Conocer, actuar, avanzar. En el Social Media Business Lab

Hace poco días presentábamos el Social Media Business Lab, una nueva propuesta formativa dirigida a todas aquellas personas  con responsabilidad en el desarrollo de las Empresas, Organizaciones e Instituciones.

Os explicamos ahora las líneas fundamentales de nuestra Metodología:

El principio básico es el “Learning by doing.

 

  • Elaboramos los contenidos idóneos para Conocer, Actuar y Avanzar.
  • Trabajamos sobre esos contenidos y abordamos casos prácticos, reales y actuales para comprobar qué se puede hacer, cómo se puede hacer y aprender de las experiencias que ya están en práctica.
  • Un parte muy importante de la experiencia formativa en el social Media Business Lab se lleva a cabo en “entorno real”, es decir, en las redes sociales y entornos digitales donde se desarrollan los casos prácticos y dónde los participantes desarrollarán o están desarrollando sus propios proyectos.
  • El  aprendizaje no consiste solamente en clases magistrales impartidas en un aula virtual con muchos ejemplos y debates. Hay muchos ejemplos y debates, desde luego, pero experimentar “ahí fuera” es imprescindible. Eso es lo que marca la diferencia.

 

actuar - Social Media Business Lab

 

  • Combinamos el aprendizaje en las propias redes sociales con sesiones de videoconferencia “en directo” para debatir y profundizar en los diferentes temas objeto de estudio.
  • Los participantes tienen una “consultoría de proyecto”, con sesiones individuales con expertos de Lewis & Carroll para orientar, impulsar y depurar sus proyectos.
  • Todos los participantes tienen acceso a contenidos actualizados exclusivos que continúan fortaleciendo sus conocimientos y habilidades, aún cuando ya haya finalizado el periodo estrictamente formativo.

Experimentar es la manera más eficaz, agradable y rápida de aprender. Y también es la manera más inspiradora y la que permite a todos los participantes aportar ideas estimulantes, probar cosas nuevas, entender de verdad cómo este nuevo entorno que puede ofrecerles posibilidades extraordinarias.

Por eso llamamos a este entorno “Business Lab” y no “Business School”

Lewis & Carroll @lewisandcarroll

Social Media Business Lab

En Lewis & Carroll estamos poniendo en marcha una nueva experiencia formativa: Social Media Business Lab.

A Social NetLearning experience

Nos hemos embarcado, con toda la ilusión del mundo, en esta aventura porque creemos que:

  • La mejor experiencia de aprendizaje es aquella que tiene lugar en el mismo entorno en el que pondrás en práctica lo aprendido.
  • La mejor manera de capitalizar la formación es que transcurra el mínimo tiempo posible en pasar, con garantías, a la acción.
  • La formación no es solamente para quienes deben ejecutar, es igualmente esencial para quienes deben interpretar, analizar, comprender y dirigir.
  • La formación mejora las habilidades, potencia las capacidades y aporta criterio para decidir.

Sobre estas premisas hemos construido la propuesta y la experiencia formativa del Social Media Business Lab.

Tenemos los contenidos preparados, la metodología lista,  las primeras pruebas técnicas superadas y del look&feel nos quedan unos ajustes.

En cuanto terminemos los ensayos levantaremos el telón y “que la función comience”!!! Pero ya puedes unirte a Social Media Business Lab en Facebook.

Te resulta lo suficientemente interesante como para querer saber más?

Social Media Business Lab powered by Lewis & Carroll

Lewis & Carroll @lewisandcarroll

La Red está en buenas manos… las vuestras.

Las redes sociales nunca serán patrimonio de las Marcas ni estarán en manos de las Marcas, lo cual es una estupenda perspectiva para todos los usuarios y es una perspectiva particularmente buena para las Marcas (entiéndase el término en sentido amplio: empresas, instituciones, organizaciones, gremios, colectivos, asociaciones…).

Las Webs tienen dueño, las redes sociales no. Las redes sociales han sido y serán patrimonio de las personas.

En última instancia, si la presencia de las Marcas satura las redes sociales, las personas terminarán por abandonarlas… y surgirán otras nuevas. La Sociedad en red no tiene vuelta de hoja.

En cada nuevo territorio, cada nuevo espacio en el que las personas se relacionan, las Marcas desean tener presencia. Así ha sido y así seguirá siendo, es lógico y es natural. Es el funcionamiento de eso que llamamos “Mercado”. El problema es que, por regla general, la estrategia de las Marcas para tener presencia en esos espacios está más cercana de la colonización que de la colaboración.

Las Marcas ansían relevancia y para obtenerla han desarrollado unas líneas de actuación que van desde la publicidad tradicional, pasando por la esponsorozación de actividades y eventos, hasta su inserción (product placement), más o menos sutil, en los  contenidos que a las personas nos gusta consumir, sean películas, series de televisión, o incluso obras literarias.

La fiebre colonizadora de las Marcas se ha topado, finalmente, con las redes sociales. Un entorno en el cual ninguna de las estrategias que han venido desarrollando hasta ahora da buenos resultados. Es más, se trata de un entorno donde ese tipo de estrategias está más cerca del rechazo que de la indiferencia.

La presencia y participación en redes sociales requiere un conocimiento profundo de las redes sociales, de los hábitos de uso, de los comportamientos relacionales, de la creación, gestión y administración de contenidos y comunidades. Requiere una estrategia clara, unos objetivos definidos y entender la conversación como servicio.

