Cruzar la línea divisoria para entrar en las nuevas realidades

Tengo el hábito, no sé si bueno o malo, de enamorarme de algunos libros, muchos de ellos de los que catalogan como “libros de empresa“. Siendo así, quizás ahora penséis que el hábito tiene más de malo que de bueno. Pero el enamoramiento ocurre cuando los libros de empresa se convierten en inspiradores de mi vida. Y con esto último seguro que definitivamente estáis convencidos de que mis inclinaciones amorosas son más patológicas que otra cosa.

Leo “Drucker para todos los días” aunque lo hago de forma esporádica, no todos los días, y aunque está escrito como un diario ni mucho menos lo consulto como si fuera el “horóscopo para hoy”. Sin embargo, por algún motivo hoy he sentido una de esas flechas de cupido y lo he sacado de la librería.
Podría haber escogido cualquier día, porque todo él me parece magnífico, pero como daba igual, he buscado una página cualquiera para un día cualquiera, como por ejemplo, hoy: 1 Febrero. Título: “Cruzar la línea divisoria”.

“Cada dos o tres siglos, ocurre una aguda transformación. Cruzamos una “línea divisoria”. En unas cuantas décadas, la sociedad se reorganiza – su manera de ver el mundo, sus valores básicos, su estructura social y política, sus artes, sus instituciones claves -. Cincuenta años más tarde, hay un nuevo mundo. La gente nacida después de la transformación no puede siquiera imaginar el mundo en el que vivieron sus abuelos y en el que nacieron sus padres.
Pero los cambios fundamentales de hoy en día, esas realidades nuevas visibles hace treinta años, realmente sólo están empezando y apenas van a empezar a producir su impacto. A lo largo y ancho del mundo, están tras la reestructuración de los negocios, grandes y pequeños, -fusiones, enajenaciones, alianzas-. Están tras la reestructuración mundial de la fuerza laboral– la cual aunque ya es un hecho cumplido en Estados Unidos, está todavía en sus primeras etapas en Japón y Europa-. Y están tras la necesidad de una innovación fundamental en la educación y, especialmente, en la educación superior.
Estas realidades son diferentes de los asuntos en los que todavía fijan su atención los políticos, economistas, estudiosos, hombres de negocios y líderes sindicales, y sobre los que todavía escriben libros y pronuncian discursos.”

(Las nuevas Realidades. La sociedad poscapitalista. The Age of Discontinuity.)

Drucker, muerto hace ya 10 años, parece que esté mirando desde el pasado, el presente o el futuro a una realidad atemporal pero que nos condenamos reiteradamente a vivir. Parece que estamos empeñados en acuñar cada día el dicho ” el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”.

Si la reflexión es innegablemente visionaria y poco rebatible, más calado tiene aún la sugerencia que nos propone para seguir adelante en actitud creadora:

“La próxima vez que oiga a sus colegas golpear la mesa por algo que evidentemente ya pasó, encuentre una manera de decirles que necesitan despertar y abrir los ojos.”

No soy de seguir consejos, pero confieso que el espíritu de la rebelión que subyace en las reflexiones del que está considerado el más grande filósofo de la gerencia del siglo XX, me enamora de forma arrebatadoramente apasionada.

Alicia Mª Iglesias @aliciamiglesias

Jóvenes 2.0, Adultos 2.0, Marcianos 2.0

Hace unos días, Microsoft publicó su “Youth state of the nation – An inside report. Dive into a new world of youth”. Más allá de lo interesante del contenido del informe (que no vamos a repetir en este post, pero sí invitamos a nuestros visitantes a leerlo, no es demasiado extenso y, verdaderamente, su lectura es recomendable e ilustrativa; lo hemos subido a nuestro Slideshare para que lo tengan a “golpe de click” al final de este post), más allá de su contenido, decíamos, sus conclusiones nos dan pie para retomar un aspecto del entorno Social Media que, a día de hoy, para muchas marcas, empresas y organizaciones sigue siendo una gran “barrera de entrada”.

Podríamos enunciarlo de esta manera:

En las redes sociales la gente se comporta de manera muy extraña, y es difícil saber cómo actuar. Mejor lo dejamos para más adelante…

Esta sensación, o esta idea preconcebida, o esta visión del entorno fruto de la novedad y el conocimiento incipiente (todos tenemos un conocimiento incipiente!!!) provoca, en muchos casos, la parálisis por análisis, el distanciamiento por precaución, la ausencia por alto riesgo percibido, o la oposición por inexistencia de indicadores del ROI objetivos, mesurables y razonables.

