Reconsideremos lo “Gratis”

Es lo “Gratis” un frenesí, una ilusión…?

Es acaso lo “Gratis” la esencia misma de Internet, y más de la Social Web? Seguramente lo es, pero no bajo la clásica acepción de Gratis como aquello que podemos conseguir sin ofrecer nada a cambio.

La confianza como modelo de negocioGratis es, en realidad, una invitación a un intercambio. Gratis quiere decir “yo ofrezco primero, tú ofreces después”, un intercambio con voluntad de ser equitativo, de ser win win.

En la era del Social Media, donde hemos pasado de la Economía de la información a la Economía del conocimiento, después a la Economía de la atención, y donde ahora, yo diría, estamos entrando de lleno en la Economía de la recomendación (que será objeto de mi próximo post), en este contexto, lo Gratis es también una invitación a ser recomendados por aquellos que disfrutan de lo que les ofrecemos.

Una buena gestión de lo “Gratis” redunda en una mejora de nuestra Reputación, insisto, siempre y cuando gestionemos inteligentemente la gratuidad de lo que ofrecemos y tengamos claro qué esperamos a cambio.

Sobre lo Gratis se ha escrito, escribe y escribirá con todo tipo de enfoques, análisis y proyecciones. Por mi parte, tan sólo una anotación más…

Me gustaría ilustrar esta breve reflexión con una historia que mi abuelo siempre me contaba.

Sucedió el hecho una primavera de 1933 (mi abuelo nació en 1910), cuando se aproximaba la fecha de la fiesta de Santa María de Pino, el pueblo de mi familia (una pequeña aldea del sur de la provincia de Lugo). Mi abuela quería, aquel año, reunir a la familia y asar un cordero como cosa extraordinaria, los tiempos eran duros y un cordero no era sólo una comida, era un símbolo de esperanza y de confianza en que las cosas irían mejor. En casa no había corderos ni en el pueblo tampoco, de manera que mi abuelo fue a ver a unos parientes de un pueblo de la montaña donde normalmente se podían encontrar corderos para comprar. Pero aquel año no quedaban corderos, y mi abuelo visitó varios pueblos antes de dar con un pastor al que le quedaban dos.

Querría comprarle un cordero, dijo mi abuelo al pastor. Pues siento no poder vendérselo, le contestó el pastor, porque uno ya está vendido y el otro es para regalar. Un tanto sorprendido por la respuesta, mi abuelo le dijo: pues le compro el que no está vendido. No va a poder ser, lo lamento, porque, como le digo, el que está vendido está vendido y el otro es para regalar. Precisamente, replicó mi abuelo, yo le compro el que va a regalar y así gana usted un dinero por un cordero del que no iba a sacar provecho ninguno. Muy equivocado va usted, joven, le dijo el pastor con esa flemática calma que poseen quienes conocen la crudeza de muchos inviernos, porque, como le digo, el que está vendido está vendido, y el otro es para regalar, que el que regala bien vende si el que recibe entiende.

El que regala bien vende si el que recibe entiende…

Y ahora, si les parece, podemos replantearnos el concepto de “Gratis”.

2 pensamientos en “Reconsideremos lo “Gratis”

  1. queda clarísimo el concepto gratis en entornos 2.0 con el magnífico relato que compartes en linkedin. Gracias Alicia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s