Y en todo este “nuevo mundo”, en este nuevo paradigma donde lo único inalterable es el cambio constante, donde los individuos son más significativos que las organizaciones, lo que une a las organizaciones con las redes sociales es, en muchos casos, el criterio, el buen hacer, el conocimiento, el compromiso, el estímulo y la auto exigencia de “una sola persona”: el Community Manager.

Como he expresado en múltiples ocasiones, no creo en la denominación de Community Manager, es una pobre etiqueta que le hemos impuesto, cual condena, a los profesionales cuya misión es tejer y gestionar la presencia de las organizaciones en las Redes. Coincido plenamente con Julio Pérez-Tomé (@JulioPTR) y con su excelente post “adiós Community Manager, bienvenido Community Team”. Comulgo más con el Community Management como área estratégica que con el Community Manager como figura táctica.

Pero, a día de hoy, la realidad es la que es y hay muchas organizaciones (pequeñas, medianas, grandes y muy grandes…) que siguen teniendo su presencia en redes sociales colgada de la espalda de una sola persona. Un auténtico llanero solitario que debe librar más batallas dentro que fuera. Es alguien que dedica más energía, esfuerzos y desvelos a convencer, controlar y gestionar las presiones internas que a gestionar, dinamizar y estimular la conversación externa.

Por resumirlo de manera un tanto extrema (o quizás no tanto…), es alguien cuyo mayor quebradero de cabeza es un jefe alejado el mundo “2.0” que piensa que para este trabajo del Facebook (término que resume, para muchos, el universo de las redes sociales) sería suficiente con que viniese unas horas su sobrino, que se pasa el día enganchado a la red y domina cual experto…

En esto del Social Media, siempre hay un sobrino que lo haría mejor y más barato. Igual que en esto de las Webs, siempre hay un cuñado que lo haría mejor y más barato… La familia tiene siempre mucho peso es las cosas que alegremente se ignoran… la misma familia de la que uno se acuerda cuando las cosas van mal…

Y, por suerte, además de sobrinos, cuñados (con todo mi respeto para todos los sobrinos y cuñados que en el mundo son y han sido…), responsables que opinan sobre lo que no saben, jefes que exigen pero no aportan, consejeros delegados que ni aconsejan ni delegan… Además, y sobre todo, hay un enorme grupo de personas con sentido común que, bajo la etiqueta de Community Manager (u otras variopintas, como, por ejemplo, “el chico de las redes” o “la becaria del Facebook”…) hacen que muchas empresas, Marcas, organizaciones e instituciones, tengan una presencia decente y una participación coherente en el entorno Social Media, incluso a pesar de sí mismas.

Hay un parte importante del trabajo de los Community Managers que es preservar a las Marcas de sus propios demonios, de sus egos, de sus megalomanías, de sus delirios de colonización. La otra parte es hacer las Marcas humanas, personales, cercanas.

Por eso este post va dedicado a todos los Community Managers. A los famosos, a los que hablan en los foros y trabajan para Marcas de postín, a los desconocidos, a los que combinan la gestión de la presencia en las redes con otras ocupaciones que en sus organizaciones tienen a bien encomendarles, a los que consiguen ganarse bien la vida, a los pluriempleados, a los que están en nómina, a los freelance, a los que dedican esfuerzos a formarse, a los que buscan siempre algo más que aportar a sus organizaciones o a sus proyectos, a los que comparten conocimiento y preocupaciones con los colegas…

Este post también va dedicado a las Marcas que apuestan por la profesionalidad y el buen hacer en las redes, por formar a sus equipos, por creer de verdad que los usuarios son el centro, por aportar valor y esfuerzo sin caer en el cortoplacismo, por entender que hay que dar antes que recibir. Por hacer el esfuerzo de ser participativas, dialogantes y respetuosas. Por no obsesionarse con ser grandes y esforzarse por ser útiles.

Pero permítanme que, en primer lugar, dedique este post a unas cuantas mujeres y hombres que empujan hacia arriba este oficio. Este post va dedicado a mis alumnas y alumnos de la Online Business School (OBS). Este post es para todos los que os habéis encontrado con la circunstancia de ser mis alumnos, a todos los que he tenido el honor de ser vuestro profesor.

En este blog escribimos por diferentes razones: para compartir, reflexionar, analizar y entender, para cuestionar y aportar. Escribimos porque escribir es conversar y la conversación es la base de la Comunicación y es la base de los negocios, hoy más que nunca. Y también escribimos para agradecer. Así que, Damas y Caballeros, queridos alumnos de los PCM, PMO y MMOCE, colegas twitteros de #pcm1011, #cmobs, #pmo2011, #obs1105, #pcm1109 … Gracias por estar ahí. Gracias por el esfuerzo, la profesionalidad, la entrega, el interés y la sensibilidad. Seguimos en la brecha.

Gracias a todos vosotros porque sois la representación de los profesionales que hacen de la Red un lugar “mejor en el que vivir”. Gracias a todas aquellas Marcas que deciden confiar en los buenos profesionales para construir su reputación online y fortalecer su negocio en el entorno digital.

Ah!, y a todas aquellas marcas, empresas e instituciones que deciden que de la estrategia y la gestión de su presencia en el entorno Social Media puede encargarse un “sobrino“, les deseo mucha suerte. La van a necesitar.

José Antonio Rodríguez @jarodriguez