En cualquiera de estos casos, “no estar” significa perder una gran oportunidad, porque, desengañémonos, quienes hoy dicen “no” terminarán diciendo “sí”, ya sea por convencimiento propio o por imperativo ajeno.

La gran oportunidad que están perdiendo es, sobre todo, la impagable oportunidad de aprender. No, no es un feliz, desinteresado o ingenuo planteamiento. Es un razonamiento absolutamente práctico, profesional y de negocio, el aprendizaje significa acortar el time to market, reducir el coste de oportunidad y multiplicar la ventaja competitiva. Ni más, ni menos.

Nadie nace aprendido. Nadie. Las personas, normalmente, dedicamos los primeros años de nuestra vida a aprender, y, con la actitud adecuada, no dejamos de aprender, y de querer aprender, durante el resto de nuestra vida.

Las personas pagamos por aprender. Le pagamos a nuestros sistemas de estado y de gobierno en forma de impuestos para la educación, le pagamos a las instituciones académicas y formativas en forma de dinero contante y sonante, le pagamos a nuestros padres, nuestros hermanos y nuestros abuelos en forma de cariño, respeto y atención, le pagamos a nuestros amigos con amistad y con conocimiento a cambio de conocimiento; aunque, en realidad, lo que estamos haciendo no es pagar, sino invertir… Quien no aprende, coincidirán conmigo, no tiene dorsal en esta carrera a la que llamamos “vida”.

Ah!, pero se diría que en esto del Internet 2.0 el aprendizaje más parece un gasto no asumible que una inversión necesaria. Aquí hay que llegar aprendidos, experimentados y arrasando y triunfando a ser posible. Pues no, no va a ser posible.

El título de este post refleja la “segmentación básica” que en la mayoría de casos se hace con respecto al entorno 2.0.

  • Los jóvenes 2.0 que hacen de las redes sociales su reino y actúan en él como dominadores del mundo (son los “nativos digitales”, y, sí, ése es su mundo).
  • Los adultos 2.0, que tienen un comportamiento más racional, claro, para eso son adultos, aunque, la verdad, parece que no tengan nada mejor que hacer que estar todo el día diciendo cosas insustanciales en las redes (no sé yo si relacionarse con los demás, de la manera que cada uno sienta o quiera, es insustancial…).
  • Los marcianos 2.0, que vienen a ser todos en general, jóvenes y adultos, porque no se sabe bien qué sacan de tanto post, tanto Twitter, tanto Facebook y tanto YouTube, que en la vida se trata de hacer cosas de provecho…

Y ante tan digital y empírica segmentación (fruto del conocimiento incipiente…) nos preguntamos “qué va a hacer una Marca seria como yo en un mundo de marcianos como éste?”. Aprender, tal vez? Es sólo una idea…

Segmentar por jóvenes y adultos es de una simplicidad peligrosa, desaconsejablemente peligrosa. Citando una de las conclusiones del informe de Microsotft:

“It’s easy to get caught up in the hype around teenagers. The notion that teens are too busy texting and Twittering to be engaged with traditional media is exciting, but false. To develop the best strategy around teens and media, start by challenging popular assumptions about teens. Don’t focus on the outliers, but on the macro-level trends of media and preferences for the segment. The averages will show you that teens can often be reached by the same means as their parents.”

Resumiendo: somos humanos, nuestras preocupaciones y aspiraciones esenciales son las mismas en el mundo offline y en el online, porque es un mismo mundo con personas diversas que, antes que como internautas, se comportan como personas, jovenes o adultas, no como marcianos.

Les sugerimos que le echen un vistazo a la presentación que ven justo bajo estas líneas. Se trata de un estudio llevado a cabo en 2008 por Universal Mccann que lleva por título “When did we start trusting strangers?

Personas, personas importantes, no marcianos. Ese es el principal aprendizaje. No nos dejemos llevar por lo anecdótico. Por ejemplo “es que la gente no se identifica como personas, se ponen unos nombres rarísimos, nunca sabes quién hay detrás de tal o cual perfil”.

De acuerdo, quién no le ha puesto motes en el colegio a sus compañeros, quién no ha tenido o tiene un mote, sea cariñoso o no, quien no ha utilizado un “cuatroojos”, “sandokan”, “cerecita”, “caraculo”, “barbie”, “princesita”, “rambo”, “cuellicorto”, “chuloplaya”… quien no habla, en la intimidad y con todo respeto, por supuesto, de “tiobroncas”, “macizorra”, “pecholobo”, “abrazafarolas”, “iluminao”, “aburremuertos”, “flojeras” o “melocomotodo”… Si cambiamos “mote” o “apodo” por “alias” o “nickname” tenemos los mismos comportamientos “analógicos” traducidos al entorno “digital”.

