La Red está en buenas manos… las vuestras.

Las redes sociales nunca serán patrimonio de las Marcas ni estarán en manos de las Marcas, lo cual es una estupenda perspectiva para todos los usuarios y es una perspectiva particularmente buena para las Marcas (entiéndase el término en sentido amplio: empresas, instituciones, organizaciones, gremios, colectivos, asociaciones…).

Las Webs tienen dueño, las redes sociales no. Las redes sociales han sido y serán patrimonio de las personas.

En última instancia, si la presencia de las Marcas satura las redes sociales, las personas terminarán por abandonarlas… y surgirán otras nuevas. La Sociedad en red no tiene vuelta de hoja.

En cada nuevo territorio, cada nuevo espacio en el que las personas se relacionan, las Marcas desean tener presencia. Así ha sido y así seguirá siendo, es lógico y es natural. Es el funcionamiento de eso que llamamos “Mercado”. El problema es que, por regla general, la estrategia de las Marcas para tener presencia en esos espacios está más cercana de la colonización que de la colaboración.

Las Marcas ansían relevancia y para obtenerla han desarrollado unas líneas de actuación que van desde la publicidad tradicional, pasando por la esponsorozación de actividades y eventos, hasta su inserción (product placement), más o menos sutil, en los  contenidos que a las personas nos gusta consumir, sean películas, series de televisión, o incluso obras literarias.

La fiebre colonizadora de las Marcas se ha topado, finalmente, con las redes sociales. Un entorno en el cual ninguna de las estrategias que han venido desarrollando hasta ahora da buenos resultados. Es más, se trata de un entorno donde ese tipo de estrategias está más cerca del rechazo que de la indiferencia.

La presencia y participación en redes sociales requiere un conocimiento profundo de las redes sociales, de los hábitos de uso, de los comportamientos relacionales, de la creación, gestión y administración de contenidos y comunidades. Requiere una estrategia clara, unos objetivos definidos y entender la conversación como servicio.

Y en todo este “nuevo mundo”, en este nuevo paradigma donde lo único inalterable es el cambio constante, donde los individuos son más significativos que las organizaciones, lo que une a las organizaciones con las redes sociales es, en muchos casos, el criterio, el buen hacer, el conocimiento, el compromiso, el estímulo y la auto exigencia de “una sola persona”: el Community Manager.

Como he expresado en múltiples ocasiones, no creo en la denominación de Community Manager, es una pobre etiqueta que le hemos impuesto, cual condena, a los profesionales cuya misión es tejer y gestionar la presencia de las organizaciones en las Redes. Coincido plenamente con Julio Pérez-Tomé (@JulioPTR) y con su excelente post “adiós Community Manager, bienvenido Community Team”. Comulgo más con el Community Management como área estratégica que con el Community Manager como figura táctica.

Pero, a día de hoy, la realidad es la que es y hay muchas organizaciones (pequeñas, medianas, grandes y muy grandes…) que siguen teniendo su presencia en redes sociales colgada de la espalda de una sola persona. Un auténtico llanero solitario que debe librar más batallas dentro que fuera. Es alguien que dedica más energía, esfuerzos y desvelos a convencer, controlar y gestionar las presiones internas que a gestionar, dinamizar y estimular la conversación externa.

Por resumirlo de manera un tanto extrema (o quizás no tanto…), es alguien cuyo mayor quebradero de cabeza es un jefe alejado el mundo “2.0” que piensa que para este trabajo del Facebook (término que resume, para muchos, el universo de las redes sociales) sería suficiente con que viniese unas horas su sobrino, que se pasa el día enganchado a la red y domina cual experto…

En esto del Social Media, siempre hay un sobrino que lo haría mejor y más barato. Igual que en esto de las Webs, siempre hay un cuñado que lo haría mejor y más barato… La familia tiene siempre mucho peso es las cosas que alegremente se ignoran… la misma familia de la que uno se acuerda cuando las cosas van mal…

Y, por suerte, además de sobrinos, cuñados (con todo mi respeto para todos los sobrinos y cuñados que en el mundo son y han sido…), responsables que opinan sobre lo que no saben, jefes que exigen pero no aportan, consejeros delegados que ni aconsejan ni delegan… Además, y sobre todo, hay un enorme grupo de personas con sentido común que, bajo la etiqueta de Community Manager (u otras variopintas, como, por ejemplo, “el chico de las redes” o “la becaria del Facebook”…) hacen que muchas empresas, Marcas, organizaciones e instituciones, tengan una presencia decente y una participación coherente en el entorno Social Media, incluso a pesar de sí mismas.

