internet en los últimos años es una buena manera de empezar a entender de qué forma es posible colaborar, co-crear e innovar dentro de las organizaciones.

En Lewis & Carroll trabajamos, de manera creciente en los últimos  meses, en proyectos en los que estamos aplicando nuestra experiencia en redes sociales al ámbito de los espacios corporativos. Y eso, desde luego, no está pasando por casualidad.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez  / Alicia Mª Iglesias @aliciamiglesias / @lewisandcarroll

La Conversación como servicio

Cuando planteamos nuestros proyectos y elaboramos los documentos estratégicos con los que presentamos y argumentamos nuestras propuestas, incluimos siempre una página en la que destacamos 4 puntos, 4 objetivos, en definitiva, 4 ejes fundamentales que marcan la filosofía de presencia en el entorno Social Media. Son estos:

  • Difusión: crear la presencia en los entornos 2.0 (afines a la temática y el público que nos interesa) y dinamizar dicha presencia.
  • Conversación: participar de manera activa en las redes y canales. Comunicar, compartir, responder, sugerir, recomendar… relacionarse para atraer interés y visitas. La conversación también es una manera excelente de investigar, conocer necesidades, oportunidades y tendencias en el Mercado.
  • Captación: mediante la difusión y la conversación se crean vínculos de afinidad y confianza que van conformando una Comunidad cohesionada aunque geográficamente esté dispersa.
  • Fidelización: es importante crear un vínculo fuerte, fluido, bidireccional y, sobre todo, a largo plazo. Aspiramos a convertirnos en un punto de referencia importante para todos aquellos afines a nuestra temática

Y, tras esos 4 puntos,  cerramos con esta frase:

Todo esto implica compromiso, continuidad y entender el Contenido, las Relaciones y la Conversación como servicio.

Muchas veces nos preguntan si utilizamos el término conversación en sentido literal. La respuesta es sencilla: sí.

Los blogs, las redes sociales, Twitter, los marcadores sociales, los wikis… con diferentes características, distintas funcionalidades y posibilidades y diferentes usos, tienen en común que son entornos de conversación, de participación. Conversar es compartir y compartir es conversar. Quien entienda que un espacio de diálogo es un buen escenario para difundir sus monólogos, lógicamente, está en su derecho, pero… ya saben, Social Media no es Mass Media low cost.

Queremos destacar aquí, a modo de ejemplo, interesantes conversaciones, entendidas como servicio, de algunas marcas, empresas y organismos de la Administración pública (no están todos los que son, pero sí son todos los que están) cuya presencia en el entorno Social Media se basa en una estrategia participativa y en un enfoque de compromiso a largo plazo con el mercado y los ciudadanos.

Conversación en Facebook:

Gallina Blanca en Facebook. ..Brekkies excel en Facebook.. .Júlia Perfumeria en Facebook.. .Guía Repsol en Facebook.. .Feliway en Facebook.. .Nestlé Postres España en Facebook... Xunta de Galicia en Facebook… Congelados La Sirena en Facebook

Conversación en Twitter:

Gallina Blanca en Twitter……Brekkies excel en Twitter…...Caja Navarra en Twitter…..Coca Cola españa en  Twitter……Currofile en Twitter

Como constatación de que, desde el otro lado, las personas esperamos de las empresas y las marcas atención, conversación y servicio, valgan los datos y las conclusiones que recoge el informe publicado el pasado mes de marzo por la Consultora ATG: Live Help: Global Consumer Views & Trends (pueden descargar el PDF desde aquí haciendo click sobre la imagen), donde se recogen las inquietudes y preferencias de los compradores online a la hora de obtener ayuda y asesoramiento instantáneo y en directo mientras realizan sus compras. El estudio es interesante y éste es un párrafo de las conclusiones:

“The survey data indicates online businesses have the opportunity to reduce their shopping cart abandonment rates significantly if they deploy live help options for customers. With more people heading online, companies need to give customers choices and consider how live help services can best support their overall e-commerce strategy”.

Aún así, a pesar de la Web 2.0, la Web 3.0 (semántica) de la que llevamos mucho tiempo hablando, la Web 4.0 (de la que hemos hablado también mucho pero últimamente menos), y la Web Squared, de la que estamos empezando a hablar ahora y que, como concepto (y como realidad inminente, si es que no lo es ya…), engloba las anteriores, a pesar, decíamos, de que todas estas Webs son el paradigma de la conversación en el más amplio sentido, todavía hay una mayoría de marcas, de empresas, y de personas también, que participan como si estuviésemos en un entorno de difusión y no de conversación. Conversar no es algo intrascendente ni tampoco es gratis, requiere esfuerzo, recursos y vocación de servicio.