Aprender. Se trata de aprender. Y después participar. O participar mientras se aprende. O aprender mientras se participa. El universo Social Media es un extraordinario campo para la investigación cualitativa, también para la cuantitativa. Un fantástico entorno para la investigación etnográfica. Una oportunidad de negocio que no aprovecharemos si partimos de la premisa de que sólo encontraremos marcianos 2.0.

Verá a los demás como marcianos quien se comporta como un marciano. Si hacemos un poco de rastreo por las redes encontraremos muchas “Marcas marcianas”, que han entrado sin entender, que intentan conseguir sin aprender, que quieren respuestas sin preguntas, que pretenden recibir sin ofrecer. Eso es ser un marciano 2.0. Y, créanme, un marciano simpático puede encontrar apoyo, comprensión y aceptación; pero un marciano prepotente tiene tantas posibilidades de generar empatía como un niño pequeño de hablar correctamente cuando sus padres se comunican con él sólo con gritos o monosílabos bobalicones.

Somos lo que aprendemos, dentro y fuera de la Red. No les parece que hoy, ahora, es un momento tan bueno como cualquier otro para empezar????

José Antonio Rodríguez @jarodriguez

Facebook somos todos… o ninguno / y 2.

Lo que sucede cuando algo alcanza estas dimensiones globales (tal y como comentábamos en la primera parte de este artículo “Facebook somos todos /1“) es que retrocedemos en el tiempo, nos olvidamos de la novedad que fue y del enorme impacto que produce y tratamos de manejarlo aplicando viejas fórmulas que nos han funcionado para cosas igual de globales. A día de hoy, estas son las marcas más populares en Facebook…

En el caso que nos ocupa, nos encontramos que la presencia de muchas marcas y empresas en Facebook se está realizando con criterios de planificación de los Mass Media, o sea, aplicando mal que bien, con factores de corrección y algunas fórmulas adaptadas, el modelo de presencia en TV.

Porque Facebook es un inmenso canal para poner anuncios (que si algo no funciona en Facebook es precisamente el poner anuncios), o bien para abrir páginas de la empresa o de la marca, o para lanzar aplicaciones, juegos y propuestas participativas que enganchen a los usuarios y los lleven al territorio que la marca quiere. Fórmula nada nueva, efectividad cuestionable, beneficios a valorar…

Para no perder las perspectiva, y aunque las cifras no los son todo, es bueno tener presente que una red social en la que comparten su tiempo casi 500 millones de personas en todo el mundo, y donde cada día hay más de 60 millones de “actualizaciones de estado”, pues algo tendrá…

Entender la Conversación como servicio…

En Facebook, igual que en otras Redes Sociales, si algo no es recomendable hacer es aplicar esos criterios. Nos atrevemos a decir que las Redes Sociales no son material para la planificación (mucho menos para la planificación al uso en modelo Televisivo con sus OTS, sus GRP y sus audiencias y prime times…). Se han hecho grandes, de acuerdo, no por ello se han convertido en algo plano, universal y pasivo. En absoluto, nada de eso.

Facebook es hoy mucho más diverso de lo que era hace un año. Twitter es mucho más multicolor de lo que era hace seis meses. En Slideshare hay comunidades temáticas y profesionales muy activas que hace tres meses no se habían configurado…

Hay que observar, participar, escuchar (escuchar mucho muchísimo), identificar, seguir, proponer y seguir participando.

No es una cuestión de presencia, es una cuestión de participación. Las fórmulas y los enfoques deben ser diferentes, tanto por parte de las empresas y las marcas, como por parte de las centrales y agencias de medios, como por parte de las agencias de publicidad y las boutiques creativas, de los gabinetes de prensa y comunicación, también por parte de las empresas de marketing y comunicación online y, naturalmente, también por parte de las consultorías, los analistas, los desarrolladores y los visionarios (aunque quizás los visionarios son los que siempre han enfocado las cosas de forma diferente y por ellos estamos aquí, mientras ellos ya están más allá).

Si opta por incluir Facebook en su planificación, será porque probablemente piensa que así se anunciará en un canal adicional a los canales y soportes de TV, Radio y Prensa que hasta ahora utilizaba y que de esta forma puede recuperar una parte de los impactos publicitarios que ha ido perdiendo (en España, por ejemplo, alrededor del 40% de los internautas asegura que a mayor tiempo de uso de Internet menos tiempo dedicado a ver la tele, escuchar la radio y leer la prensa). Planificar con estas perspectivas le llevará, previsiblemente, a decepcionarse con los resultados.

superpoderes-2-0Si opta por incluir Facebook en su estrategia de negocio, en su filosofía de empresa, en su estrategia de marketing y comunicación, incluso en su estrategia comercial, entonces estará asumiendo que debe observar, investigar y conocer mejor cuáles son las dinámicas y los comportamientos que ahí se mueven; asumirá que esa investigación debe hacerla de forma continuada y que así encontrará maneras extraordinariamente interesantes para relacionarse y conversar con su mercado. Investigar con estas perspectivas le llevará, presumiblemente, a descubrir caminos para desarrollar su negocio que antes ni siquiera se habría planteado.