Hay un parte importante del trabajo de los Community Managers que es preservar a las Marcas de sus propios demonios, de sus egos, de sus megalomanías, de sus delirios de colonización. La otra parte es hacer las Marcas humanas, personales, cercanas.

Por eso este post va dedicado a todos los Community Managers. A los famosos, a los que hablan en los foros y trabajan para Marcas de postín, a los desconocidos, a los que combinan la gestión de la presencia en las redes con otras ocupaciones que en sus organizaciones tienen a bien encomendarles, a los que consiguen ganarse bien la vida, a los pluriempleados, a los que están en nómina, a los freelance, a los que dedican esfuerzos a formarse, a los que buscan siempre algo más que aportar a sus organizaciones o a sus proyectos, a los que comparten conocimiento y preocupaciones con los colegas…

Este post también va dedicado a las Marcas que apuestan por la profesionalidad y el buen hacer en las redes, por formar a sus equipos, por creer de verdad que los usuarios son el centro, por aportar valor y esfuerzo sin caer en el cortoplacismo, por entender que hay que dar antes que recibir. Por hacer el esfuerzo de ser participativas, dialogantes y respetuosas. Por no obsesionarse con ser grandes y esforzarse por ser útiles.

Pero permítanme que, en primer lugar, dedique este post a unas cuantas mujeres y hombres que empujan hacia arriba este oficio. Este post va dedicado a mis alumnas y alumnos de la Online Business School (OBS). Este post es para todos los que os habéis encontrado con la circunstancia de ser mis alumnos, a todos los que he tenido el honor de ser vuestro profesor.

En este blog escribimos por diferentes razones: para compartir, reflexionar, analizar y entender, para cuestionar y aportar. Escribimos porque escribir es conversar y la conversación es la base de la Comunicación y es la base de los negocios, hoy más que nunca. Y también escribimos para agradecer. Así que, Damas y Caballeros, queridos alumnos de los PCM, PMO y MMOCE, colegas twitteros de #pcm1011, #cmobs, #pmo2011, #obs1105, #pcm1109 … Gracias por estar ahí. Gracias por el esfuerzo, la profesionalidad, la entrega, el interés y la sensibilidad. Seguimos en la brecha.

Gracias a todos vosotros porque sois la representación de los profesionales que hacen de la Red un lugar “mejor en el que vivir”. Gracias a todas aquellas Marcas que deciden confiar en los buenos profesionales para construir su reputación online y fortalecer su negocio en el entorno digital.

Ah!, y a todas aquellas marcas, empresas e instituciones que deciden que de la estrategia y la gestión de su presencia en el entorno Social Media puede encargarse un “sobrino“, les deseo mucha suerte. La van a necesitar.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez

Me colé en una fiesta 2.0… el Engagement que todos perseguimos, es posible?

El Engagement, piedra angular de toda estrategia de Social Media, se puede resumir en una frase muy sencilla, en un sentimiento absolutamente universal: lo que todos queremos es que nos quieran.

engagement-de-cine

Pero, es amor sublime lo que perseguimos, o es amor interesado, es decir, no vamos persiguiendo el amor, lo que en realidad pretendemos es una transacción. Si hablamos del mundo de los negocios, el objetivo es vender. Porque vendiendo es como obtendremos un R.O.I.

