Redes sociales con buena salud y buenos negocios

Internet es como un gran acelerador de partículas. Si en lugar de átomos, protones, electrones, neutrinos y demás partículas subatómicas ponemos negocios, ideas, propuestas comerciales, start ups o iniciativas empresariales, lo que tenemos es un entorno acelerado donde los ciclos de vida se acortan. La obsolescencia de cualquier contenido es tan rápida que convierte un nuevo concepto en un concepto superado antes de que el mercado potencial sea capaz de asimilarlo.

Tanto es así que, cuando la Web 2.0 sigue siendo una incognita o una desconocida o un fenómeno nuevo para algunos, para otros es algo caduco, marchito y sin interés que ha perdido ya su protagonismo frente a la Web 3.0. El acelerador de partículas que es Internet tiene estas cosas. Nada nuevo.

La Web 2.0 no solamente no ha muerto, ni caducado, ni pasado de moda, sino que le queda tanto camino por recorrer que, en nuestra opinión, deberíamos hacer todos un ejercicio de realismo y sentido común para explotar sus posibilidades antes de condenarla a un cementerio de elefantes ilustres de los que tanto abundan en la red.

Si hablamos de la Web 2.0, hablamos de las Redes sociales (de la misma forma que, cuando hace ya algunos años hablábamos de comercio electrónico, hablábamos de Amazon.com…). Las Redes sociales no son un invento nuevo, como tampoco lo es ebay, como tampoco lo son los portales de empleo o de búsqueda de pareja. Son, ni más ni menos, la adaptación a un nuevo paradigma de un tipo de relación entre las personas que ya tenía lugar antes de que Internet llegase a nuestras vidas. Antes, mucho antes de que las comunicaciones y las telecomunicaciones nos cambiaran los hábitos y las costumbres, ya había clubs y círculos donde la gente se relacionaba unida por intereses, aficiones o inquietudes comunes. También había mercadillos, casas de empeño, trueque y venta de artículos de segunda mano. También había ofertas de empleo en tablones de anuncios y en los diarios, igual que ha habido siempre lugares de “chico busca chica”, “pareja busca pareja” y “joven busca madura” o viceversa. Todo eso ya existía, ahora lo que sucede es que las posibilidades de relación, intercambio y transacción de multiplican por miles y miles y miles…

Una Red social es lo que hace unos años llamábamos “comunidad virtual” (si alguien quiere explicarnos las diferencias fundamentales, si las hay, estamos abiertos a vuestros comentarios😉 ), o sea, personas que tienen afinidades y se relacionan entre ellas. Hoy tenemos a nuestra disposición tantas Redes sociales que ya no sabemos a cuáles pertenecemos, cuáles nos interesan y, lo que es más importante, para qué nos sirven… si es que nos sirven para algo.

Ahora bien, trivialidades al margen (y cuando hablamos de Redes sociales trivialidades las hay a millares), hay muchas de estas redes que no son otra cosa que una agenda online, o una libreta de direccciones compartida. Nada más. Consumen tiempo y no aportan nada. Otras, por el contrario, tienen una utilidad práctica, permiten relaciones cualitativas y provechosas (ya sea desde el punto de vista personal, intelectual, cotidiano o profesional) y, por tanto, su beneficio está claro para el usuario.

En cuanto a modelo de negocio tampoco hemos descubierto, por ahora, nada nuevo. Pago por pertenencia a la red en cuestión, normalmente un acceso gratuito standard y de pago a los servicios premium . Negocio basado en la publicidad segmentada, en el valor de los perfiles de la Base de Datos de la red social, como decíamos, nada nuevo. Puede que haya otros modelos de negocio más innovadores o más interesantes, pero por el momento no son más que tímidas y muy localizadas experiencias (experimentos, podríamos decir).

Hacia dónde caminan las redes sociales? Sin ninguna duda hacia la especialización. Siguen un tránsito de lo genérico a lo concreto. Es decir, de las Redes sociales transversales estamos “migrando” a las Redes sociales verticales. Tanto es así que, si bien se mira, grandes Redes sociales incuban y crean en su seno subredes temáticas. Redes dentro de otras redes. Podemos decir que en grandes Redes profesionales como Xing o LinkedIn hay otras subredes que son los diferentes grupos, comunidades o asociaciones que se forman y crecen internamente.