Para terminar, donde pone Facebook ponga Redes Sociales en general, ponga Web 2.0 si lo prefiere, y piense que cuando algo es para todos es como si no fuera para nadie. Que cuando algo es tratado de forma global y nos fijamos en la cantidad por encima de la calidad pierde todo su potencial.

Por eso, aunque en Facebook estamos todos, si lo contemplamos en masa sin entrar en los matices, las particularidades y las dinámicas internas, es como si no estuviéramos ninguno.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez

Reconsideremos lo “Gratis”

Es lo “Gratis” un frenesí, una ilusión…?

Es acaso lo “Gratis” la esencia misma de Internet, y más de la Social Web? Seguramente lo es, pero no bajo la clásica acepción de Gratis como aquello que podemos conseguir sin ofrecer nada a cambio.

La confianza como modelo de negocioGratis es, en realidad, una invitación a un intercambio. Gratis quiere decir “yo ofrezco primero, tú ofreces después”, un intercambio con voluntad de ser equitativo, de ser win win.

En la era del Social Media, donde hemos pasado de la Economía de la información a la Economía del conocimiento, después a la Economía de la atención, y donde ahora, yo diría, estamos entrando de lleno en la Economía de la recomendación (que será objeto de mi próximo post), en este contexto, lo Gratis es también una invitación a ser recomendados por aquellos que disfrutan de lo que les ofrecemos.

Una buena gestión de lo “Gratis” redunda en una mejora de nuestra Reputación, insisto, siempre y cuando gestionemos inteligentemente la gratuidad de lo que ofrecemos y tengamos claro qué esperamos a cambio.

Sobre lo Gratis se ha escrito, escribe y escribirá con todo tipo de enfoques, análisis y proyecciones. Por mi parte, tan sólo una anotación más…

Me gustaría ilustrar esta breve reflexión con una historia que mi abuelo siempre me contaba.

Sucedió el hecho una primavera de 1933 (mi abuelo nació en 1910), cuando se aproximaba la fecha de la fiesta de Santa María de Pino, el pueblo de mi familia (una pequeña aldea del sur de la provincia de Lugo). Mi abuela quería, aquel año, reunir a la familia y asar un cordero como cosa extraordinaria, los tiempos eran duros y un cordero no era sólo una comida, era un símbolo de esperanza y de confianza en que las cosas irían mejor. En casa no había corderos ni en el pueblo tampoco, de manera que mi abuelo fue a ver a unos parientes de un pueblo de la montaña donde normalmente se podían encontrar corderos para comprar. Pero aquel año no quedaban corderos, y mi abuelo visitó varios pueblos antes de dar con un pastor al que le quedaban dos.

Querría comprarle un cordero, dijo mi abuelo al pastor. Pues siento no poder vendérselo, le contestó el pastor, porque uno ya está vendido y el otro es para regalar. Un tanto sorprendido por la respuesta, mi abuelo le dijo: pues le compro el que no está vendido. No va a poder ser, lo lamento, porque, como le digo, el que está vendido está vendido y el otro es para regalar. Precisamente, replicó mi abuelo, yo le compro el que va a regalar y así gana usted un dinero por un cordero del que no iba a sacar provecho ninguno. Muy equivocado va usted, joven, le dijo el pastor con esa flemática calma que poseen quienes conocen la crudeza de muchos inviernos, porque, como le digo, el que está vendido está vendido, y el otro es para regalar, que el que regala bien vende si el que recibe entiende.

El que regala bien vende si el que recibe entiende…

Y ahora, si les parece, podemos replantearnos el concepto de “Gratis”.

Vivimos en un mundo cada vez más conectado… en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la adversidad…

Desde el año 2000, somos en el mundo 1.400 millones de internautas más. El total, según el último informe de Internet World Stats 2009, es de 1.733.993.741 personas conectadas a la Red. Eso es mucha gente.

Si aún hay quien sigue considerando Internet, y esta nueva dimensión a la que hemos llamado Social Web, un reducto numeroso de seres extraños, yo les doy la razón, con el matiz de que, efectivamente, Internet está lleno de seres extraños… como usted y como yo.