Aunque en realidad vender no lo es todo. Mejor dicho, no se trata de vender, se trata de que nos compren, y para eso hace falta plantearse el proceso comercial como una relación que no sea cortoplacista y en la que el intercambio de valor haga que ambas partes (o múltiples partes) se embarquen en una aventura compartida a la que vamos a llamar “conversación”.

Si la conversación es interesante será duradera, los conversantes se quedarán en la tertulia y entonces la interacción puntual se convierte en una conversación duradera en la que “tendremos ganas de seguir participando”, es decir, Engagement. El engagement es el camino haci el R.O.I… o quizá es precisamente el engagement el auténtico R.O.I? Dejamos planteada tan sugerente cuestión para futuras conversaciones.

Las empresas quieren vender, las Marcas quieren vender, todos queremos vender, pero, en el entorno eminentemente social y participativo en que el mundo y la Red se han transformado, vender no es una transacción, vender es una conversación. Y en la conversación, como en la educación y la formación, el engament es la clave, como muy bien retrata Marcello Rinaldi (@marcellorinaldi) en su post ¿Did you know 4.0?

De hecho, para todas aquellas marcas, empresas, instituciones, organizaciones y organismos que están pensando en “entrar en la conversación”, o ya lo están haciendo, o quisieran hacerlo pero no saben cómo, o han incorporado un Community Manager sin saber qué tareas asignarle, o han tenido alguna participación y les ha defraudado, o les ha descolocado y han preferido salir y esperar a que esto del Social Media esté un poquito más maduro (algo que, la verdad, no tengo ni idea de lo que significa…), o creen que Facebook se come a los niños, o que en Twitter todos los followers son falsos… para todos, una recomendación: sin miedo.

Las cosas hay que tocarlas, probarlas, experimentarlas, jugar para aprender… learning by doing. Mente abierta, ánimo constructivo, curiosidad insaciable y, lo más importante, sentido común (acompañado de sentido del humor, que siempre se agradece). Exactamente la combinación de ingredientes que traemos de serie en nuestro genes y que, cuando éramos niños, nos hacía disfrutar poniéndonos perdidos con las tizas de colores, las pinturas, el barro y los charcos… No hay más secreto.

Ahora bien, una cosa es importante no perder de vista: el mundo 2.0 es como una gran fiesta que ya está montada y a la que nos unimos para participar y divertirnos. Pero es la fiesta de las personas, no de las marcas. Las personas estábamos primero, las marcas llegaron después. Y cuando uno llega a una fiesta a la que ha sido invitado, o entra en una fiesta en la que, sin haber sido invitado, la permiten la entrada, no debe olvidar que es el recién llegado el que tiene el deber de la cortesía, la integración, la prudencia y la buena educación.

El engagement a ritmo de Mecano.

Para ilustrarlo de una manera lúdica, pero muy práctica, permítanme remitirme a los clásicos, en este caso a Mecano. Una canción de Mecano de principios de los 80 ilustra muy bien un puñado de buenas y malas prácticas que deberíamos tener en cuenta al presentarnos en esta “fiesta 2.0”. Sobre la letra de la canción me colé en una fiesta haré algunos comentarios:

No me invitó, pero yo fui
tras la esquina espero el momento
en que no me miren y meterme dentro
Era mi oportunidad
unos entran, otros van saliendo
y entre el barullo yo me cuelo dentro

Si no nos han invitado, no importa, la entrada es libre. Pero colarse queda mal, no causa buena impresión, y aunque pensemos que pasamos desapercibidos y nadie se da cuenta, es falso. Siempre hay alguien que se dará cuenta. Por eso es mucho mejor entrar tranquilamente, saludar y comportarse con normalidad.

Allí me colé y en tu fiesta me planté
Coca-cola para todos y algo de comer
mucha niña mona pero ninguna sola
luces de colores, lo pasaré bien

Yo me preguntaba ¿Quién me la puede presentar?
yo me preguntaba ¿Qué es lo que le voy a contar?

