Sigue al Conejo Blanco en lewisandcarroll.com

En Lewis & Carroll llevamos más de 7 años contemplando, analizando y comentando el entorno Social Media para los Negocios en nuestro Blog.

Y seguimos haciéndolo, pero a partir de ahora nuestras publicaciones estarán en nuestra Web: http://lewisandcarroll.com/los-contenidos-de-lewis-and-carroll/

el nuevo Blog de Lewis &  Carroll

Hace ya unos meses que nuestra actividad se centra en lewisandcarroll.com. Muchos de vosotros ya lo sabéis y ya nos seguís en nuestra nueva morada digital.

Para todos los que todavía no conocéis nuestra, vuestra, nueva casa, esta es una invitación incondicional para que vengáis y nos sigáis allí. Sigue leyendo

Contenidos que alimentan la Red

El fenómeno de la cocina en Internet no es nuevo, pero no por eso deja de ser un fenómeno.

La cocina en la Red es un fenómeno por el impacto que tiene, creciente en la cantidad y calidad de las pubicaciones relacionadas, y, sobre todo, por el impacto también creciente en las dinámicas sociales, en la cesta de la compra y, por consecuencia, en las cuentas de resultados de las empresas de alimentación y en todos los sectores relacionados con la Comida, la Cocina, la Restauración y el Lifestyle.

Por eso es un fenómeno, y no parece que la perspectiva a corto y medio plazo sea que deje de serlo, más bien al contrario.

Cualquier momento es apropiado para hablar de cocina y alimentación, y lo es particularmente ahora, puesto que estos días se está celebrando en Barcelona una de las Ferias interancionales del sector de la alimentación más importantes del mundo: Alimentaria 2014.

Lewis & Carroll - Content Marketing

Para quienes llevamos ya unos cuantos años trabajando en el sector de la Alimentación es un hecho indiscutible que los contenidos relacionados con la cocina conforman una temática que, como muy pocas, crecen en cantidad, calidad e influencia. Y también es un hecho que el sector de la Alimentación tiene mucho que ver en el desarrollo de eso a lo que llamamos “Content Marketing”.

El Marketing de contenidos y el sector del Food & Beverage avanzan juntos y están impulsando, fortaleciendo e innovando en la relación entre Marcas, Consumidores e Influencers.

Nuestro trabajo para Marcas de referencia como Nestlé Postres, La Lechera o Nescafé Dolce Gusto nos demuestra día a día que la cadena de valor se redefine y se enriquece, igual que el rol que cada uno de los actores desempeña, y desempeñará, en la Gran Conversación.

La cocina en cifras.

A través de nuestra unidad de NetIntellingence, en Lewis & Carroll observamos y analizamos constantemente cómo evolucionan en la Red tendencias, temáticas, contenidos y relaciones. En lo que a las cosas de comer se refiere, estos son algunos datos interesantes: Sigue leyendo

La Red está en buenas manos… las vuestras.

Las redes sociales nunca serán patrimonio de las Marcas ni estarán en manos de las Marcas, lo cual es una estupenda perspectiva para todos los usuarios y es una perspectiva particularmente buena para las Marcas (entiéndase el término en sentido amplio: empresas, instituciones, organizaciones, gremios, colectivos, asociaciones…).

Las Webs tienen dueño, las redes sociales no. Las redes sociales han sido y serán patrimonio de las personas.

En última instancia, si la presencia de las Marcas satura las redes sociales, las personas terminarán por abandonarlas… y surgirán otras nuevas. La Sociedad en red no tiene vuelta de hoja.

En cada nuevo territorio, cada nuevo espacio en el que las personas se relacionan, las Marcas desean tener presencia. Así ha sido y así seguirá siendo, es lógico y es natural. Es el funcionamiento de eso que llamamos “Mercado”. El problema es que, por regla general, la estrategia de las Marcas para tener presencia en esos espacios está más cercana de la colonización que de la colaboración.