Pero aquí nos gustaría destacar una linea de evolución de las Redes sociales que tendrá un tremendo impacto en el corto plazo. Es lo que podríamos llamar la Salud 2.0. Ya en el verano de 2007, el prestigioso Wall Street Journal dedicaba un interesante artículo a las Redes sociales enfoacadas a la salud, indiando que esto es sólo el principio y que redes como Sermo son el ejemplo de lo que dentro de muy poco vendrá. Una tendencia que en septiembre del mismo año confirmaba otro artículo de Lindsay Blakely para CNNMoney.com.

la salud es movile y es online

Esta evolución, quizá revolución, de la que hablamos llegará, cómo no, de la mano de Google. Y no es ni más ni menos que Google Health. Google Health almacenará datos sanitarios, historiales clínicos podríamos decir, de miles de personas que, voluntariamente, se inscriban en este servicios para compartir intereses, consejos, situaciones y problemáticas relacionadas con su salud.

Con la colaboración de la Clínica Cleeveland, Google Health es, por el momento, una prueba piloto que cuenta con la participación de alrededor de 10.000 voluntarios que comparten su “estado de salud” en Internet. Cuando el Washington Post publicó el primer artículo sobre la Beta de Google Health, recogía unas declaraciones de los máximos responsables de la Clínica Cleeveland manifestando que con este nuevo servicio esperaban contribuir a la creación de un sistema sanitario más eficiente y efectivo.

No hace falta demasiada imaginación para proyectar un servicio de Healthcare a gran escala donde la relación entre pacientes, profesionales de la medicina, instituciones médicas y laboratorios farmacéuticos formen un verdadero Sistema Sanitario mundial. No vamos a usar calificativos, ni siquiera nos vamos a poner épicos o catastrofistas. Lo que sí es cierto es que una cosa es compartir negocios o relaciones profesionales, y otra muy diferente compartir algo tan sensible como la información relativa a la salud. La lectura positiva es que, si Google Health se pone en marcha y se expansiona con la misma velocidad que todas las iniciativas que han salido de la empresa de Sergey Brin y Larry Page, será una señal inequívoca de que Internet, o la Web 2.0, ha generado tanta confianza como para que tener online nuestro historial médico no nos produzca dolores de cabeza. La otra lectura es que nos estamos volviendo todos locos, pero eso hace ya tiempo que lo sabemos y no tiene nada que ver con Internet.

La salud, el bienestar, el cuidado del cuerpo y de la mente, son preocupaciones primordiales del ser humano. Revolution Health funciona hace ya algún tiempo en EE.UU. y se ha ido consolidando como un verdadero centro de información médica y del cuidado de la salud. Avalado por miles de usuarios registrados, reconocidos especialistas en diferentes disciplinas médicas, y prestigiosos laboratorios farmacéuticos y hospitales de renombre, es un referente de la confianza que impera en la Red.

Por tanto, sí, pensamos que la Web 2.0, entendida como lo que es: la Red alimentada, consultada y promovida por los usuarios, tiene una larga vida por delante. Le falta, pese a todo, innovación, que llegará, que ya está llegando. Y las Redes sociales, ya sean para compartir información sobre viajes, como Wolpy, para compartir presentaciones de PowerPoint, como SlideShare, o para compartir formación de los más diversos temas, como Sclipo, gozan de buena salud.

5 pensamientos en “Redes sociales con buena salud y buenos negocios

  1. No tenía ni idea del proyecto de Google sobre generar una base de datos mundial con expedientes sanitarios, pero, así, a priori, y sin saber mucho del tema, me parece que puede ser una muy buena idea que nos haga avanzar en el terreno de la investigación, ya que la medicina podrá acceder a un sinfín de pacientes que tengan las mismas sintomatologías, ver las trayectorias de las enfermedades en función de los diferentes tratamientos, etc. No sé, me parece que puede ser muy útil.

  2. Estoy de acuerdo con el comentario anterior. La investigación y el desarrollo de soluciones nuevas a problemas de salud y enfermedades puede acelerarse gracias a iniciativas como Google Health. Hablamos mucho de los efectos nocivos de Internet, pero no estaría mal pensar más en positivo viendo lo beneficioso que puede ser compartir el conocimiento en la red.

  3. helloooooo muchachones..este es el presente…de la web..inmersos en redes sociales bueno no vi nada dl facebook…si hablan de fenomenos…en este preciso momento investigo sobre redes sociales, no hay que ser ingerniero de sistemas necesariamente , si no enternder la realida.. y sus fenomenos, la virtulidad cada vez quiere empatar mas con la realidad,la necesidad de transpasar limites nuestros ojos vuelan nustros oidos ya sienten..nuestra vos convence..todo es prematuro,, nos estaos educando para lo que viene.. antes de que se acabe una tasa de cafe, miles de cosas pueden pasar…desicions que tomar,,, ni un kilemetro por andar, y gasolina que gastar…..a que red perteneces y que frutos le has sacado..?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s