Es cierto, la fiesta no es nuestra, es de alguien que la ha organizado (en realidad entre muchos la han, la hemos organizado) y entramos para participar en ella. Coca-cola, igual que otras grandes marcas, están presentes, y también marcas desconocidas, personas con nombre y foto, personas con avatar y pseudónimo, personajes del más variado tipo y condición, con diferentes pretensiones y diferentes conversaciones. Todo en la misma fiesta, todo en la misma conversación, pero todo con un orden sutil y equilibrado dentro del caos aparente.

Todo el mundo está hablando ya con alguien, nadie está solo esperándonos con anhelo, no hay potenciales clientes ansiosos de que lleguemos para abrazar nuestras ofertas, productos o servicios. No somos imprescindibles, pero podemos ser interesantes. Como todo el mundo en la fiesta tiene ya algo de qué hablar, se nos abre la fantástica oportunidad de mil conversaciones en las que participar…

Participar, ¿hablando de qué? Muy sencillo, es más fácil saber de qué hablar si primero nos dedicamos un tiempo a escuchar. A partir de ahí podemos aportar a las conversaciones que ya existen, y también introducir nuestro tema de conversación si primero nos hemos integrado. Una buena recomendación es empezar diciendo buenos días, y, cuando nos retiremos, “buenas tardes o buenas noches.

La vi pasar y me escondí
con su traje transparente
iba provocando a la gente
Ella me vio y se acercó
el flechazo fue instantáneo
y cayó entre mis brazos

Un aviso importante, si esto sucede es que algo estamos haciendo mal. Los flechazos en la fiesta 2.0 no existen. Los contactos, las relaciones, las conversaciones, los lectores, los followers, o los fans, se consiguen con tiempo, con dedicación y de uno en uno.

No se esconda, no se haga pasar por quien no es para que “la del traje transparente” caiga en sus brazos. Mentir no está bien, ni el Red ni fuera de ella. En las Redes Sociales, igual que en cualquier ámbito relacional de nuestra vida, no por mucho aparentar seremos más deseables. Hay unos principios básicos, al igual que las famosas 3 Leyes de la Robótica de Asimov, que deben ser respetados, las 3 Leyes de las Redes Sociales podríamos llamarlas (en un post anterior redacté estas tres leyes).

Y si, recién entrado en este fiesta 2.0, “la del traje transparente” se echa rendida en sus brazos, desconfíe, con toda probabilidad es alguien, o algo, que no le interesa…

Allí me colé y en tu fiesta me planté
Coca-cola para todos y algo de comer
mucha niña mona pero ninguna sola
luces de colores, lo pasaré bien

Yo me preguntaba ¿Quién me la puede presentar?
yo me preguntaba ¿Qué es lo que le voy a contar?

No lo olvide, sin miedo. Escuchar, participar, aprender, conversar… y disfrutar. Al fin y al cabo, Marcas, Empresas, Damas y Caballeros, esto es una fiesta.

Y, a modo de fin de fiesta, dejo este vídeo para los nostálgicos.

Se busca Community Manager…

Hace tiempo que quería escribir un post sobre la profesión / tarea / cargo / figura del Community Manager; figura que, en los últimos meses es tema de conversación en el entorno 2.0 porque, muy probablemente, l@s Community Managers están llamad@s a ser figuras-clave en la relación de las corporaciones, sean del tipo que sean, con el proceloso mundo de los Social Media.

Sin embargo, ha sido un anuncio publicado hoy domingo 11 de octubre de 2009 en la sección de ofertas de empleo de El País, el que me ha dado el impulso definitivo. Pueden ver el anuncio reproducido en este post y pueden acceder a la oferta concreta de empleo (gestionada por la empresa RAY Human Capital) a través de este link. (el link dejó de ser operativo al “caducar” la oferta publicada, en estos momentos el link conduce a la Home de RAY Human Capital).

Que la figura y responsabilidades de un Community Manager están en “proceso de definición” es evidente y resulta natural, dado lo novedoso del entorno en el que debe desempeñar su trabajo. Pero también me parecería natural que, a estas alturas, tanto las empresas que buscan esa figura, como los head hunters que se encargan de los procesos de reclutamiento y selección tuviesen un poco más de “cultura y filosofía 2.0” que la que se desprende de la oferta que nos ocupa.