Por cierto, para ilustrar un poco más la últimamente tan en boca de todos Web Squared, seguramente nada mejor que un presentación como ésta:

Y termino este post diciendo dos de las cosas que más complicado le resulta decir  a las empresas y marcas cuando se deciden a entrar en la Gran Conversación: buenos días, buenas noches… lo ven, si tampoco es tan difícil.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez

Social Media NO ES Mass Media low cost

Se utilizan, o se perciben, los Social Media como una alternativa low cost de los Mass Media tradicionales???

Social Media no es Mass Media low costEste es un post que nace de un debate que tenemos abierto en el Grupo de Lewis & Carroll en Linkedin “Social Media & Business Development” al que todos estáis invitados, por supuesto. De manera que es un post vivo y en evolución, y un debate en el que tenemos ilustres participantes David Soler Freixas, Armando Liussi Depaoli, Raúl Sánchez Peral a los que quiero enviar desde aquí mi agradecimiento. Sigamos…

Si entendemos una estrategia de Social Media como participación y no simplemente como una alternativa de planificación (planificación de Medios, me refiero), diría que de ninguna manera se puede entrar en Internet 2.0 como si fuera el camino barato para “colocar” material que ya tenemos producido.

Y planteo este debate porque he visto (me imagino que también muchos de vosotros) canales de YouTube llenos de refritos de spots antiguos, videos institucionales que nunca llegaron a ninguna presentación importante y, en definitiva, “caras B” de campañas, incluso material descartado que, como la gente en YouTube se lo traga todo, pues de relleno sirve.

Tampoco son infrecuentes los blogs con la Memoria Corporativa anual troceada en bonitos post salpimentados con fotos (de la misma Memoria anual), galerías en Flickr con los restos de sesiones fotográficas, slidespaces en Slideshare con presentaciones que harían mucho más servicio a la empresa si hubieran sido incineradas, etc.

De acuerdo, no sería serio decir que este patrón de utilización de los Social Media es el común, ahora bien, coincidiréis conmigo… o no, en que hay una cierta tendencia (potenciada probablemente por los duros momentos y los presupuesto “frozen”) a mirar al entorno 2.0 como una alternativa de menor coste que puede sustituir ciertas acciones antes encarriladas vía Mass Media.

El argumento del coste, estamos todos de acuerdo, creo yo, es un argumento de peso a la hora de tomar la decisión de poner en marcha una Estrategia de Social Media. Y sé por experiencia que en muchas ocasiones es el primero, pero no debería ser el único.

Como dice el dicho “solamente un necio confunde valor y precio“, y si bien es verdad que por un coste que nada tiene que ver con los costes de estrategias de Mass Media “tradicionales” podemos obtener unos muy interesantes resultados, es fundamental tener en cuenta los beneficios-clave (a mi juicio) que los Social Media proporcionan. Por iniciar una lista que os invito a ampliar y comentar, yo empezaría destacando:

No podemos negar la evidencia de que, en estos tiempos de poca alegría presupuestaria, el coste es un argumento de calado. Y, como comenta David Soler en el debate que tenemos abierto en Linkedin al respecto de que los Social Media no son Mass Media low cost:

No, es verdad, pueden no serlo… pero, sinceramente, tampoco me parece mal que los superescépticos entren en el mundo 2.0 por esta razón.

Lo que está claro es que, no debiendo generalizar ni minusvalorar los SM, sí son un lugar ideal para con un bajo presupuesto poder hacer campañas virales o mejorar branding.
De hecho es una de las razones con las que convences a tus clientes y, al final, para los que no tenemos presupuestos brutales nos va de maravilla utilizar esta estrategia.

Otra cosa es que los formatos elegidos (refritos y repetidos) sean los adecuados, que no lo son en ningún caso.

También es una gran verdad lo que apunta Raúl Sánchez:

A mi modo de ver hace falta un giro en la concepción de los Social Media por parte de las empresas y marcas. Las empresas están equivocando su táctica de comunicación a través de Internet ya que, si bien es cierto que algunas han entrado en esto que se conoce como web 2.0, muchas siguen utilizando una estrategia paleolítica en estos medios.

No, los Social Media no son Mass Media Low Cost. Y el que entre con esa mentalidad está, en mi humilde opinión, abocado a un fracaso estrepitoso en esa campaña y, lo que es peor, a salir tan escaldado que tarde mucho en volver a entrar.

Y, para terminar (más bien para continuar), lo importante es trabajar en pos de diferenciar valor y precio, que, aunque de perogrullo, necesita un esfuerzo de nuestra parte, como bien apunta Armando Liussi:

En cuanto a los SM (perdonadme que los siga pluralizando) es importante para la PyME entender que se trata de una de las áreas de trabajo de la Comunicación corporativa (branding, TOMA, PR, incluso customer services) y para las “majors” que la esfera 2.0 significa -siempre- conversación.

