Crisis, negocios y deuda.

read this blog in your own language >

.

Vivimos la era de lo intangible. Tanto que la crisis que ahora estamos viviendo deriva de algo igualmente intangible. Resulta curiosos cómo han cambiado las cosas. Cuando pensamos en lo que ha sucedido (y sucede) en EE.UU. con las tristemente famosas hipotecas basura (subprime), llegamos a la conclusión de que la gigantesca burbuja que se ha foramdo en los útlimos años y que ha provocado la situación actual tiene uno de sus epicentros en el valor que el sistema financiero le ha concedido a algo absolutamente intangible: la deuda.

Hemos pasado del valor de lo que se tiene al valor de lo que no se tiene. En realidad, una hipoteca no es más que la deuda de alguien, una deuda asumida para adquirir un inmueble. Una deuda significa que alguien debe retornar un dinero que otro alguien le ha prestado, para esa devolución dispone de tiempo, mucho tiempo incluso, a condición de que lo que acabará devolviendo es bastante más de lo que le fue prestado. Por tanto, quien se hipotecó, o sea, el deudor, pasa a ser un cliente a largo plazo de quien le prestó el dinero.

Podríamos decir, en cierto modo, que no es la deuda donde reside el valor, sino en el cliente. Pero en este caso eso sería un gran eufemismo porque este cliente (que somos la gran mayoría de nosotros porque quien más quien menos convive con una hipoteca) está sometido a un plan de fidelización forzoso que, si hubiera podido, no habría elegido. El vínculo que une al cliente con su proveedor de financiación es por un lado la necesidad y por otro la falta de alternativa, de manera que, aunque no suene bien, el verdadero valor se le otorga a la deuda, no al cliente.

Parece que dejó de ser cierto el dicho popular “tanto tienes, tanto vales” y pasó a ser ley el “tanto debes, tanto vales”. Eso hace funcionar el sitema financiero y la estructura empresarial en un entorno tremendamente inestable, y la inestabilidad llega un momento que hace tambalear las estrucutras hasta el punto crítico de vencer las resistencias y hacer que todo se desplome. Demasiada tensión provoca un crack. Pura física. Pura lógica. Sentido común… ya saben, el menos común de los sentidos.

Pero, por mucho que esta crisis derive de algo tan intangible como la deuda, sus consecuencias sí que son tangibles. Negocios que caen, empresas que cierran, personas que pierden su empleo, patrimonio que se pierde. Todo eso y mucho más son los resultados que vemos y tocamos cada día. Además, las Bolsas de todo el mundo se han vuelto esquizofrénicas y las caídas, ligeras recuperaciones, nuevos desplones y futuro incierto son pan nuestro de cada día ¿Se ha perdido la dignidad a la hora de hacer negocios?, a los grandes negocios nos referimos ¿Se ha tornado todo tan especulativo que la ambición pasa por encima de todo lo demás? ¿Hemos perdido el sentido ético a la hora de hacer negocios? Queremos confiar en que no, pero la realidad demuestra que algo de todo eso se ha ido olvidando.

Negocios, crisis, dinero. Cada cual más virtual que el anterior ¿Será que la economía y los sitemas financieros no soportan tanta virtualidad? Tanta virtualidad y tantos supuestos no cumplidos: préstamos hecho para generar deuda avalada por unas propiedades que, se suponía, nunca iban a perder valor con lo cual si el dedudor no podía pagar, el acreedor se quedaba un inmueble que valía más dinero que cuando fue comprado y así el prestamista siempre gana… y resulta que no. Resulta que se han construido tantas casa que no hay gente suficiente para habitarlas porque, al fin y al cabo, tampoco nos compramos una casa nueva cada año y no hay necesidad ni dinero para afrontar un coste tan elevado. Por lo tanto llega un momento en que el constructor no tiene más dinero para seguir construyendo, el banco no tiene más dinero para seguir prestando y el deudor no tiene más dinero para seguir pagando, y llega el Crack. El sistema cede. Demasiada tensión. Demasiados supuesto no cumplidos.

Todo excesivamente virtual en el sentido negativo de la palabra. Virtual porque todo este funcionamiento del sistema se ha basado en supuestos que nadie con dos dedos de frente se hubiese creído. Y resulta que nos lo hemos creído todos. O todos lo hemos asumido y hemos participado. O la mayoría de Bancos, entidades financieras y grupos aseguradores en todo el muyndo lo han hecho, que viene a ser lo mismo.

Ah, entonces ¿sobrevivirá algo o alguien a la crisis? Por supuesto. Claro que sí. Muchos sobrevivirán, habrán aprendido, habrán sido ágiles, inteligentes y cautos. Muchos habran, habremos aprendido. Y saldremos adelante.

  • Las empresas de éxito tras una época de crisis, o bien son empresas que vienen del periodo anterior y han soportado bien el cambio adaptándose al nuevo ecosistema, o bien son empresas de nueva creación pero cuyo talento viene de la experiencia acumulada y observada en las empresas de la época anterior.
  • Las empresas que lideran tras una época de cambio son las que han aprendido de la crisis, no las que reniegan de viejos esquemas entendiendo que solo conducen al fracaso.
  • Las empresas que se fortalecen después del caos son las que siguen atentamente el mercado y entienden que las personas no cambiamos de la noche a la mañana de forma radical. No hay transformación social o económica que sea tan fulminante, todo requiere un tiempo de adaptación. Las empresas que ofrecen buenos resultados en entornos inestables son las que no cometen el error de pensar que un mercado es amplio o está maduro cuando no es ninguna de las dos cosas. Son las que no hacen apuestas imposibles ni se creen supuestos infundados.
  • Las empresas con crecimientos meteóricos tienen enorme predisposición a los descensos igualmente meteóricos, y tanto una cosa como la otra ocasionan traumas enormes.