Se busca Community Manager

Permítanme diseccionar la oferta y comentarla por partes (los destacados en negrita son extractos textuales de la oferta):

1  ) Empresa: Importante Portal On-line de Comercio Electrónico. Diría que “portal on-line” es una redundancia innecesaria, pero no tiene mayor trascendencia… Y lo de “importante”, no deja de ser ese ego corporativo que muchas empresas tienen, que es algo absolutamente subjetivo porque la importancia no te la das tú, te la dan los demás, y que, por otra parte, es una manera de dejar clarito, ya de entrada, que “yo soy muy importante, qué suerte vas a tener si finalmente eres la elegida o elegido para trabajar aquí” ¿De verdad aporta algo lo de definirse como “importante”?

2) El Comunity Manager tendrá dependencia  del Director de Comunicación y con un equipo a su cargo, nada que objetar a eso, (es posible que en un futuro no demasiado lejano haya empresas en las que el Responsable de Comunicación dependerá del Comunity Manager, pero aún falta tiempo).

3) El Community Manager será responsable de la implementación, desarrollo y supervisión de la estrategia de comunicación de la compañía para el canal de comunicaciones digitales, pero no está contemplado que la diseñe, ni siquiera que colabore en su diseño, es decir, se busca una persona para hacerse cargo de una tarea totalmente nueva, pero cuya estrategia le vendrá dada… ¿Por quién? Probablemente la respuesta sea que por el Director de Comunicación. Con lo cual, llegamos a la primera conclusión interesante: un Community Manager es un “ejecutor”, alguien que pone en marcha y supervisa algo que “le viene de arriba”. No parece, pues, que se contemple la figura como estratégica, sino como una posición táctica. Puede que, como esto de la web 2.0 no sabemos si será duradero o efímero, pues mejor jugar con la indefinición, por si acaso…

4 ) El canal de comunicaciones digitales del que el Community Manager deberá hacerse cargo incluye entre otros: blogs corporativos, foros, chats, web 2.0, redes sociales, etc. Interpreto tan peculiar enumeración como un “pues ya sabes, un poquito de esto, un poquito de lo otro, y esas cosas del 2.0 social y de las redes”. Segunda conclusión interesante: efectivamente un Community Manager es una posición absolutamente táctica, cuyo ámbito de responsabilidad es etéreo, puesto que se ocupará de cosas variopintas “etc.” Particularmente me parece que un “etc.” en la descripción de las responsabilidades y tareas de cualquier profesional, primero es una falta de respeto al profesional, y segundo es una manera de decir que uno va a servir para un roto y un descosido y, como tal, no debe esperar ni excesivo reconocimiento, ni una definición de objetivos concreta ni, por tanto, tampoco incentivos vinculados a objetivos porque ya vemos que objetivos no hay… perdón, sí que hay, son “etc.”.

5 ) El entorno de actuación de un Community Manager comprende lo hasta ahora especificado y del mismo modo dirigirá las acciones comunicativas dirigidas a través del canal tradicional tales como eventos ad hoc y ferias especializadas. Estupefacción… el Community Manager se encarga también de los eventos y las ferias, especializadas, eso sí, ¿le tocará también encargarse del aprovisionamiento logístico del armario de material de oficina? No hay más preguntas…

6 ) Perfil: Preferentemente Licenciado en Periodismo con alto nivel de Inglés. Nada que objetar a esto tampoco… Aunque, visto el enfoque general de la oferta, no sé si lo de la licenciatura en periodismo es porque la figura del Community Manager se equipara a la de un gabinete de prensa, o es porque se supone que los licenciados en periodismo tienen mejor mano a la hora de escribir (no hay cinismo alguno en esta observación, quien esto escribe es Licenciado en Periodismo).