Internet-World-Stats-2009

Hace nueve años, Internet contaba con 361 millones de personas conectadas, eso es, más o menos la cifra de usuarios registrados que Facebook tendrá a finales de este 2009. Claro que, en 2000, Facebook no era más que la denominación de los “anuarios de alumnos” que las Universidades, Facultades y Colleges norteamericanos editaban y entregaban a los graduados para que tuvieran a mano a sus colegas de promoción. Hoy en Facebook estamos todos, con independencia del número real de usuarios registrados.

Algo más del 25% de la población mundial está conectada a la Red, con desigual penetración por continentes, desde luego. Pero que uno de cada cuatro habitantes de este Planeta sea internauta quiere decir que la vertiente digital de nuestro mundo es ya de un impacto brutal en la dimensión sociológica, económica, política, ideológica y antropológica de cualquier Cultura.

Internet-World-Penetration-2009Pero, por qué la gente se conecta a Internet, qué busca, qué espera encontrar?

Algunos datos que pueden ayudarnos a responder esta pregunta son estos:

10 millones de nuevos usuarios se han registrado en Facebook en Europa en el mes de Octubre, siendo los 5 países con mayor número de usuarios (por este orden)

  • UK: 22.606.500 de usuarios
  • Francia: 13.851.860 de usuarios
  • Italia: 12.580.120 de usuarios
  • Turquía: 15.324.080 de usuarios
  • España: 7.496.900 de usuarios

En estos 5 países, el porcentaje de crecimiento de Facebook en el último mes no baja del 700%. España es la que registra un crecimiento menor (725%) y UK se va casi al 2.000% (1.982%).

Según el Top sites de Alexa, los 5 lugares de Internet más visitados en el mundo son:

  • Google
  • Facebook
  • Yahoo
  • YouTube
  • Windows Live

Si ampliásemos la anterior lista e dos posiciones, tendríamos un Top7 en el que las posiciones 6 y 7  son para  la Wikipedia y Blogger.

Eso nos da un perfil. Entre los 7 lugares hay 2 Buscadores (Google y Yahoo), 4  Redes Sociales, entendiéndolas en sentido amplio, como lugares en los que las personas comparten conversaciones, contenidos y experiencias (Facebook, YouTube, Windows Live-Messenger y Blogger) y 1 Agregador de conocimiento (Wikipedia).

La Red se ha convertido en un espacio de intercambio y relaciónLa gente busca relacionarse. Esa es la respuesta a la pregunta que antes nos planteábamos.

Una relación, en su esencia, es un intercambio, ¿de qué? de cualquier cosa que para las personas sea importante en sus vidas. Intercambio de conocimiento, intercambio de opiniones, intercambio de inquietudes, intercambio de productos y servicios… incluso, si me permiten, intercambio de personalidades, roles y sueños. Siendo así, la Red no es un accesorio, ni un complemento, hemos llegado al punto en que Internet es un fundamento.

Y los fundamentos son sensibles. Las personas tratamos de preservar nuestros fundamentos porque son los que hacen de nosotros lo que somos.

Los fundamentos son deseables. Porque nos sentimos importantes para los demás cuando, de una u otra manera, formamos parte de su fundamentos.

Interenet es un fenómeno social, cultura y económicoLos fundamentos son valiosos. Es hacia ellos hacia dónde se dirigen los discursos políticos, las proclamas culturales, los argumentos económicos. Hay “agentes” que luchan por fortalecer esos fundamentos para hacer sólidas las barreras (geográficas, culturales y religiosas). Otros “agentes” atacan sistemáticamente esos fundamentos para romper las barreras.

Toda acción, sea de quien sea, encaminada a incidir sobre los fundamentos de las personas tiene siempre un objetivo de fuerte alcance, y tiene también justificaciones pretendidamente trascendentales. Aunque, al final, los estandartes enarbolados para fortalecer o resquebrajar las barreras puedan servir hoy para un objetivo y mañana para el opuesto.

Somos un montón los seres extraños que nos conectamos en los cinco continentes. Somos ávidos compartidores de lo que sea que nos apetezca compartir. Qué más da de lo que se trate, el caso es que siempre encontraremos alguien con quien establecer un vínculo relevante. Vínculos relevantes, no acciones o interacciones puntuales, vínculos relevantes que sea acercan mucho más a los vínculos emocionales que a los estrictamente comerciales. Vínculos relevantes, es decir, Engagement.

Antes éramos mucha gente conectada a Internet, ahora ya podemos decir que somos mucha gente viviendo en la Red.

Viva Internet! Pues que viva.