Estamos en la Era 2.0, es cierto, también los negocios evolucionan hacia ese 2.0, cierto. Pero eso no quiere decir que todo se transforme en humo, ni que los sistemas productivos dejen de ser necesarios, ni que los sectores económicos primario y secundario queden obsoletos e inservibles y que el futuro esté sólo en el terciario, en los servicios, y aún más allá, en los contenidos, en el conocimiento puro, en el éter virtual. No.

Detrás de todo negocio y de toda expectativa debe haber una realidad. Si ofrece un producto debe poder fabricarlo, servirlo, mantenerlo y reponerlo. Si ofrece un servicio debe ofrecer garantías, atención y solución de problemas. Si tiene un negocio, debe responder de lo que ofrece su negocio. Las promesas sobre promesas siguen siendo humo virtual, o sea, nada. La nada no genera riqueza, no alimenta la economía, no nos permite pagar la hipoteca y no es suficiente para pagar la compra en el supermercado.

Y, para terminar, claro, todo esto es tan solo un tema de dinero. El dinero, que es mucho más virtual aún que los negocios 2.0 y que la crisis 3.0. El dinero es un concepto, una metáfora, una ilusión que hemos plasmado en papel y en tarjetas de plástico para que nos parezca real. Pero no lo es. José Antonio Marina publicaba hace muy poco un artículo muy interesante en el diario español La Vanguardia hablando sobre la absoluta virtualidad del dinero, y en sus múltiples conferencias y artículos ha hablado muchas veces de la   falta de inteligencia empresarial que aqueja a muchas compañías en el tejido económico español.

Podríamos extendernos sobre esta tema hasta caer exhaustos. No lo vamos a hacer. Tan sólo, para terminar, una reflexión sencilla: si todos ofrecemos humo, si todos vendemos humo, habrá que hacer una hoguera muy grande para generar tanto humo, y acabaremos quemándonos.

Este es un video muy interesante e ilustrativo, dura alrededor de 10 minutos. De hecho es un extracto del original (que dura 47 minutos) “El dinero es deuda” y que les invitamos a ver, si tienen un poco más de tiempo, merece la pena.

Ideas y negocios, ideas de negocio, negocios con ideas…

read this blog in your own language > .

.

“Tengo una idea”, y esta es una apreciación puramente intuitiva, debe ser una de las frases, o exclamaciones que más a menudo utilizamos y escuchamos. Puede aplicarse a tantos ámbitos de la vida que lo de tener una idea nos puede llevar tanto hacia la física como hacia la metafísica.

Como vivimos en estos tiempos extraños, hemos querido hacer una pequeña comprobación, que no pretende tener validez estadísitica; consistente en introducir en Google (google.es) “tengo una idea” a ver qué resultados nos devuelve. Hicimos este sencillo ejercicio el día 10 de abril y lo repetimos en los días siguientes hasta la publicación de este artículo… El resultado es, digamos, muy significativo: en las dos primeras posiciones de la búsqueda aparecen:

En ambos casos nos encontramos con el concepto “idea” aplicado al entorno “negocio”. No deja de ser significativo que sean los negocios los que, en estos tiempos, están más cerca de las ideas. Hubiésemos esperado encontrar un sinfín de webs y blogs sobre ideas de la vida, ideas aplicadas a la literatura, al cine, a la mejora del medio ambiente, a tema sociales, a la educación de los hijos, a combatir la pobreza o a preservar las especies en peligro de extinción. Pero no. Las ideas y los negocios caminan de la mano en los primeros puestos de Internet y eso, querámoslo o no, es el signo de estos tiempos.

Será que le hemos dado a las ideas un valor en tanto en cuanto son capaces de generar negocio, lo cual quiere decir generar dinero y beneficios? Será que nos hemos vuelto pragmáticos, o materialistas, o economicistas o, sencillamente, más ambiciosos?

Invitamos a la reflexión sobre ello. Invitamos también a la reflexión sobre el proceso de “emprender” un negocio, de convertir una idea en un negocio, de tirar adelante un negocio… A quienes estén en ese tránsito, ya sea metidos en el proceso operativo de puesta en marcha, o en el proceso mental de decisión les recomendamos que acompañen a Jaime Estevez en su periplo de poner en marcha su propia empresa… Y, también para todos aquellos que están, se han planteado, o piensan que pronto estarán en ese tránsito, nuestra más encarecida recomendación de 3 lecturas. 3 lecturas diferentes, ilustrativas, inteligentes y, no lo duden, inspiradoras.

El libro negro del emprendedor La estrategia del océano azul El cisne negro

Seguiremos hablando de ideas y negocios, negocios e ideas, negocios con ideas y negocios sin ideas (que también los hay, y muchos). Pero eso será en próximos artículos. En este queremos tan solo plantear si, a la hora de poner en marcha un negocio, o la hora de replantear un negocio que está en marcha, la idea es lo más importante… lo es? es necesaria una buena idea para desarrollar un negocio? es más, es necesaria una idea para poner en marcha un negocio???? Seguro que hay más de una respuesta, pero es necesario hacerse estás preguntas para enfocar la cuestión correctamente.

Parece común y fácilmente asumido que, en el universo de esta Web 2.0 (y las que vendrán) todo negocio es posible, viable y provechoso. Pero un negocio sólido, con una propuesta que inspire y consiga la confianza de clientes, colaboradores, proveedores y competidores, ese tipo de negocio no es tan fácil de construir y mucho menos de mantener.