Las Marcas ansían relevancia y para obtenerla han desarrollado unas líneas de actuación que van desde la publicidad tradicional, pasando por la esponsorozación de actividades y eventos, hasta su inserción (product placement), más o menos sutil, en los  contenidos que a las personas nos gusta consumir, sean películas, series de televisión, o incluso obras literarias.

La fiebre colonizadora de las Marcas se ha topado, finalmente, con las redes sociales. Un entorno en el cual ninguna de las estrategias que han venido desarrollando hasta ahora da buenos resultados. Es más, se trata de un entorno donde ese tipo de estrategias está más cerca del rechazo que de la indiferencia.

La presencia y participación en redes sociales requiere un conocimiento profundo de las redes sociales, de los hábitos de uso, de los comportamientos relacionales, de la creación, gestión y administración de contenidos y comunidades. Requiere una estrategia clara, unos objetivos definidos y entender la conversación como servicio.

Y en todo este “nuevo mundo”, en este nuevo paradigma donde lo único inalterable es el cambio constante, donde los individuos son más significativos que las organizaciones, lo que une a las organizaciones con las redes sociales es, en muchos casos, el criterio, el buen hacer, el conocimiento, el compromiso, el estímulo y la auto exigencia de “una sola persona”: el Community Manager.

Como he expresado en múltiples ocasiones, no creo en la denominación de Community Manager, es una pobre etiqueta que le hemos impuesto, cual condena, a los profesionales cuya misión es tejer y gestionar la presencia de las organizaciones en las Redes. Coincido plenamente con Julio Pérez-Tomé (@JulioPTR) y con su excelente post “adiós Community Manager, bienvenido Community Team”. Comulgo más con el Community Management como área estratégica que con el Community Manager como figura táctica.

Pero, a día de hoy, la realidad es la que es y hay muchas organizaciones (pequeñas, medianas, grandes y muy grandes…) que siguen teniendo su presencia en redes sociales colgada de la espalda de una sola persona. Un auténtico llanero solitario que debe librar más batallas dentro que fuera. Es alguien que dedica más energía, esfuerzos y desvelos a convencer, controlar y gestionar las presiones internas que a gestionar, dinamizar y estimular la conversación externa.

Por resumirlo de manera un tanto extrema (o quizás no tanto…), es alguien cuyo mayor quebradero de cabeza es un jefe alejado el mundo “2.0” que piensa que para este trabajo del Facebook (término que resume, para muchos, el universo de las redes sociales) sería suficiente con que viniese unas horas su sobrino, que se pasa el día enganchado a la red y domina cual experto…

En esto del Social Media, siempre hay un sobrino que lo haría mejor y más barato. Igual que en esto de las Webs, siempre hay un cuñado que lo haría mejor y más barato… La familia tiene siempre mucho peso es las cosas que alegremente se ignoran… la misma familia de la que uno se acuerda cuando las cosas van mal…

Y, por suerte, además de sobrinos, cuñados (con todo mi respeto para todos los sobrinos y cuñados que en el mundo son y han sido…), responsables que opinan sobre lo que no saben, jefes que exigen pero no aportan, consejeros delegados que ni aconsejan ni delegan… Además, y sobre todo, hay un enorme grupo de personas con sentido común que, bajo la etiqueta de Community Manager (u otras variopintas, como, por ejemplo, “el chico de las redes” o “la becaria del Facebook”…) hacen que muchas empresas, Marcas, organizaciones e instituciones, tengan una presencia decente y una participación coherente en el entorno Social Media, incluso a pesar de sí mismas.

Hay un parte importante del trabajo de los Community Managers que es preservar a las Marcas de sus propios demonios, de sus egos, de sus megalomanías, de sus delirios de colonización. La otra parte es hacer las Marcas humanas, personales, cercanas.