7a ) El resto de la oferta es impagable, se exige a los candidatos: al menos 2 años de experiencia como Social Media Community Manager y amplio conocimiento del mundo on-line. Supongo que un Social Media Comunity Manager debe ser algo diferente a un Community Manager, no? Y también supongo que ser Community Manager es mejor y de más elevado rango que ser Social Media Community Manager… porque, de no ser así, no tendría sentido que para atraer talento hacia un puesto de trabajo estuviésemos bajando de categoría, lo lógico es que se ofrezca algo que al candidato le permita prosperar y que signifique un paso hacia arriba en responsabilidad y status… También es verdad que si yo entendiese las diferencias entre un Community Manager y un Social Media Community Manager podría opinar con mayor conocimiento de causa. Ah, una pregunta, fruto de la ignorancia y el desconocimiento, ¿alguien había oído hablar, hace dos años en España, de Social Media Community Manager?, ¿o de Community Manager?, ¿o de Social Media?

7b ) También es menester que quien opte a la posición tenga conocimiento de la tecnología de la Web 2.0., HTML, Flash, así como de productos de marketing social, SMO, RRPP Digital, Search Engine Marketing. Me remito al punto 4, por lo de un poquito de esto, un poquito de lo otro, y un poquito de lo de más allá. Por si no había quedado claro que la afortunada o afortunado de entrar a trabajar en esta empresa “tan importante” tiene que haberse leído el Libro gordo de Petete 2.0, he aquí que profundizamos en la cuestión. Me parece una lista de conocimientos algo parca, echo de menos un “etc.”.

7c ) Buscamos un profesional con habilidad para el análisis de datos, orientación al cliente y muy buena comunicación verbal y escrita. Hasta ahora no había vislumbrado que la candidata o candidato debe tener, además, perfil de analista y que le va a tocar, también, atención al cliente y, quién sabe, puede que, de vez en cuando, karaoke…

y 8 ) Oferta: Incorporación a una compañía muy dinámica, con una plantilla joven en un ambiente de trabajo excelente y con posibilidades de promoción. Con respecto a esta última parte, no tengo ningún comentario, tan solo pienso que encajaría mejor con el enfoque global de la oferta si el párrafo figurase entre interrogantes ¿..?. Y, volviendo un momento al punto 2, recordemos que el elegido tendrá equipo a su cargo, que se supone que está formado por personas que ya trabajan en el “importante Portal” y que, de una u otra manera, ya desarrollan labores en el ámbito de la web 2.0 “etc.”, con lo cual el Community Manager será responsable de enfocarles y dirigirles hacia los objetivos marcados en la estrategia que le vendrá dada por…

Invito a los responsables del Importante Portal y de la empresa de head hunting a leer la entrevista que Marc Cortés realizó a Patricia Rios, Community Manager de la Comunidad Happing de Coca-Cola, publicada en su blog Interactividad.org el 24 de febrero de este año.

Y, para terminar, quiero explicar (que no justificar) que escribo este post por 2 motivos:

  • porque en los tiempos que corren cualquier oferta de trabajo debe tener la máxima difusión. Si se trata de una oferta que puede ser interesante en un campo novedoso, todavía más. Así que me permito difundir también esta oferta en el ámbito de la web 2.0 (LinkedIn, Facebook, Twitter y algunas Comunidades y Grupos de los que formo parte)… que es el ámbito natural donde una oferta como esta debería publicarse y difundirse, y donde seguramente ya se ha difundido y publicado… aunque yo no la haya visto…
  • porque la figura del Community Manager es de momento incipiente, pero muy relevante. Y más que lo será. Considero que es estratégica. Y más que lo será. Hay muchos profesionales (aunque no tengan 2 años de experiencia en una posición que hace 2 años no existía) que pueden hacer este trabajo con solvencia, que pueden aportar mucho a las empresas en su participación en el entorno Social Media, y que, aunque el anuncio objeto de este post me parezca “desafortunado”, pueden optar a esta posición y hacer un trabajo importante y de un extraordinario valor.

Podría hacer muchos más comentarios, de variado tipo, pero prefiero que, si ustedes lectores lo consideran oportuno, sean ustedes quienes los hagan.