O sea que por un lado, en las PyMe, impulsar el concepto de que no se trata de un táctica temporal, ficticia, de moda y sin relación con el corpus identitatio de la marca. Por el otro, con aquellas que tienen constituido un largo y sólido camino en la comunicación, se trata de un cambio de cultura, pasando de emisor puro, de actor protagónico a ser un cercano oyente a los diferentes públicos.

¿Tenemos mucho trabajo por delante, verdad?

Efectivamente, queda mucho trabajo por delante, y si caemos en la banalización o las malas prácticas (hablo tanto de unos como de otros, empresas y colaboradores, usuarios y especialistas) estaremos dinamitando las bases de un nuevo paradigma lleno de oportunidades, beneficios y aprendizaje. Bien para uno, bien para todos, mal para uno, mal para todos.

El debate sigue abierto, ¿te animas?

No Robots, no Spam, no Lies…

Si está elaborando, o tiene pensado llevar a cabo una Estrategia de Social Media, nuestra recomendación, la principal, la más importante, es lo que en Lewis & Carroll llamamos el Principio H.P.T: Human, Personal and True.

Desarrolle todos y cada uno de sus proyectos, así como todas las tareas que éstos conllevan, de manera personal. Sin robots, sin mensajes ni respuestas automatizados. Nos gustan las personas, no los Robots.

Puede que ciertos automatismos como los mensajes de bienvenida o de agradecimiento por seguirnos (en Twitter) nos permitan ganar en “agilidad”, pero a nadie le gusta que le diga “hola” o le de las “gracias” una máquina. Hacerlo manual, individual y personalmente lleva más tiempo, desde luego, pero no cree que alguien que se ha tomado la molestia de llegar a su contenido, incluso a seguirlo o agregarlo a su RSS, se merece de sobras ese tiempo?

No lleve a cabo bajo ningún concepto ninguna acción, dinamización o relación que pueda ser considerada como spam.

Hay redes sociales (como Facebook, Dopplr, Xing…) donde se pueden agregar contactos de otras redes, incluso permite subir contactos de su libreta de direcciones… recuerde que su libreta de direcciones no es la BB.DD. de clientes, ni de contactos, ni de prospects de su empresa, ni una lista sacada de su aplicación de CRM. Da igual cuan numerosa sea la “comunidad” de la que forma o quiere formar parte. Es igual cuan numeroso le gustaría que fuese su club de fans. Si quiere conquistar interés y confianza acostúmbrese a contar a las personas de la única manera razonable: una a una.

No falsee personalidades y no responda de modo engañoso a ninguna pregunta, interacción o reacción de cualquier persona.

Sea quien dice ser, no oculte su personalidad, no enmascare su Marca, no pretenda que sus objetivos sean subliminales. No tome por estúpidos a quienes pueda interesar lo que tiene que contarles. Mentir es una mala práctica en cualquier entorno, y las consecuencias de mentir son igualmente nefastas en cualquier entorno.

El hecho de que en Internet sea sencillo decir una cosa por otra y camuflar su verdadera identidad bajo pseudónimos, avatares, nicks o alias no invalida el hecho de que es una mala práctica. Que sea fácil no lo transforma en bueno.

No somos tontos. Usted no es tonto, no se engañe pensando que los demás sí lo son. Todos sabemos a qué jugamos, podemos aceptar contenidos comerciales interesantes, podemos atender a propuestas comerciales relevantes, sabemos separar el grano de la paja.

No hace falta que su Marca sea una inmensa bandera, pero si es una Marca la que está detrás de un perfil, de un grupo, de un blog, de una canal, de una herramienta o de una plataforma, no lo oculte, no lo camufle como si fuese un espía infiltrado o un charlatán de feria disfrazado de persona respetable.

Ya sabe, también en la Red “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”.

Diga siempre quien es, de la manera más adecuada. Diga si respalda, o esposoriza, o promueve, o se adhiere, o patrocina, o si sencillamente simpatiza con el contenido que quiere promover.

La sinceridad, la transparencia, la honestidad se valoran, o acaso no las valora usted? Se jugaría su Reputación Corporativa, su Reputación Social, con todo lo que ha invertida en ella, con todo lo que ha invertido en crear y consolidar su imagen de Marca?

No Robots, no Spam, no Lies.

A partir de ahí, estrategia, planificación, creatividad, constancia y compromiso siempre. Construya su Social Media Plan a partir de una base sólida, o bien asegúrese de que quien colabore con usted en este terreno lo haga.