Por eso este post va dedicado a todos los Community Managers. A los famosos, a los que hablan en los foros y trabajan para Marcas de postín, a los desconocidos, a los que combinan la gestión de la presencia en las redes con otras ocupaciones que en sus organizaciones tienen a bien encomendarles, a los que consiguen ganarse bien la vida, a los pluriempleados, a los que están en nómina, a los freelance, a los que dedican esfuerzos a formarse, a los que buscan siempre algo más que aportar a sus organizaciones o a sus proyectos, a los que comparten conocimiento y preocupaciones con los colegas…

Este post también va dedicado a las Marcas que apuestan por la profesionalidad y el buen hacer en las redes, por formar a sus equipos, por creer de verdad que los usuarios son el centro, por aportar valor y esfuerzo sin caer en el cortoplacismo, por entender que hay que dar antes que recibir. Por hacer el esfuerzo de ser participativas, dialogantes y respetuosas. Por no obsesionarse con ser grandes y esforzarse por ser útiles.

Pero permítanme que, en primer lugar, dedique este post a unas cuantas mujeres y hombres que empujan hacia arriba este oficio. Este post va dedicado a mis alumnas y alumnos de la Online Business School (OBS). Este post es para todos los que os habéis encontrado con la circunstancia de ser mis alumnos, a todos los que he tenido el honor de ser vuestro profesor.

En este blog escribimos por diferentes razones: para compartir, reflexionar, analizar y entender, para cuestionar y aportar. Escribimos porque escribir es conversar y la conversación es la base de la Comunicación y es la base de los negocios, hoy más que nunca. Y también escribimos para agradecer. Así que, Damas y Caballeros, queridos alumnos de los PCM, PMO y MMOCE, colegas twitteros de #pcm1011, #cmobs, #pmo2011, #obs1105, #pcm1109 … Gracias por estar ahí. Gracias por el esfuerzo, la profesionalidad, la entrega, el interés y la sensibilidad. Seguimos en la brecha.

Gracias a todos vosotros porque sois la representación de los profesionales que hacen de la Red un lugar “mejor en el que vivir”. Gracias a todas aquellas Marcas que deciden confiar en los buenos profesionales para construir su reputación online y fortalecer su negocio en el entorno digital.

Ah!, y a todas aquellas marcas, empresas e instituciones que deciden que de la estrategia y la gestión de su presencia en el entorno Social Media puede encargarse un “sobrino“, les deseo mucha suerte. La van a necesitar.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez

Por un Internet libre, universal y generador de riqueza.

Internet es un motor social, económico, intelectual y político.

La Red es de las personas, no de las autoridades regulatorias. Las Administraciones públicas tienen el reto de extender y preserar esa libertad, no el derecho a censurar, coartar y perseguir en base a intereses puramente económicos y de otra ínbdole.

Soy internauta. Soy blogger. Soy escritor. Soy libre.

Social Media NO ES Mass Media low cost

Se utilizan, o se perciben, los Social Media como una alternativa low cost de los Mass Media tradicionales???

Social Media no es Mass Media low costEste es un post que nace de un debate que tenemos abierto en el Grupo de Lewis & Carroll en Linkedin “Social Media & Business Development” al que todos estáis invitados, por supuesto. De manera que es un post vivo y en evolución, y un debate en el que tenemos ilustres participantes David Soler Freixas, Armando Liussi Depaoli, Raúl Sánchez Peral a los que quiero enviar desde aquí mi agradecimiento. Sigamos…

Si entendemos una estrategia de Social Media como participación y no simplemente como una alternativa de planificación (planificación de Medios, me refiero), diría que de ninguna manera se puede entrar en Internet 2.0 como si fuera el camino barato para “colocar” material que ya tenemos producido.

Y planteo este debate porque he visto (me imagino que también muchos de vosotros) canales de YouTube llenos de refritos de spots antiguos, videos institucionales que nunca llegaron a ninguna presentación importante y, en definitiva, “caras B” de campañas, incluso material descartado que, como la gente en YouTube se lo traga todo, pues de relleno sirve.

Tampoco son infrecuentes los blogs con la Memoria Corporativa anual troceada en bonitos post salpimentados con fotos (de la misma Memoria anual), galerías en Flickr con los restos de sesiones fotográficas, slidespaces en Slideshare con presentaciones que harían mucho más servicio a la empresa si hubieran sido incineradas, etc.

