El año del caballo y The Social Media Company

Este mes de febrero, dos proyectos por los que estábamos compitiendo se han quedado en el camino. La principal razón esgrimida ha sido que nuestras propuestas eran poco convencionales. Tras lamernos las heridas, abrir las ventanas y pasar la hoja del calendario, empezamos marzo haciendo autocrítica: ¿tenemos que dejar de ser poco convencionales?

El sábado pintamos un conejo blanco en la pared de la entrada de la agencia. Era una de las criaturas que teníamos previstas y que faltaba incorporar a los cuadros del Sombrerero Loco, las piezas de ajedrez, los naipes guardianes de las rosas rojas de la Reina de Corazones, los cromos de picar de “Al otro lado del espejo”, la colección de libros de lógica y fotografía de Lewis Carroll, los sellos para estampar de Alicia en el País de las Maravillas o el peluche del gato de Cheshire que forman la identidad de la madriguera desde la que los 365 días, y noches, damos vida a las marcas en las Redes Sociales. “It’s always tea time in Wonderland”; si aún no has venido a tomar el té y te apetece, estás invitado.

Después de esto, ser convencional supongo que no es lo que se espera de nosotros, o sí.

Lewis&Carroll_2014[1]El 31 de Enero empezó un nuevo año chino del Caballo, que dicen que son movidos, rápidos y cambiantes. Por los primeros 28 días, doy fe de ello. También dicen que hay 4 formas de enfrentarse al año del Caballo:

Sigue leyendo

Muchos datos y pocas nueces

Este post también podría titularse “La no explotación de las Bases de Datos“.

Muchas veces tengo la sensación de que nos hemos vuelto todos un poco locos (solo un poco). Tengo la impresión de que muchas veces nos dedicamos a acumular datos y datos, que creemos que necesitamos saber todos los datos sobre nuestros clientes… y luego no sabemos qué hacer con ellos. ¿Cuántas veces habremos oído y leído eso de: “no, si yo tengo una base de datos de tantas mil personas” – hasta ahí bien – “pero ahora no sé qué hacer con ellos” – ¡pues vaya!-?

La no explotación de las BB.DD.Y es que entre tener una base de datos sin explotar o no tenerla, pues sinceramente no sé qué prefiero; por lo menos, en el segundo caso, no necesito de espacio para almacenarla. Para mí, y disculpad el símil, tener una base de datos sin explotar es como tener el teléfono de ese “vecino guapo del piso de abajo” al que nunca vas a llegar a llamar: está bien tenerlo en la agenda, pero de poco más nos va a servir si no tenemos intención de hacer prosperar el contacto e invitarle a tomar algo algún día.

Os animo, pues, a llamar al vecino e invitarle a cenar, o lo que es lo mismo, a explotar esos contactos que tenéis almacenados sin sacarles beneficio ninguno. Sigue leyendo

El Return On Interaction en Social Media

Expectativas 2013 se caracteriza por la consolidación de las redes sociales como vía para llegar al público objetivo. Ya no se trata de una opción, sino de un must dentro de la estrategia de comunicación de toda empresa. Sin embargo, esta consolidación convive con comentarios como “¿qué resultados se pueden esperar de estar ahí?” O en el peor de los casos, “no vale la pena estar porque no se les saca realmente partido”.

Tan sólo en un 13% de las empresas se han cumplido por completo las perspectivas esperadas por el social media, y un 64% las han cumplido en parte.
¿Demoledor? Quizás menos de lo que pueda parecer, si seguimos leyendo el informe: Tan sólo un 19% de los encuestados notó una gran interacción con sus notas de prensa. ¿notas de prensa?

Y es que estamos usando métodos clásicos en un medio con reglas que en muchos casos aún no están detectadas y, en más aún, no entendidas.
Los social media no son un pozo sin fondo, sino que también se obtienen beneficios de la actividad que realizamos.
Los likes, RT’s y seguidores no son suficientes para medir el éxito de una estrategia efectiva.

Pero si lo único que pretendes es vender, te has equivocado de medio.

Sigue leyendo

Big Data. La nueva dimensión de los datos.

Datos, datos y más datos. Esto es lo que generamos las personasen un día cualquiera. Porque desde el momento que nos levantamos hasta que nos acostamos nos pasamos el día haciendo transacciones: que si pago lo que he comprado en el súper, que si me conecto a comprobar el email, que si cojo el bus y pago con la tarjeta…

60 seconds - Big Data

Pero no solo las personas generamos datos, también las máquinas: medidores de temperatura, radares, cámaras de vigilancia… ¿Y todo esto para qué? Pues bien, bien, la mayoría aún no lo sabemos… por ahora, para acumularlos.

¿Qué pasaría si a este montón de datos que ya tenemos disponibles les sacáramos partido? ¿Sería útil? ¿Podría servir para la toma de decisiones en empresas, para los negocios? En mi opinión la respuesta es SÍ (un sí bien grande, por eso lo pongo en mayúsculas). Y esta es la idea que se recoge bajo el concepto que ahora se denomina “Big Data”: millones de bites de información que se generan a diario en el mundo y que, bien gestionados, nos aportarían gran información para la toma de decisiones y de optimización de recursos.
Sigue leyendo