De acuerdo, no sería serio decir que este patrón de utilización de los Social Media es el común, ahora bien, coincidiréis conmigo… o no, en que hay una cierta tendencia (potenciada probablemente por los duros momentos y los presupuesto “frozen”) a mirar al entorno 2.0 como una alternativa de menor coste que puede sustituir ciertas acciones antes encarriladas vía Mass Media.

El argumento del coste, estamos todos de acuerdo, creo yo, es un argumento de peso a la hora de tomar la decisión de poner en marcha una Estrategia de Social Media. Y sé por experiencia que en muchas ocasiones es el primero, pero no debería ser el único.

Como dice el dicho “solamente un necio confunde valor y precio“, y si bien es verdad que por un coste que nada tiene que ver con los costes de estrategias de Mass Media “tradicionales” podemos obtener unos muy interesantes resultados, es fundamental tener en cuenta los beneficios-clave (a mi juicio) que los Social Media proporcionan. Por iniciar una lista que os invito a ampliar y comentar, yo empezaría destacando:

No podemos negar la evidencia de que, en estos tiempos de poca alegría presupuestaria, el coste es un argumento de calado. Y, como comenta David Soler en el debate que tenemos abierto en Linkedin al respecto de que los Social Media no son Mass Media low cost:

No, es verdad, pueden no serlo… pero, sinceramente, tampoco me parece mal que los superescépticos entren en el mundo 2.0 por esta razón.

Lo que está claro es que, no debiendo generalizar ni minusvalorar los SM, sí son un lugar ideal para con un bajo presupuesto poder hacer campañas virales o mejorar branding.
De hecho es una de las razones con las que convences a tus clientes y, al final, para los que no tenemos presupuestos brutales nos va de maravilla utilizar esta estrategia.

Otra cosa es que los formatos elegidos (refritos y repetidos) sean los adecuados, que no lo son en ningún caso.

También es una gran verdad lo que apunta Raúl Sánchez:

A mi modo de ver hace falta un giro en la concepción de los Social Media por parte de las empresas y marcas. Las empresas están equivocando su táctica de comunicación a través de Internet ya que, si bien es cierto que algunas han entrado en esto que se conoce como web 2.0, muchas siguen utilizando una estrategia paleolítica en estos medios.

No, los Social Media no son Mass Media Low Cost. Y el que entre con esa mentalidad está, en mi humilde opinión, abocado a un fracaso estrepitoso en esa campaña y, lo que es peor, a salir tan escaldado que tarde mucho en volver a entrar.

Y, para terminar (más bien para continuar), lo importante es trabajar en pos de diferenciar valor y precio, que, aunque de perogrullo, necesita un esfuerzo de nuestra parte, como bien apunta Armando Liussi:

En cuanto a los SM (perdonadme que los siga pluralizando) es importante para la PyME entender que se trata de una de las áreas de trabajo de la Comunicación corporativa (branding, TOMA, PR, incluso customer services) y para las “majors” que la esfera 2.0 significa -siempre- conversación.

O sea que por un lado, en las PyMe, impulsar el concepto de que no se trata de un táctica temporal, ficticia, de moda y sin relación con el corpus identitatio de la marca. Por el otro, con aquellas que tienen constituido un largo y sólido camino en la comunicación, se trata de un cambio de cultura, pasando de emisor puro, de actor protagónico a ser un cercano oyente a los diferentes públicos.

¿Tenemos mucho trabajo por delante, verdad?

Efectivamente, queda mucho trabajo por delante, y si caemos en la banalización o las malas prácticas (hablo tanto de unos como de otros, empresas y colaboradores, usuarios y especialistas) estaremos dinamitando las bases de un nuevo paradigma lleno de oportunidades, beneficios y aprendizaje. Bien para uno, bien para todos, mal para uno, mal para todos.

El debate sigue abierto, ¿te animas?